Portada - Arco de Triunfo o Arco de Septimio Severo, Palmira, Siria, 2005. (CC BY-SA 3.0)

Proyecto para reconstruir el monumental Arco de Triunfo de Palmira destruido por Estado Islámico

(Leer articulo en una sola página)

La historia de este famoso arco de triunfo ha revelado dolorosamente la debilidad del mundo, la falta de autoridad de la UNESCO, y la indefensión de miles de arqueólogos de todo el mundo. El Arco de Triunfo de Palmira, que conmemoraba el reinado del gran emperador Septimio Severo, fue destruido por Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS o Daesh) en el año 2015.

Imagine un gran lugar de excavaciones que ocupa más de 40 hectáreas de tierra arenosa. Sus notables piezas arqueológicas, ocultas durante siglos, se convirtieron en un fascinante tesoro de la antigüedad a lo largo del siglo XX. Las ruinas de la ciudad romana acabaron siendo un lugar de peregrinación para miles de apasionados de la historia. Tristemente, a causa del estallido de la guerra en Siria, el lugar se encontraba en peligro. Sin embargo, grupos de investigadores de todo el mundo están ahora aunando sus esfuerzos para intentar devolver a esta ciudad monumental su antigua gloria.

El arco monumental de un dios viviente

El Arco de Triunfo de Palmira fue erigido siendo emperador Septimio Severo, durante cuyo reinado se realizaron numerosas y destacadas construcciones. Fue el mismo emperador que dio al mundo la maravillosa antigua ciudad de Leptis Magna. El Arco de Triunfo de Palmira fue creado entre los años 193 d. C. y 211 d. C., y estaba unido a la famosa avenida de Palmira conocida como “Columnata”. Además estaba conectado al Templo de Bel, destruido también recientemente por los terroristas de ISIS.

Busto de Septimio Severo (193 d. C. – 211 d. C.). (Dominio público)

Busto de Septimio Severo (193 d. C. – 211 d. C.). ( Dominio público )

Este arco de triunfo fue creado para conectar las zonas separadas de la Columnata. Su construcción cambió la orientación de la avenida en treinta grados. Los investigadores pasaron muchos años analizando antiguos textos en busca de la razón por la que se habría construido tan costoso e imponente monumento. La explicación más convincente apunta a que esté relacionado con una victoria sobre los partos, quizás inspirado por el famoso Arco de Adriano, cuyas estructuras conmemorando los logros del emperador se encuentran entre las más impresionantes de todo el mundo.

Vista aérea de la antigua ciudad de Palmira (Tadmur), 2008, en la que se pueden observar el ahora destruido Templo de Bel, la Columnata y el Arco de Triunfo. (CC BY 2.0)

Vista aérea de la antigua ciudad de Palmira (Tadmur), 2008, en la que se pueden observar el ahora destruido Templo de Bel, la Columnata y el Arco de Triunfo. ( CC BY 2.0 )

La sombra de una ciudad en ruinas

La más antigua descripción conocida del arco nos llega del viajero británico Robert Wood, quien estuvo en Palmira a mediados del siglo XVIII. Wood pasó algún tiempo entre las ruinas de la antigua ciudad largo tiempo antes de que llegara la primera expedición de arqueólogos. Dibujó numerosos grabados y los publicó en 1753 en un libro titulado: “Las ruinas de Palmira; conocida como Tedmor en el desierto”. Otro visitante también lo describió. Pero por desgracia nunca podremos ver lo que el arquitecto, dibujante y pintor Louis-François Cassas describía en 1785 en el transcurso de su visita a Palmira.

Habiendo llegado a Palmira el 22 o el 23 de mayo de 1785, Cassas trabajó diligentemente para registrar la inmensa cantidad de ruinas extendidas por el paisaje hasta que partió un mes más tarde con una caravana de 500 camellos que se dirigía a Baalbek, en lo que hoy es el Líbano. Aspirando a superar las publicaciones anteriores sobre Palmira, Cassas quiso impresionar e inspirar a sus lectores europeos documentando profusamente esta grandiosa ciudad grecorromana perdida en el desierto. Sus grabados panorámicos encajan en la pintoresca tradición de los viajeros, invitando al espectador a maravillarse ante la grandeza de la antigüedad y lamentar su inevitable decadencia simultáneamente. En una amalgama de orientalismo y anticuarismo, los grabados impresos de sus dibujos nos muestran beduinos de la zona habitando un dramático paisaje salpicado de antiguos bloques de piedra, columnas corintias y puertas monumentales. Su objetivo principal de registrar sistemáticamente el arte y el ingenio de una civilización desaparecida es evidente a partir de las numerosas representaciones técnicas de la imponente arquitectura civil y religiosa realizadas por Cassas. Las plantas y los alzados arquitectónicamente reconstruidos se complementan con detalles de los elementos ornamentales.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article