Shinto-Todaiji.jpg

La Purificación, Esencia de la Doctrina Sintoísta

(Leer articulo en una sola página)

El Sintoísmo, cuyo nombre procede de la palabra china "Shendao", que significa "el camino de los dioses", es la fe del Japón y está basado en la celebración de numerosos rituales. Constituye la religión nativa del país y actualmente está instituida como religión estatal para que ninguna otra fe pueda introducirse en su sistema de creencias de forma duradera, tal y como sucedió hace siglos con el Budismo. La esencia del Sintoísmo, sin embargo, radica en el sistema kami o la creencia en múltiples espíritus del universo, lográndose hacer viable esta modificación al estar los japoneses más volcados en la Naturaleza y sus elementos que en dioses específicos de carácter individual. Sin embargo, a pesar de esto, el Sintoísmo tiene realmente, desde sus orígenes, un grupo principal de dioses. De hecho ha sido admirado enormemente por haber logrado mantener a estos dioses en su evolución a través de los siglos de forma coherente, pese a haber incorporado aspectos de muchas otras religiones.

Uno de los rituales más importantes del Sintoísmo es el ritual de purificación, realizado justo antes de entrar al jinja o lugar santo. En realidad se trata de una versión simplificada de un ritual de purificación mucho más largo que, por norma general, suele celebrarse en un río o una cascada. Los únicos instrumentos requeridos para este ritual son el Temizuya, un pequeño estanque o pileta con agua y el Hishaku, un largo cucharón o cazo de madera utilizado durante las abluciones. En esta versión, el visitante que se acerque al templo primero habrá de pararse delante del Temizuya. Acto seguido usará un Hishaku, tomando primero una cucharada de agua que verterá sobre su mano derecha para purificarla. A continuación hará lo mismo sobre su mano izquierda. Después el visitante purificará su boca sorbiendo el agua que previamente habrá vertido sobre su palma derecha y luego volverá a verter agua sobre su mano izquierda para purificarla de nuevo. Finalmente, el visitante purificará el Hishaku dejando que el agua sobrante discurra verticalmente por él goteando por su mango hacia abajo y volviendo, luego, a colocarlo en su sitio. El propósito de permitir al agua escurrirse a lo largo de todo el Hishaku para que vuelva al estanque se debe a la versión más larga del ritual. Conocida como "la purificación a través del agua en movimiento", en ella el agua ha de estar en constante movimiento para que el ritual se realice de forma correcta. Permitiendo al agua fluir de nuevo al estanque goteando hacia abajo por el mango del cucharón este propósito original se cumple.

Yasaka-Shrine.jpg

Fuente de Purificación en la Entrada Principal del Templo Yasaka en Kyoto, Japón.Kyoto, Japón - 2014. Foto cedida por Checo. ( bigstockphoto.com)

Shinto.jpg

Cazos de purificación de templo Sintoísta. Fotografía por: darkhriss ( bigstockphoto.com)

El objetivo de este ritual es limpiar al visitante del jinja. La purificación es un aspecto importante en muchas religiones, pero en el Sintoísmo es particularmente necesaria debido a las características elementales de su fe. Como se ha indicado más arriba, el Sintoísmo se define por su creencia en los kami, espíritus naturales en armonía con todos los aspectos de la madre naturaleza. Incluso los dioses individuales están asociados, íntimamente, con la naturaleza y la tierra. Los primeros dioses son, Izanagi y Izanami -esposos y hermanos a la vez- creadores de las islas del Japón y padres del dios del fuego, Kagutsuchi. Izanami murió tras el nacimiento del fuego y su esposo Izanagi dio a luz, él solo, a los tres dioses primarios: Amaterasu, diosa del sol, cuyo nieto será el fundador del linaje japonés real; Susano, dios del mar y las tormentas,  asociadas tanto con el viento como con el agua; y Tsukuyomi, dios de la luna. Por tanto, antes de  entrar en el lugar santo hay que limpiarse, por completo, del mundo no natural lo que se consigue simbólicamente con esta versión, breve, del ritual de purificación formal.

Izanami-y-Izanags.jpg

 Izanami e Izanagi, dos poderosas deidades de Japón, y sus primeros dioses, eran  esposos y hermanos a la vez. ( Wikimedia Commons )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article