Portada-Muchacha-Egtved-Ataud.jpg

La Sorprendente y Emblemática Muchacha de Egtved: los Restos de Una Adolescente de la Edad del Bronce nos cuentan su Historia

(Leer articulo en una sola página)

Uno de los enterramientos daneses mejor conocidos de la Edad del Bronce, el de la bien conservada adolescente de Egtved fue hallado en un túmulo funerario en 1921. Sus ropas de lana, cabellos y uñas estaban perfectamente conservados, pero todos sus huesos se habían perdido. Los científicos que estudian los restos de la antigua muchacha han realizado ahora el sorprendente descubrimiento de que la joven de Egtved viajó grandes distancias antes de morir, y no era en absoluto natural de Dinamarca.

Se ha publicado un estudio en la revista Nature detallando los resultados de las modernas pruebas llevadas a cabo por los científicos. El análisis del isótopo de estroncio realizado en los molares, pelo y uñas de las manos de la muchacha de Egtved, combinados con el examen de sus peculiares ropas de lana, han revelado que nació y se crió a cientos de kilómetros de distancia de su lugar de enterramiento en Egtved, en lo que hoy es Dinamarca. Los recientes descubrimientos demuestran que probablemente procedía de la Selva Negra del sudoeste de Alemania y que viajó en barco entre esos dos lugares en los dos últimos años de su vida.

La Muchacha de Egtved

Según LiveScience, el ataúd de roble de la joven de Egtved fue descubierto en 1921 en un yacimiento arqueológico de la Edad del Bronce cercano a Egtved, en Dinamarca. La tumba fue hallada en el interior de un túmulo funerario en un terreno rico en turba, y ha sido datada en el 1370 a. C.

falda-ropas-muchacha-Egtved-1.png

Las ropas de la adolescente de la Edad del Bronce, la muchacha de Egtved. Foto: Museo Nacional de Dinamarca

Se enterró a la joven, de entre 16 y 18 años en el interior del ataúd. Se cree que debía de ser de alto status social. La muchacha yacía sobre una piel de buey y estaba cubierta por una áspera manta de lana. Por la presión que su cadáver ejercía sobre la piel de cuero sobre la que fue depositado, su huella aún era visible. Había sido de complexión delgada, con cabellos rubios de longitud media y sus ropas—una corta falda de hilo grueso y una prenda superior con mangas que dejaba al descubierto el vientre—causaron sensación cuando se revelaron en los años 20. Alrededor de su cintura lucía un disco de bronce decorado con espirales con un clavo saliente en el centro. Aún a día de hoy hay gente que recrea la elegante moda de la Edad del Bronce.

Otros objetos personales hallados en la tumba incluían agujas de bronce, un punzón de costura y una red para el pelo. Flores propias de la región decoraban la parte superior del ataúd (indicando un enterramiento en verano), así como un pequeño vaso de cerveza hecha de miel, trigo y arándanos rojos.

Ataud-tumba-tronco-roble-muchacha-Egtved.gif

El ataúd de la muchacha de Egtved durante las excavaciones de 1921. Foto: Museo Nacional de Dinamarca

Otro cuerpo fue encontrado con la joven de Egtved en su ataúd. Huesos y cenizas pertenecientes a los restos de la cremación de un individuo de corta edad recuperados cerca de la cabeza de la adolescente. La identidad del niño o niña, que tendría unos cinco seis años cuando murió, es desconocida, así como su sexo. No se pudo recuperar ADN de ninguno de los dos conjuntos de restos, así que su relación, si la hubo, es un misterio.

Restos bien conservados

Los científicos descubrieron que la composición del suelo en el que se hallaba la tumba actuó como un microclima, conservando algunos de los restos y destruyendo otros. El agua de lluvia se filtraba en el ataúd, fabricado con un tronco de roble vaciado, pero el oxígeno en su interior era escaso. En estas condiciones los huesos se pudrieron por completo, pero quedaron (y de hecho se conservaron de manera excelente) el pelo, las uñas de las manos, el cuero cabelludo, una pequeña parte de su cerebro y sus ropas.  

Karin Margarita Frei, investigadora principal del Museo Nacional de Dinamarca y el Centro para la Investigación Textil de la Universidad de Copenhague, analizó los restos de la muchacha de la Edad del Bronce, según informa Science Daily .

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article