Portada - Recreacion artística del enterramiento de la mujer chamán hallado en el año 2008 en la cueva Hilazon Tachtit de Israel. (Bensozia)

El sorprendente ritual funerario de una mujer chamán enterrada hace 12.000 años en Israel

Los restos de la mujer yacían sobre un lecho de materiales especialmente seleccionados, entre ellos  médula de cuernos de gacelas, fragmentos de creta (un tipo de roca), arcilla fresca, bloques de piedra caliza y sedimentos. En torno al cadáver y por debajo de él se depositaron caparazones de tortuga, hasta un total de 86. Sobre los restos de la mujer, de 1,50 metros de estatura, se encontraron conchas marinas, un ala de águila, la pelvis de un leopardo, una pata de jabalí e incluso un pie humano. Para sellar la tumba se colocó una piedra de gran tamaño sobre el cadáver.

Según el arqueólogo de la Universidad Hebrea que descubrió la tumba en el año 2008 en una cueva situada en las márgenes del río Hilazon, en el oeste de la región de Galilea del norte de Israel, no se trata de un funeral ordinario. Se han descubierto otras tres fosas funerarias en el yacimiento de Hilazon Tachtit desde el año 1995, y en su mayoría albergaban los huesos de varios individuos. No obstante, los sorprendentes elementos hallados en la tumba de la mujer, cuyas dimensiones aproximadas son de 0,70 m x 1,00 m x 0,45 m, apuntan a la singularidad de este enterramiento con los restos de la mujer como elemento central.

Excavaciones arqueológicas en el yacimiento natufiense de Hilazon Tachtit, en la región de Galilea del norte de Israel, donde los arqueólogos descubrieron en el año 2008 el enterramiento de una mujer chamán de hace 12.000 años. Fotografía: Universidad Hebrea

Excavaciones arqueológicas en el yacimiento natufiense de Hilazon Tachtit, en la región de Galilea del norte de Israel, donde los arqueólogos descubrieron en el año 2008 el enterramiento de una mujer chamán de hace 12.000 años. Fotografía: Universidad Hebrea

Ocho años después del descubrimiento, las profesoras Leore Grosman, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y Natalie Munro de la Universidad de Connecticut, han identificado la secuencia de acontecimientos que envolvió los misteriosos rituales funerarios de este enterramiento, que tuvo lugar hace unos 12.000 años.

“Hemos dividido el ritual en etapas basándonos en notas de campo, mapas digitalizados, piedras, arquitectura y frecuencias de distribución y concentración de elementos,” explica la profesora Grosman, añadiendo a continuación que, “La alta calidad de su estado y la recuperación de la tumba bien conservada de una mujer singular, probablemente una chamán, han permitido identificar seis fases en su ritual funerario.”

La investigación, publicada recientemente en la revista Current Anthropology (‘Antropología Actual’), explica en detalle el orden de la secuencia de seis etapas que siguió este ritual y la fuerte implicación ideológica de los individuos que lo llevaron a cabo.

El ritual de enterramiento comenzó con la excavación de una fosa funeraria oval en el suelo de la cueva. A continuación, se dispuso un lecho de diversos elementos sobre piedras de gran tamaño, entre los que había conchas marinas, un cuenco de basalto partido, ocre rojo, creta y numerosos caparazones de tortuga completos. Estos elementos fueron recubiertos a su vez por una capa de sedimentos compuesta de cenizas y desechos formados por fragmentos de sílex y huesos de animales. Aproximadamente en la mitad del desarrollo del ritual, el cadáver de la mujer fue depositado en la fosa en posición de dar a luz. Fue entonces cuando se colocaron sobre ella y en torno a ella todo tipo de singulares elementos, entre los que predominaban los numerosos caparazones de tortuga. Después de esto se dispuso otra capa de relleno y piedras calizas de diversos tamaños, colocadas directamente sobre el cadáver. El ritual concluyó con el sellado de la tumba, realizado con una pesada piedra de gran tamaño.

Esquema de la tumba de Hilazon Tachtit en la que se indican algunos de los muy diversos elementos hallados junto al cadáver de la mujer chamán. (Imagen: Science20.com)

Esquema de la tumba de Hilazon Tachtit en la que se indican algunos de los muy diversos elementos hallados junto al cadáver de la mujer chamán. (Imagen: Science20.com)

Asimismo, se llevaron a cabo muy diversas actividades para la preparación del ritual de enterramiento. Entre ellas la recogida de los materiales requeridos para la construcción de la tumba y la captura y preparación de los animales para el ritual, en especial las 86 tortugas, cuya captura debió requerir su tiempo.

“La significativa planificación implica que existía una lista bien definida de tareas a realizar, y un plan de trabajo de actos rituales con un orden determinado,” apunta la profesora Grosman.

El estudio de los rituales funerarios en el registro arqueológico es posible únicamente desde el momento en que el ser humano empieza a enterrar a sus muertos en localizaciones visibles desde un punto de vista arqueológico. El período natufiense (hace entre 15.000 y 11.000 años) del sur del Próximo Oriente revela un aumento en la frecuencia y concentración de enterramientos humanos.

En palabras de las investigadoras, “Los vestigios del ritual funerario de este yacimiento nos ofrecen una singular oportunidad para reconstruir el desarrollo de la ejecución de este ritual en una época en que los ritos funerarios se estaban convirtiendo en un vínculo social cada vez más importante en un momento realmente crucial de los albores de la historia de la humanidad.”

Otro enterramiento natufiense bien conocido: el del yacimiento arqueológico de la Terraza de El-Wad, situado en la Reserva Natural de Nahal Me’arot, Israel. (Public Domain)

Otro enterramiento natufiense bien conocido: el del yacimiento arqueológico de la Terraza de El-Wad, situado en la Reserva Natural de Nahal Me’arot, Israel. ( Public Domain )  

Este sorprendente y singular ritual funerario de finales del período natufiense, localizado en la cueva Hilazon Tachtit del norte de Israel, revela importantes pruebas de compromiso comunitario en la práctica de un ritual, y su análisis ha contribuido a la creciente información disponible relacionada con la complejidad social del período natufiense como antecedente de las transformaciones sociales y los rituales cada vez más establecidos que llegarían a principios del período Neolítico.

La escala sin precedentes y el alcance de los cambios sociales del período natufiense, especialmente en términos de actividades rituales, hacen de este período objeto de debates aún en la actualidad, relacionados con el origen y la significación de los procesos sociales y rituales que desembocaron en la transición a la agricultura.

Imagen de portada: Recreacion artística del enterramiento de la mujer chamán hallado en el año 2008 en la cueva Hilazon Tachtit de Israel. ( Bensozia)

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén. "Reconstruction of 12,000-year-old funeral feast brings ancient burial rituals to life." ScienceDaily. ScienceDaily, 5 de julio del 2016.

Este artículo fue publicado previamente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article