Portada - El uso de larvas en la medicina tradicional es conocido desde hace más de mil años. Fuente: Adobe Stock

Científicos australianos exploran las maravillas médicas de la antigua terapia con larvas

El botón de ‘siguiente’ probablemente sea la mejor opción para aquellos lectores de naturaleza escrupulosa o aprensiva, ya que éste es un artículo de noticias que habla de los avances en las antiguas artes médicas de la ‘Terapia con larvas’, y de por qué este sorprendente tratamiento está recuperándose en Australia para modernas aplicaciones terapéuticas.

El Dr. Frank Stadler, de la Universidad Griffith, recibió recientemente reconocimiento internacional por su proyecto de terapia con larvas, en el que “estudiaba el uso de larvas para propósitos medicinales terapéuticos en zonas de guerra y otros escenarios de atención médica comprometida.” En la investigación de septiembre de este mismo año, el proyecto del Dr. Stadler fue recomendado para recibir una subvención de 250,000 dólares a cargo de la organización Humanitarian Grand Challenge Canada , y según un artículo publicado en abc.net, el Dr. Stadler aseguraba:

“Las larvas son fantásticas […] Eliminan el tejido muerto […] Esterilizan las heridas [...] Se comen todo el tejido muerto y en descomposición de la herida.”

El uso de larvas en tratamientos médicos fue desarrollado independientemente en todo el mundo a lo largo de los últimos 1.000 años por culturas antiguas diversas, como por ejemplo las tribus de las colinas del norte de Myanmar (Birmania), los curanderos mayas de Centroamérica y la tribu aborigen Ngemba de Nueva Gales del Sur, Australia. Leemos en un artículo publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos y escrito por un equipo de investigadores dirigido por el Dr. Iain S. Whitaker, del Departamento de Quemados y Cirugía Plástica del Hospital de Morriston, Swansea, Reino Unido:

“Se ha informado de la asociación de las larvas con las heridas infectadas desde la antigüedad, siendo el Antiguo Testamento el documento escrito más antiguo que cita la infestación de la herida infectada de un hombre por larvas de mosca (miasis).”

Desbridamiento mediante terapia con larvas en la herida de un pie diabético. (CC BY-SA 3.0)

Desbridamiento mediante terapia con larvas en la herida de un pie diabético. (CC BY-SA 3.0 )

En Australia, las terapias con larvas de las antiguas comunidades indígenas volvieron a la vida durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. “Eliminan las bacterias devorándolas y digiriéndolas, y también por medio de las excreciones y secreciones que depositan en la herida [...] Por lo tanto, tienen propiedades anti-microbianas [...] Así se controla la infección lo suficiente como para que el cuerpo cure la herida”, explicaba el Dr. Stadler a los periodistas, añadiendo a continuación que “En épocas recientes, desde la Primera Guerra Mundial, se ha venido utilizando la terapia con larvas en contextos clínicos modernos.”

Las antiguas propiedades curativas de las larvas medicinales

Las larvas pueden aplicarse directamente sobre las heridas por un máximo de dos a cuatro días, con un vendaje en redecilla que actúa como ‘mosquitero’ para mantener a las larvas sobre la zona afectada, o pueden ser “encerradas en una especie de bolsita de té y colocadas sobre la herida, lo que significa que pueden ser aplicadas con delicadeza y de forma no ofensiva,” en palabras del propio Dr. Stadler, quien añadía a continuación que “Esto funciona porque las larvas no tienen piezas bucales para masticar. Primero licúan el tejido muerto con excreciones y a continuación succionan su alimento.” Cuando se retira el vendaje con las larvas muertas, pueden volver a aplicarse nuevas larvas en caso necesario.

A diferencia de las orugas, las larvas de mosca no tienen una boca hecha para masticar. (Adobe Stock)

A diferencia de las orugas, las larvas de mosca no tienen una boca hecha para masticar. ( Adobe Stock )

Los investigadores creen que su trabajo podría no sólo “hacer una contribución real al tratamiento de las heridas en conflictos para salvar vidas y miembros”, sino que además “el valor de la humilde larva aumentará a medida que la resistencia a los antibióticos aumente entre la comunidad.” A medida que los seres humanos evolucionamos estamos desarrollando resistencia a los antibióticos y, según el Dr. Stadler, mientras que “La penicilina está perdiendo su eficacia,” la terapia con larvas “ha demostrado ser efectiva en infecciones resistentes a los antibióticos, como las infecciones por estafilococos.”

¿Significa esto que si te hacen una entrada dura jugando al fútbol y tienes un corte en la espinilla, ahora puedes ir a la consulta de tu médico con una bolsa de larvas y pedirle que te las aplique como tratamiento? Bueno, sí, significa eso. Pero cabe esperar que tu médico se muestre algo reticente en un principio. Sin embargo, el Dr. Stadler comentaba para los periodistas:

“Hoy en día, en muchos de los casos en los que alguien se presenta en el hospital con heridas infestadas de larvas, los profesionales de la salud deben admitir que las heridas están perfectas, tienen un aspecto estupendo.”

Las larvas utilizadas en los ensayos clínicos del Dr. Stadler han sido especialmente esterilizadas: “Recogemos larvas en la naturaleza. A continuación establecemos una colonia, una colonia de moscas, y luego mantenemos la colonia de moscas y cosechamos los huevos de forma esterilizada, por lo que las larvas que salen de los huevos ya están esterilizadas cuando son aplicadas sobre las heridas que requieren tratamiento,” explicaba el investigador. Sin embargo, actualmente en Australia el Hospital de Westmead (Sidney) es el único proveedor autorizado de larvas esterilizadas para uso médico, prestando servicio a pacientes con casos médicos extremos en un intento de mejorar los tratamientos habituales.

Larvas esterilizadas para uso médico en sus correspondientes envases. (CC BY-SA 4.0)

Larvas esterilizadas para uso médico en sus correspondientes envases. ( CC BY-SA 4.0 )

La terapia con larvas ofrece una esperanza a los diabéticos

Los tratamientos médicos de origen indígena a menudo implican la aplicación, y en ocasiones la ingestión, de insectos triturados, escarabajos, animales y aves . La aplicación de tales remedios recibe habitualmente un rotundo ‘no’ como respuesta por parte de una amplia mayoría del público. La terapia con larvas, según el Dr. Stadler, “fue percibida como un tratamiento de último recurso en Australia... pero es ideal para intervenciones tempranas.” Ofreciendo un ejemplo de dónde podría ayudar la terapia con larvas en las primeras fases del tratamiento, el Dr. Stadler señalaba “Cuando alguien se presenta con una úlcera diabética, la terapia con larvas es fantástica para tratar estas úlceras y preparar la herida para su curación.”

Peter Lazzarini, uno de los principales investigadores de la Universidad Tecnológica de Queensland y copresidente de Diabetic Foot Australia (“Pie diabético de Australia”), comentaba para los periodistas de abc.au que “un puñado de pequeños estudios ha probado la terapia con larvas en pacientes de úlcera de pie diabético con resultados dispares.” El investigador añadía además que “El fundamento para el uso de la terapia con larvas es prometedor, pero aún necesitaremos estudios más amplios para probar si es igual de eficaz, o más eficaz, que otras formas de desbridamiento.”

Imagen de portada: El uso de larvas en la medicina tradicional es conocido desde hace más de mil años. Fuente: Adobe Stock

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Referencias:

Whitaker IS, Twine C, Whitaker MJ, Welck M, Brown CS, Shandall A. Larval therapy from antiquity to the present day: mechanisms of action, clinical applications and future potential.  Postgrad Med J . 2007;83(980):409-13.

Next article