Portada - Lingotes de oricalco y cascos corintios de bronce hallados entre los restos de un barco naufragado hace unos 2.600 años junto a las costas de Sicilia. (Superintendencia del Mar, Sicilia)

Hallados cerca de la costa siciliana lingotes de oricalco: la misteriosa aleación de la Atlántida

(Leer articulo en una sola página)

Un equipo de investigadores ha recuperado aún más lingotes, posiblemente del fabuloso metal oricalco, de un barco que se hundió cerca de la costa de Sicilia hace unos 2.600 años. El hallazgo ha llevado a algunos a plantearse si era real la mítica isla de la Atlántida en la que se supone que se fabricaba esta legendaria aleación. El pecio, no obstante, es aproximadamente siete milenios posterior a la leyenda de la Atlántida.

En el año 2015, investigadores que se sumergieron cerca de este pecio hallaron 39 lingotes de una aleación de cobre, cinc y carbono que se asemeja al latón. Los científicos creen que podría tratarse del antiguo metal conocido como oricalco. El reciente hallazgo de piezas de esta misma aleación consta de 47 lingotes.

Lingotes de oricalco hallados entre los restos de un barco naufragado hace unos 2.600 años junto a las costas de Sicilia. (Superintendencia del Mar, Sicilia)

Lingotes de oricalco hallados entre los restos de un barco naufragado hace unos 2.600 años junto a las costas de Sicilia. ( Superintendencia del Mar, Sicilia )

Aunque se trata de un metal poco común, no es tan valioso como esperaban los investigadores por la lectura de su descripción por parte del antiguo filósofo griego Platón en el diálogo Critias. Platón afirmaba que solo el oro era más precioso que el oricalco.

Platón afirmaba que solo el oro era más precioso que el oricalco. Aquí podemos observar dos de los lingotes descubiertos recientemente. (Sebastiano Tusa/ Superintendencia del Mar, Sicilia)

Platón afirmaba que solo el oro era más precioso que el oricalco. Aquí podemos observar dos de los lingotes descubiertos recientemente. ( Sebastiano Tusa/ Superintendencia del Mar, Sicilia )

Varios autores de la antigüedad mencionan esta aleación en sus escritos, remontándose incluso al siglo VIII a. C., como es el caso de Hesíodo. Hasta el año 2015, este metal no había sido descubierto en cantidades apreciables, como podemos leer en este artículo sobre el hallazgo, publicado en Seeker.com. Los expertos llevan largo tiempo debatiendo el origen y la composición del oricalco.

El pecio fue descubierto cerca de otros dos a unos 305 metros de la costa de la ciudad siciliana de Gela. Estos restos de naufragio se encontraban hundidos a una profundidad de unos 3 metros. Los investigadores creen que el barco se vio envuelto en una tormenta cuando ya estaba cerca del puerto.

Arqueólogos submarinos junto a otras piezas halladas en el yacimiento. (Superintendencia del Mar, Sicilia)

Arqueólogos submarinos junto a otras piezas halladas en el yacimiento. ( Superintendencia del Mar, Sicilia )

“Estas aguas son una mina de hallazgos arqueológicos de valor incalculable,” ha comentado Adriana Fresina en declaraciones recogidas por Seeker.com. Fresina está trabajando conjuntamente con el arqueólogo Sebastiano Tusa, Superintendente del Mar de Sicilia.

Según el mito griego, Cadmo, primer rey de Tebas de origen fenicio, fue quien inventó el oricalco.  

Cadmo, el rey de Tebas que según la mitología griega creó el oricalco. (Public Domain)

Cadmo, el rey de Tebas que según la mitología griega creó el oricalco. (Public Domain )

Christos Djonis escribía un artículo para Ancient Origins en el año 2015 sobre el descubrimiento de 39 lingotes de esta aleación y comentaba sobre las noticias relacionadas con el hallazgo publicadas por aquel entonces:

… desgraciadamente, ninguna de las noticias aportaba nada nuevo sobre la Atlántida o sobre aquel mineral ‘místico’, como lo llamaba un periodista. En esencia, todos los artículos se centraban en repetir la misma historia de siempre y plantear los interrogantes habituales, llegando tristemente a las mismas conclusiones del pasado. ¡Nada nuevo! En cuanto a la mercancía, la mayoría de los informadores la vinculaban a la Atlántida, como si la Atlántida hubiese estado por ahí en la Edad del Bronce (equivocando de este modo a todo aquél que no estuviera demasiado familiarizado con la historia) e ignorando el hecho de que según Platón, la historia de la Atlántida tuvo lugar en torno al 9600 a. C.

Representación artística de la Atlántida. (BigStockPhoto)

Representación artística de la Atlántida. (BigStockPhoto)

Djonis escribe que el cargamento de oricalco probablemente procediera de Chipre, otra isla del Mediterráneo. En Chipre se fabricaron todas las aleaciones conocidas del cobre, incluido el oricalco, desde el IV milenio a. C.

Platón escribió que el oricalco cubría los muros, columnas y suelos del templo de Poseidón de la Atlántida. Aseguraba además que el único metal que le sobrepasaba en valor era el oro. “El muro más exterior estaba recubierto de latón, el segundo de estaño, y el tercero, es decir, las murallas de la ciudadela, refulgía con la luz rojiza del oricalco”, escribe Platón. Además, según el filósofo griego las leyes de Poseidón estaban grabadas sobre una columna de oricalco.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article