Portada - Antiguas ruinas en la selva amazónica. (Eric Mollna / flickr)

¿Albergó en el pasado la selva amazónica una impresionante civilización olvidada?

(Leer articulo en una sola página)

Hay una colina en la selva amazónica que se extiende sobre casi una hectárea de terreno. Es conocida como Montegrande, y al mirarla parece una colina como otra cualquiera. Quizás una especialmente empinada, pero en definitiva nada más que un montón de tierra gigantesco. Durante siglos fue ignorada, pero con el paso del tiempo, al extenderse las ciudades y poblaciones del moderno Perú adentrándose en el Amazonas, los agricultores llegaron incluso a edificar sus viviendas sobre ella.

Y a continuación empezaron a cavar. A medida que los agricultores trabajaban la tierra, empezaron a descubrir fragmentos de antiguas vasijas. Se trataba, como muy pronto comprendieron, de algo más que viejos utensilios. Eran reliquias del pasado, y su antigüedad era superior a los 1.000 años.

Sus hogares se convirtieron entonces en un yacimiento arqueológico. En el año 2010, el arqueólogo Quirino Olivera y su equipo empezaron a cavar en la colina de Montegrande, descubriendo muy pronto que lo que estaban excavando no era precisamente una colina. Se trataba de una gran pirámide construida por una civilización olvidada de la selva amazónica –y su antigüedad era de más de 3.000 años.

Yacimiento arqueológico de Montegrande, Perú. (Quirino Oliveria Nuñez)

Yacimiento arqueológico de Montegrande, Perú. ( Quirino Oliveria Nuñez )

La teoría del Amazonas vacío

La pirámide de Montegrande lo cambió todo. Aquí, por primera vez, se hallaba la auténtica prueba de que antiguas civilizaciones lograron colonizar la selva amazónica.

Sin duda florecieron antiguas civilizaciones en Sudamérica, pero, al menos hasta hace poco, se creía que el Amazonas había sido un lugar en el que pocos se atrevían a adentrarse durante mucho tiempo. Los pocos que vivían allí en épocas antiguas, según los arqueólogos, serian pueblos nómadas dispersos que emigrarían de cuando en cuando, plantando sus improvisados cultivos antes de volver a trasladarse poco tiempo después.

Cuando los conquistadores españoles llegaron a Sudamérica, escribieron historias sobre ciudades inmensas en el Amazonas, llenas de cultivos y capaces de albergar enormes flotas de embarcaciones –pero nunca se había encontrado nada que pudiera confirmar aquellos relatos. Cada pequeño fragmento de evidencia arqueológica que se descubría, sugería que nadie había permanecido en el Amazonas el tiempo suficiente como para llegar a construirse un hogar estable en aquel entorno.

Descubrimientos como el de Montegrande, no obstante, podrían cambiar la historia de una nación. Ahora se cree que, en su momento de máximo auge, podrían haber vivido más de 5 millones de personas en el Amazonas. Unas gentes que habrían construido civilizaciones y culturas hoy completamente olvidadas para la historia. La única forma que tenemos actualmente de saber más sobre aquellos pueblos es examinando cuidadosamente los restos óseos que dejaron tras su desaparición.

Esqueleto y caracolas hallados en el yacimiento de Montegrande. (Fomento a la Inversión Privada y Turismo-JAEN)

Esqueleto y caracolas hallados en el yacimiento de Montegrande. ( Fomento a la Inversión Privada y Turismo-JAEN )

Una civilización olvidada

El pueblo que construyó Montegrande, algo que los arqueólogos ya han descubierto, poseía una sociedad increíblemente avanzada . Aquellas gentes no se limitaron a construir una pirámide para después marcharse. Empezaron a construir en el lugar en torno al año 1000 a. C., pero con posterioridad llevaron a cabo reformas y reconstrucciones al menos en ocho ocasiones. Antes de que aquel imperio tocase a su fin, llevaban viviendo en la zona más de mil años.

Para entonces estaban construyendo muros de seis pies (1,83 metros) para proteger a su pueblo, y erigiendo edificios oficiales desde los que sus reyes gobernarían a sus gentes. Construyeron un entramado de viviendas a lo largo de la orilla del río, poseían una elaborada religión propia y formaron parte de las complejas redes comerciales que se extendían hace milenios a lo largo de lo que hoy es Perú.  

Aquel pueblo vivió un milenio entero de historia que apenas podemos vislumbrar por sus restos. Lo que ahora sabemos se ha podido recopilar partiendo de sus ruinas, pero las enormes pirámides que dejó tras de sí son suficientes como para ofrecernos una impresionante muestra de la grandeza de su religión.  

Ilustración de una antigua ciudad del Amazonas. (TheRavens)

Ilustración de una antigua ciudad del Amazonas. ( TheRavens)

El templo espiral

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article