Portada - Fotografías obtenidas vía satélite de los llamados círculos J1 y J2 descubiertos en Jordania. (Imágenes: Código Oculto)

Los enigmáticos Círculos de Piedra de Jordania

(Leer articulo en una sola página)

Dispersas a lo largo de Jordania existen 12 estructuras gigantes y de forma circular que sólo pueden ser apreciadas en plenitud desde el aire y mediante imágenes vía satélite. El propósito de dichos círculos aún nos es desconocido, y continúa desconcertando a los arqueólogos a día de hoy. Son conocidos por lo general como Grandes Círculos, y son enormes anillos que oscilan entre los 220 y los 455 metros de diámetro. Observados por primera vez en la década de los años 20 del siglo pasado, así como en años posteriores (1930, 1953, 2002), se han llevado a cabo sobre ellos varias investigaciones que revelaron numerosos detalles en cuanto a su tamaño, forma y ubicación.

Ahora, arqueólogos de la Universidad de Australia Occidental han documentado los 12 círculos jordanos, además de otros descubiertos en fechas más recientes en Siria, con el objetivo de darlos a conocer al gran público e indagar en profundidad los misteriosos enigmas que encierran.

«El paisaje del Próximo Oriente está densamente salpicado de estructuras circulares o semi-circulares de piedra. La mayoría son círculos toscos y distorsionados, pero otros muestran una gran precisión geométrica», ha explicado el Profesor David Kennedy, miembro de la Universidad de Australia Occidental, en declaraciones recogidas por la revista Zeitschrift für Orient Archäologie .

Mapa mostrando la ubicación de cada uno de los 12 Grandes Círculos de Jordania registrados hasta ahora, además de otro gran círculo descubierto en Siria. (Imagen: Código Oculto).

Mapa mostrando la ubicación de cada uno de los 12 Grandes Círculos de Jordania registrados hasta ahora, además de otro gran círculo descubierto en Siria. ( Imagen: Código Oculto ).

El Círculo J1, conocido localmente como Qasr Abu el-Inaya, está localizado 4 kilómetros al oeste de la vía ferroviaria de Hedjaz y la Ruta del Desierto. Por su parte, el Círculo J2 conocido como Sirat Umm el-Hayan, se ubica 5 kilómetros al oeste de las vía ferroviaria de Hedjaz. La construcción de los círculos es simple, y consiste en la edificación de muros bajos de rocas sin tallar. A pesar de esto, y dada la precisión observada, no debió resultar una tarea sencilla, y seguramente se requirió de, al menos, la colaboración conjunta de una docena de trabajadores.

«Es probable que el ‘arquitecto’ utilizara una cuerda atada a un poste central para trazar los círculos», añadía al respecto el Profesor Kennedy.

Si bien existe material en los alrededores de las estructuras circulares cuyo origen se remonta al Calcolítico y hasta la antigua Edad de Bronce (períodos comprendidos entre los años 4500 a. C. y 2000  a. C.), tal datación sigue constituyendo un problema no resuelto hasta el momento, puesto que también existen círculos que contienen material más reciente, típico del periodo romano posterior.

Fotografía vía satélite en la que podemos observar el llamado Círculo J2, más conocido como Sirat Umm el-Hayan, localizado 5 kilómetros al oeste de la vía ferroviaria de Hedjaz. (Imagen: Código Oculto).

Fotografía vía satélite en la que podemos observar el llamado Círculo J2, más conocido como Sirat Umm el-Hayan, localizado 5 kilómetros al oeste de la vía ferroviaria de Hedjaz. ( Imagen: Código Oculto ).

El profesor Kennedy agregó además que, originalmente, los círculos no poseían aperturas o travesías, en referencia a que algunos de ellos presentan en la actualidad caminos y carreteras que los atraviesan. Así, por ejemplo, el Círculo J1 –que mide entre 360 y 430 metros de diámetro y tiene un muro perimetral relativamente delgado– se encuentra cortado por una antigua carretera romana.

La similitud entre todos los círculos y su disposición sobre el terreno hace poco probable que su existencia se deba a una simple coincidencia. Todo lo contrario: los expertos creen que forman parte de un megalómano proyecto ancestral cuyo propósito nos sigue siendo totalmente desconocido a día de hoy.

Los equipos de investigación continuarán «peinando» el terreno a través de las imágenes vía satélite en busca de más estructuras, con la esperanza además de hallar algún patrón común entre ellas. No obstante, « los arqueólogos deberán en el futuro excavar en estos lugares para poder conocer con certeza cómo fueron construidos y para qué », concluyó finalmente el profesor Kennedy.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article