Portada - Detalle del ‘Sello de Adda’. Los personajes pueden ser identificados como dioses por sus sombreros puntiagudos. La figura central con corrientes de agua y peces fluyendo de sus hombros es Ea (versión acadia de Enki), dios de las aguas subterráneas y la sabiduría. En el centro de la escena y saliendo de la tierra está el dios sol Shamash, con un cuchillo en la mano y rayos naciendo de sus hombros. A la izquierda se observa una diosa alada, Ishtar (la Inanna sumeria).

Los siete dioses principales del panteón sumerio

(Leer articulo en una sola página)

La religión sumeria era de naturaleza politeísta. De hecho, los sumerios adoraban a gran número de deidades. Dichas deidades eran seres antropomórficos destinados a representar las fuerzas naturales del mundo. Algunas de estas deidades también tenían sus equivalentes en las religiones de otros pueblos mesopotámicos. Se estima que los dioses del panteón sumerio se contaban por cientos, si no por miles. Sin embargo, algunos de ellos destacaban por su importancia en la religion sumeria y, por ello, pueden considerarse como los principales dioses y diosas de su panteón.

El panteón sumerio. (Fredsvenn)

El panteón sumerio. ( Fredsvenn)

An: Señor supremo de los Cielos

El dios más importante del Panteón sumerio es An (conocido también como Anu por los acadios). An era el dios del cielo y, como tal, en un principio estaba considerado Señor de los cielos y dios supremo del panteón sumerio. Posteriormente, sin embargo, este papel protagonista lo acabó compartiendo, o incluso le fue arrebatado por otros dioses. Eso sí: mantuvo su lugar preponderante y continuó siendo venerado por todos. Por ejemplo, cuando otras deidades alcanzaban una posición destacada en el panteón sumerio, se decía que recibían el anûtu (que puede traducirse como “el poder de An”), quedando patente de este modo que el estatus exaltado de An se mantuvo a pesar de haber sido reemplazado por otro dios como deidad suprema.

Estatuilla de un devoto sumerio, 2750-2600 a. C. (CC BY-SA 2.0)

Estatuilla de un devoto sumerio, 2750-2600 a. C. ( CC BY-SA 2.0 )

Enlil: el segundo rey de los dioses sumerios

Otra deidad principal del panteón sumerio era Enlil, el dios del aire, del viento y de las tormentas, hijo de An y Ki. Enlil asumió el papel de su padre como rey de los dioses. En algunos mitos sumerios, Enlil ha sido representado como una especie de dios creador. En el único relato de la creación sumeria que ha llegado hasta nosotros, se narra que Enlil separó a su padre y a su madre, marcando de este modo el principio de la creación.

Enki: el creador del hombre de la mitología sumeria

Enki fue otra importante deidad del panteón sumerio. Acadios y babilonios lo conocían como Ea. Enki personificaba la sabiduría, la magia y los  encantamientos, y era uno de los tres dioses sumerios más poderosos, constituyendo la divina triada suprema junto a Enlil y An. A Enki se le atribuye la creación de la humanidad, siendo según la mitología sumeria, su protector. Fue Enki, por ejemplo, quien advirtió a Ziusudra de la inundación que los dioses pretendían enviar para aniquilar la especie humana. Tal vez por ello, por su papel como dios protector, fuera Enki un dios tan popular y querido entre el pueblo sumerio.

El dios sumerio Enki. Reproducción moderna de un detalle del sello de Adda (c. 2300 a. C.) (Public Domain)

El dios sumerio Enki. Reproducción moderna de un detalle del sello de Adda (c. 2300 a. C.) ( Public Domain )

Inanna: tesoro nacional sumerio

Basándonos en los textos literarios dejados por los sumerios, podemos decir que la deidad más popular de su panteón era Inanna (conocida por asirios y babilonios como Ishtar). En muchos de los más famosos relatos sumerios —tan a menudo copiados— y  en numerosos mitos e himnos, Inanna desempeña un papel destacado: como ejemplos podemos citar El descenso de Inanna , El árbol de Huluppu o Inanna y el dios de la sabiduría . Ha sido a través de dichos textos como hemos podido descubrir la naturaleza de esta diosa, tal y como la conocemos en la actualidad. Inanna era adorada por los sumerios como diosa de la sexualidad, la pasión, el amor y la guerra.

Relieve de la “Reina de la Noche”. La figura representada podría ser un aspecto de la diosa Ishtar (en sumerio Inanna), diosa mesopotámica del amor sexual y de la guerra. (Public Domain)

Relieve de la “Reina de la Noche”. La figura representada podría ser un aspecto de la diosa Ishtar (en sumerio Inanna), diosa mesopotámica del amor sexual y de la guerra. ( Public Domain )

Los siete dioses principales de los sumerios

Aparte de An, Enlil, Enki e Inanna, también había otras tres deidades que conformaban el grupo de los siete más importantes dioses y diosas del panteón sumerio. Uno de ellos era Utu, dios del sol y la justicia. En los períodos más ancestrales de la historia sumeria, Utu era tenido como el hermano gemelo de Inanna. Otra deidad importante era Ninhursag, adorada como Diosa Madre y, por tanto, asociada a la fertilidad, la naturaleza y la vida en la tierra. Ninhursag era además la protectora de las mujeres y los niños, especialmente de embarazadas y niños de muy corta edad. La última de estas siete divinidades principales sumerias era Nanna, dios de la luna y la sabiduría. A veces a este dios se le consideraba padre de Inanna. Su importancia radicaba en el papel que desempeñó durante el proceso de la Creación en la mitología sumeria.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article