Portada - La diosa Nut arquea su cuerpo sobre el mundo para formar los cielos (Ancient Egypt Online)

La diosa Nut: madre de los dioses y reina de los cielos en el antiguo Egipto

(Leer articulo en una sola página)

Una de las diosas más antiguas de la mitología egipcia es Nut, la diosa del cielo ( nut significa ‘cielo’ en la lengua del antiguo Egipto). Creían los egipcios antiguamente que el cielo era de hecho una mujer desnuda cubierta de estrellas, arqueada sobre la tierra, en posición de plancha o quizás formando una V invertida. Algunos de sus títulos son Señora de Todo, La que Sustenta Mil Almas y La Protectora.

Según el mito egipcio de la creación, Atum (el creador) se creó a sí mismo emergiendo de las caóticas aguas primordiales de Nun. Al crearse a sí mismo, Atum creó el ser. Al surgir de Nun, Atum trajo consigo una colina sobre la que alzarse. Desde esta posición privilegiada, Atum creó al dios del aire Shu y la diosa de la humedad, Tefnut. Shu y Tefnut se unieron para crear al dios de la tierra, Geb, y la diosa del cielo, Nut. Tanto Geb como Nut son representados habitualmente desnudos, y se creía que se apareaban continuamente, con Nut echada sobre Geb. Finalmente, acabaron separados por el dios del aire, pero antes de eso Nut dio a luz a cuatro dioses: Osiris (en un principio rey de los dioses y posteriormente señor del inframundo), Isis (diosa de la naturaleza y la magia), Set (dios de la guerra y la destrucción) y Neftis (diosa del agua y los ritos funerarios). Algunas leyendas hablan de un quinto dios, Arueris, quien generalmente está considerado el equivalente egipcio del Apolo griego.

Relieve de la diosa Nut en el Templo de Hathor ubicado en Dendera (CC by SA 4.0 / Hamerani)

Relieve de la diosa Nut en el Templo de Hathor ubicado en Dendera ( CC by SA 4.0 / Hamerani )

El nacimiento de los hijos de Nut no estuvo exento de dificultades, ya que su reciente existencia enfureció enormemente a Ra, el dios del Sol. En algunos escritos se dice que Ra es el abuelo de Nut. En otros, que “Nut da a luz al dios Sol todos los días, y el dios recorre su cuerpo hasta alcanzar su boca en el ocaso. Es entonces cuando entra en su boca y atraviesa su cuerpo para renacer a la mañana siguiente. Otro mito describe cómo el sol navega sobre las piernas y la espalda de la diosa en el barco de Atet (Matet) hasta el mediodía, cuando entra en el barco de Sektet y continúa su travesía hasta el ocaso” (Mitos Egipcios, 2014). En cualquier caso, Ra no quería cuatro nuevos dioses en el mundo compitiendo con él por la atención de Nut. De este modo, Ra declara: “Nut no dará a luz ningún día del año.” En este momento de la antigua historia del mundo y de Egipto, la duración del año era de 360 días.

Nun, dios de las aguas del caos, alza la barca del dios sol Ra (representado tanto por el escarabajo como por el disco solar) en los cielos, en el principio de los tiempos. (Public Domain)

Nun, dios de las aguas del caos, alza la barca del dios sol Ra (representado tanto por el escarabajo como por el disco solar) en los cielos, en el principio de los tiempos. ( Public Domain )

Frustrada, Nut habló con el dios de la sabiduría Thot a fin de trazar un plan que le permitiera dar a luz a sus hijos. Thot accedió a ayudar a la diosa del cielo. Llamó a Khonsu, dios de la luna, y le desafió a un juego de azar. Khonsu no pudo resistirse a aceptar el reto, aun a pesar de que Thot le había avisado de que si perdía, Thot podría tomar en pago parte de la luz lunar de Khonsu. En aquellos días, la luz de la luna rivalizaba incluso con la de Ra, el Sol. De este modo, tras varias partidas, Khonsu había perdido tal cantidad de luz lunar frente a Thot que se convirtió en la esfera con un brillo más tenue del cielo. Mientras tanto, Thot utilizó esta luz lunar para crear cuatro (o posiblemente cinco) días extra a fin de que Nut pudiera dar a luz a sus hijos. Cuando Ra descubrió el truco ideado por Nut, se puso tan furioso que la separó de su amado esposo Geb (la Tierra) por toda la eternidad, ordenando al padre de ambos Shu, dios del aire, que se interpusiera entre ellos para siempre.  

Debido a su supuesta labor de regeneración del sol todos los días, Nut acabó siendo considerada protectora de las almas cuando éstas entraban en el más allá. Era amiga de los muertos, un guardián maternal que ayudaba a las almas a dejar el inframundo y unirse a ella en las estrellas. Por esta razón, el interior de las tapas de muchos sarcófagos está pintado con imágenes de Nut. Una oración que se encuentra habitualmente escrita en las antiguas tumbas dice así: “Oh Nut, madre mía, extiéndete sobre mí, que halle yo mi lugar entre las estrellas imperecederas que están en Ti, y que así no muera.”

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article