Portada - ‘Abraham y los ángeles’, óleo de Aert de Gelder (Wikipedia). Según el Génesis, Abraham vivió hasta la edad de 175 años.

Cómo explicar la sorprendente longevidad de los patriarcas bíblicos del Génesis

(Leer articulo en una sola página)

¿Existe algún significado oculto tras las sorprendentes edades de los patriarcas antediluvianos citadas en el quinto capítulo del Génesis? ¿Y por qué estos números difieren tanto entre el texto masorético y la Septuaginta?

Estas preguntas mantuvieron ocupado al novelista sueco del siglo XIX, además de periodista, estudioso y miembro del Parlamento, Viktor Rydberg, a finales de la década de 1860.

En 1869, Rydberg había llegado a sus propias conclusiones al respecto, conclusiones que fueron publicadas en lengua sueca. Las ideas de Rydberg captaron el interés de Samuel Birch, del Museo Británico, y unos años más tarde fue publicado un artículo en inglés en Transactions of the Society of Biblical Archaeology (“Transacciones de la Sociedad de Arqueología Bíblica”) (1877:vol.V), bajo el título “ Key to the genealogical table of the first patriarchs in Genesis ” (“Clave para la tabla genealógica de los primeros patriarcas del Génesis”).

Desde su publicación, el artículo fue ignorado en gran medida.

Cronología y longevidades de los patriarcas bíblicos. (CC BY SA)

Cronología y longevidades de los patriarcas bíblicos. ( CC BY SA )

La tesis de Rydberg

El artículo sugiere que hay oculta una tabla astronómica tras las edades de los patriarcas. Esta tabla incluiría números clave en la astronomía de la época, y particularmente cruciales para el arcaico calendario lunisolar hebreo.

Por plausible que pueda parecer esta solución, resulta bastante especulativa por el escaso material escrito que permita confirmarlo. Recientes hallazgos arqueológicos, sin embargo, como la Lista de los Reyes Sumerios y los Manuscritos del mar Muerto, parecen ofrecer cierto respaldo a la tesis de Rydberg. 

Escritura cuneiforme en lengua sumeria sobre un ladrillo cerámico (época del Imperio acadio) con la lista de todos los reyes desde la creación de la monarquía sumeria hasta el 1800 a. C., fecha aproximada de la creación de la lista. Expuesto en el Museo Ashmolean, Oxford. (CC BY SA 4.0) He aquí una prueba que parece confirmar la tesis de Rydberg.

Escritura cuneiforme en lengua sumeria sobre un ladrillo cerámico (época del Imperio acadio) con la lista de todos los reyes desde la creación de la monarquía sumeria hasta el 1800 a. C., fecha aproximada de la creación de la lista. Expuesto en el Museo Ashmolean, Oxford.  ( CC BY SA 4.0 ) He aquí una prueba que parece confirmar la tesis de Rydberg. 

Echemos un vistazo con más detenimiento. Comparando los linajes que aparecen en los capítulos 4 y 5 del Génesis, Rydberg supuso que compartían un documento común como fuente, documento que Rydberg decidió intentar reconstruir. El investigador creía que Set, más que Elohim, era la divinidad del documento original. Al tener el mismo significado los nombres de Adán y Enós, Rydberg pensó que uno de ellos habría sido añadido posteriormente. Set y Enós no fueron incluidos por esta razón en la reconstrucción del investigador, que obtuvo de este modo finalmente una lista de dieciocho patriarcas antediluvianos.

Set. Linaje de los patriarcas en iconostasio. Zhdan Dementiev, Vologda. Catedral de la Asunción, Monasterio de San Cirilo-Belozersky. Museo del Monasterio de San Cirilo-Belozersky. (CC BY SA 3.0)

Set. Linaje de los patriarcas en iconostasio. Zhdan Dementiev, Vologda. Catedral de la Asunción, Monasterio de San Cirilo-Belozersky. Museo del Monasterio de San Cirilo-Belozersky. ( CC BY SA 3.0 )

En el capítulo 5 del Génesis aparecen vinculados tres números a cada patriarca. Su edad al nacer su primer hijo, los años que vivieron después y la edad a su muerte. La edad de Enoc, 365 años, ha sido interpretada como una pista que apunta hacia una interpretación astronómica. Al disponer estos números en columnas y sumarlos, se confirmó la hipótesis astronómica. La primera columna daba como resultado el número 1461, conocido también como ciclo de Sotis: el número de años entre dos ortos helíacos de la estrella Sirio en la misma fecha del año solar. Este dato implicaría que el diluvio se produjo exactamente un período de Sotis después de la creación del hombre.

‘El Diluvio’ (1834), óleo de John Martin. (Dominio público)

‘El Diluvio’ (1834), óleo de John Martin. ( Dominio público )

En la segunda columna se obtenía el número 4947, que curiosamente resulta ser el número de años lunares que equivale a 4.800 años solares. En 600 años este ciclo diverge en menos de un día, siempre que se intercale un día cada 50 años. Un dato que encaja perfectamente con los años conocidos como jubileos, mencionados en el Levítico (25,8-13).

Estos dos números exactos obtenidos al sumar las edades de los patriarcas difícilmente pueden explicarse como meras coincidencias.

Otras evidencias

Por otro lado, el descubrimiento de la Lista de los Reyes Sumerios aporta una posible explicación a por qué el texto masorético habla de diez patriarcas en lugar de ocho.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article