Portada - Estela Metternich. (Fotografía: CC BY-NC-SA 2.0)

Curación y maldiciones: magia y medicina del antiguo Egipto en la espectacular estela Metternich

(Leer articulo en una sola página)

La estela Metternich es una de las piezas arqueológicas más notables relacionadas con la magia y la medicina del antiguo Egipto. El texto grabado en esta piedra de la dinastía XXX es un fascinante documento de hechizos ya olvidados, y aporta soluciones a numerosos problemas de salud, especialmente aquellos relacionados con envenenamientos.

Se sabe que la estela Metternich fue creada durante el reinado de Nectanebo II, el último faraón egipcio, aunque siguen sin conocerse otros detalles relacionados con el origen de la pieza. Forma parte de un grupo de estelas conocido como “Cipos de Horus”, un conjunto de estelas utilizadas para proteger a la gente de peligros diversos, como ataques de serpientes y cocodrilos. Sin embargo, esta estela en concreto es la de mayor tamaño dentro de su clase. Incluye además algunos de los textos mágicos mejor conservados de su época.

Estela del tipo ‘cipo de Horus’. (Public Domain)

Estela del tipo ‘cipo de Horus’. ( Public Domain )

Una estela viajera

Se cree que el sacerdote Esatum viajó a Heliópolis y vio algunas inscripciones que le parecieron interesantes. Como sabía escribir, copió los textos y ordenó que fueron grabados sobre un gran bloque de piedra. Cuando Alejandro Magno construyó la ciudad de Alejandría, este gran bloque de texto fue llevado a la nueva capital. Sería descubierto siglos más tarde, en 1828, en un monasterio franciscano. La estela fue vendida entonces al príncipe Metternich por el valí de Egipto Mehmet Alí Pasha. Con posterioridad fue trasladada al castillo de Kynzvart, situado en Bohemia, donde permaneció durante décadas. Pero en 1950 fue vendida al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Maldiciones y curación en una misma piedra

La estela está hecha de grauvaca, y se encuentra en tan buen estado que apenas presenta en su superficie algunas melladuras casi invisibles. Fue creada con el cuidado y la precisión característicos de la mejor época de la historia del antiguo Egipto. En lo alto de la estela se puede observar un disco que simboliza a Ra, dios egipcio del sol. A ambos lados de Ra hay cuatro babuinos –mensajeros del dios Thot. El relieve también presenta una imagen del faraón Nectanebo II. La parte central de la estela está ocupada por cuatro líneas de inscripciones jeroglíficas sobre Horus y el dios enano Bes (protector del hogar, las familias y los recién nacidos.)

Museo de Arte Metropolitano – Estela Metternich. (CC BY-NC-ND 2.0)

Museo de Arte Metropolitano – Estela Metternich. ( CC BY-NC-ND 2.0 )

La parte inferior de la estela se encuentra decorada con simbolismo de los dioses Horus y Ra. El relieve de la izquierda está vinculado a la diosa Isis, que aparece de pie sobre una serpiente, mientras que el lado derecho está dedicado al dios Thot, también sobre una serpiente. Finalmente, la cara posterior de la estela está decorada con una imagen del dios demoníaco Harmeti, representado como un hombre alado. Según Norah E. Scott:

La primera inscripción de la Estela de Meternich es una especie de introducción al resto del monumento. El disco del sol, que alberga una figura alada como representación de Ra, dios supremo del norte de Egipto y “Gran Mago”, se apoya en los signos del agua, la tierra y el aire; Ra tiene cuatro cabezas que miran a norte, sur, este y oeste. Este símbolo está siendo adorado por ocho babuinos y por Thot, mensajero de Ra y dios de la sabiduría y la escritura (a la izquierda), además de por el faraón reinante, Nectanebo II (a la derecha). Las inscripciones cortas alaban a Ra y afirman que “Thot llega, armado con magia, para exorcizar el veneno”, además de mostrar la oración del rey a Ra para que le proteja del calor del sol. (El nombre del rey aparece de nuevo en la superficie superior de la base, en los pequeños espacios a los lados de la estela propiamente dicha). Debajo, a izquierda y derecha del relieve principal del Niño Horus triunfante, hay dos cortas oraciones. La de la izquierda es pronunciada por la diosa Isis: “No temas, no temas mi hijo Horus, estoy a tu lado para protegerte, mantendré el mal alejado de ti y de todo el que sufra como tú.” A la derecha habla Thot de nuevo: “He venido del cielo por orden de Ra para protegerte en tu lecho todos los días, y a todo el que sufra como tú.”

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article