Portada - ‘Introducción del cristianismo en Polonia’, óleo de Jan Matejko, 1888-89, Museo Nacional de Varsovia. (Public Domain)

¿Economía o fervor religioso? Las causas de la desaparición del paganismo en Europa

A pesar de que cientos de miles de personas aún profesan religiones paganas en la actualidad, las antiguas creencias no han sobrevivido con fuerza suficiente como para ser incluidas en el grupo de las cinco religiones principales del mundo. Oficialmente, estas religiones son judaísmo, cristianismo, islam, hinduismo y budismo. La mayor parte del planeta está dominada por el cristianismo y el islam, pero las raíces culturales europeas se llaman a menudo “cristianas”. Resulta imposible describir todos los casos en un solo artículo, de modo que el autor ha decidido centrarse en el ejemplo europeo. ¿Cómo logró el cristianismo dominar el viejo continente y debilitar la importancia de las creencias precristianas?

La economía, base de todo

Existen por lo general diversas razones por las que una civilización se derrumba. En ocasiones el colapso está provocado por cambios en el clima y el entorno, aunque habitualmente tiene su origen en razones políticas y económicas. La mayor parte de las más grandes e imponentes civilizaciones se transformaron en otras nuevas debido al fracaso de sus gobernantes principales, que dictaban su visión de la sociedad. En el caso de una civilización europea como el Imperio Romano, su fin comenzó con el lujo desmesurado de los emperadores romanos, su vanidad, y su desprecio por las necesidades de su pueblo.

El desastre se gestó en Roma. Los emperadores romanos costaban a la sociedad imperial más de lo que el pueblo podía soportar. Las diferencias entre las élites y las clases más bajas de la sociedad acabaron siendo excesivas. Los impuestos que se exigían a los ciudadanos romanos para cubrir el presupuesto del emperador eran cada vez eran más altos, por lo que muchos de los romanos más adinerados decidieron abandonar la ciudad. Emigraron a las provincias, donde al emperador le resultaba más difícil controlarles y los impuestos eran más bajos.

Pero a los ciudadanos más pobres de la capital del Imperio no les quedó más remedio que quedarse en Roma , y debieron sufrir por ello un nivel de vida a todas luces insatisfactorio. En aquellos tiempos, los estudiantes de una pujante secta religiosa enseñaban en las catacumbas sobre Jesucristo, Hijo de Dios, de quien decían que ayudaba a las gentes pobres, maltratadas y que padecían injusticias.

Entre los Rus paganos existieron comunidades cristianas secretas y clandestinas mucho antes de la cristianización definitiva de este pueblo. En la imagen ‘Los primeros cristianos de Kiev’, óleo de Vasily Perov. (Public Domain)

Entre los Rus paganos existieron comunidades cristianas secretas y clandestinas mucho antes de la cristianización definitiva de este pueblo. En la imagen ‘Los primeros cristianos de Kiev’, óleo de Vasily Perov. ( Public Domain )

La estructura de las creencias cristianas estaba bien organizada, y podía ser ofrecida a la gente de forma sencilla. Sin embargo, la nueva religión tuvo que adoptar numerosos símbolos de los antiguos dioses para resultar más familiar a sus potenciales nuevos seguidores. El cambio en la hegemonía religiosa no se produjo de la noche a la mañana, fue un largo proceso jalonado de muchos acontecimientos desagradables. Pero también implicó un cambio de organización de los territorios sobre los que la nueva religión ejercía su influencia. Además, el cristianismo adoptó gran cantidad de edificios y símbolos relacionados con el poder del Imperio Romano. En palabras de Carlos Machado:

El senado romano era, a finales del siglo V d. C., una institución cristiana. Los aristócratas romanos no solo eran devotos seguidores de las enseñanzas de la Iglesia, sino que también se implicaban activamente en su política y en su vida cotidiana. Resulta interesante, en este sentido, que la reconstrucción de tan importante centro de la ‘curia’ fuera celebrada mediante la restauración de la estatua de la diosa pagana Minerva.

Mosaico de ‘Minerva de la Paz’, Biblioteca del Congreso. (Public Domain)

Mosaico de ‘Minerva de la Paz’, Biblioteca del Congreso. ( Public Domain )

En los primeros siglos del cristianismo había cinco “papas”. En aquella época la palabra “papa” designaba al obispo de un importante centro de culto. Los más importantes eran los de Alejandría, Roma, Aachen, Aviñón y Constantinopla. Con el paso del tiempo, dos de ellos destacaron de entre el resto en importancia e influencia: el romano y el alejandrino.

¿Cómo conseguir nuevos seguidores?

El ser humano siempre busca aquello que parece ofrecerle una mayor estabilidad. La nueva religión estaba llena de promesas sobre igualdad de derechos para el pueblo y un Dios bondadoso que les protegería. Por otro lado, el ser humano no fue creado para vivir por separado, de modo que cuanta más gente se adhería a la fe cristiana, muchos otros seguían su ejemplo. Por supuesto, muchos eran también obligados mediante el fuego y la tortura, pero la verdad es que también hubo quien decidió continuar practicando en secreto sus antiguas creencias, aunque oficialmente profesaban la nueva religión, lo que por aquel entonces sin duda parecía una decisión muy acertada.

Según muchos investigadores, la cristianización de Europa tomó más tiempo del que se cree habitualmente. Por ejemplo, el bautismo oficial de Polonia como nación tuvo lugar en el año 966, pero casi tres siglos más tarde, cuando la Orden Teutónica llegó a tierras polacas, aún quedaba muchísima gente por convertir al cristianismo.

Mural contemporáneo de la ciudad de Gniezno en el que se conmemora el bautismo de Polonia. (Public Domain)

Mural contemporáneo de la ciudad de Gniezno en el que se conmemora el bautismo de Polonia. ( Public Domain )

Es imposible saber con certeza cuándo abandonó la gente sus viejas creencias. La cuestión de hecho es: ¿lo hicieron realmente? El simbolismo europeo aún está plagado de elementos muy antiguos; muchos relatos tienen su origen en las llamadas creencias paganas. Hasta al menos el siglo VIII d. C., las mujeres jóvenes que vivían en las cercanías del litoral mediterráneo procuraban tener una moneda con la efigie de Alejandro Magno para el día de su boda. Aunque eran cristianas, aún creían que el antiguo rey y conquistador macedonio traería la felicidad a su matrimonio.

Dos caras de la misma historia

En la historia habitualmente no todo es blanco o negro. Cuestiones como el hecho de convertirse a una nueva religión son siempre temas muy sensibles, difíciles de tratar. Sin embargo, parece ser que los paganos que se pasaron a la nueva religión no solo lo hicieron motivados por crueles coacciones, sino también por razones de estabilidad. Con el poder creciente de los sacerdotes cristianos, muchos sacerdotes paganos se unían también a la nueva iglesia. Otros eran habitualmente asesinados, como por ejemplo los druidas o los sacerdotes egipcios del templo de File.

 Vista panorámica del Templo de File, en su actual localización en la isla de Agilkia. (Public Domain)

Vista panorámica del Templo de File, en su actual localización en la isla de Agilkia. ( Public Domain )

Cuanta menos gente pudiera hablar y difundir las antiguas creencias, más gente se uniría a la nueva fe. Junto con la destrucción, el cristianismo trajo asimismo a los europeos la esperanza de estabilidad, una clase gobernante renovada y fe en valores ya olvidados.

Jesús retratado como el Buen Pastor. (CC BY-SA 3.0)

Jesús retratado como el Buen Pastor. ( CC BY-SA 3.0 )

El cristianismo también ofreció a la gente la fe en que un nuevo Dios les protegería de la vanidad de reyes, emperadores y todo aquello que parecía injusto a las clases más bajas de la sociedad. Sin embargo, esto solo sería el principio de lo que acabarían siendo los ya más de 2.000 años de historia de aquella “nueva” religión.

Imagen de portada: ‘Introducción del cristianismo en Polonia’, óleo de Jan Matejko, 1888-89, Museo Nacional de Varsovia. ( Public Domain )

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes:

Religion as Antiquarianism: ‘Pagan dedications in late antique Rome’ (2009), Carlos Machado, disponible en:
https://www.academia.edu/1026335/Religion_as_Antiquarianism_Pagan_dedications_in_late_antique_Rome_2009_

‘Presentation on Gaia Hypothesis: Science or a Neo-Pagan Religion?’, M. Rubaiat Islam, disponible en:
https://www.academia.edu/4489047/Presentation_on_Gaia_Hypothesis_Science_or_a_Neo-Pagan_Religion

‘Beyond Categorisation. "Pagan monotheism" and the study of ancient religion, Common Knowledge 18’, Peter Van Nuffelen, disponible en: https://www.academia.edu/3691850/2012._Beyond_Categorisation._Pagan_monotheism_and_the_study_of_ancient_religion_Common_Knowledge_18_2012_451-463

‘Could paganism make a comeback? It's not as crazy as it sounds’, Pascal-Emmanuel Gobry, disponible en: http://theweek.com/articles/584634/could-paganism-make-comeback-not-crazy-sounds

Next article