Portada - Pintura de un hombre de la Edad de Piedra

Los hombres de la Edad de Piedra eran capaces de matar con un solo golpe de su porra

(Leer articulo en una sola página)

¿Existía la guerra en el Neolítico? Hay cierta controversia en torno a esta idea. Sin embargo, sabemos que la violencia tenía lugar en aquella época. Los arqueólogos debaten sobre hasta qué punto exactamente ocurría esto, la naturaleza y las razones de estos conflictos, pero la cuestión de qué armas eran utilizadas por aquel entonces está empezando a aclararse. Todo lo que se ha necesitado para ello ha sido algo de arqueología experimental, un hombre sano de 30 años de edad y una réplica de una porra de madera.

La directora del estudio, Meaghan Dyer, estudiante de doctorado en la Universidad de Edimburgo, comentaba para Live Science que el objetivo de esta investigación no era examinar las causas de la violencia en el Neolítico, sino saber más sobre las armas utilizadas en aquella época. Un problema importante relacionado con este tema de investigación es el hecho de que muy pocos de los objetos utilizados claramente con finos violentos han sobrevivido desde la Edad de Piedra. Como se menciona en el artículo del estudio publicado en Antiquity , arcos y flechas, hachas, porras y posiblemente armas similares a hondas, habían de ser en todos los casos considerados como potenciales armas de aquellos tiempos. "Queríamos ver si podíamos presentar un método realmente eficaz para determinar qué herramientas podrían haber sido utilizadas como armas", señalaba Dyer .

Bate del Támesis, una porra de madera de 5.500 años de antigüedad que se asemeja a un "bate de cricket muy mal hecho" con la punta más pesada. Una réplica de esta porra fue el arma elegida para el experimento. Fuente: Museo de Londres

Bate del Támesis, una porra de madera de 5.500 años de antigüedad que se asemeja a un "bate de cricket muy mal hecho" con la punta más pesada. Una réplica de esta porra fue el arma elegida para el experimento. Fuente: Museo de Londres

El arma elegida para este experimento fue una réplica del Bate del Támesis, una porra de madera de 5.500 años de antigüedad que se asemeja a un "palo de cricket muy mal hecho" con la punta más pesada. Esta antiquísima arma fue descubierta en el río Támesis en Londres, de ahí su nombre. Actualmente forma parte de la colección del Museo de Londres .

El Bate del Támesis (arriba) y la réplica de porra utilizada para realizar el experimento (abajo). En la fotografía podemos observar las diferentes partes del arma, cabeza o pala, empuñadura y pomo. (Meaghan Dyer)

El Bate del Támesis (arriba) y la réplica de porra utilizada para realizar el experimento (abajo). En la fotografía podemos observar las diferentes partes del arma, cabeza o pala, empuñadura y pomo. ( Meaghan Dyer )

En el artículo sobre el estudio , publicado en una revista especializada, podemos leer que parte del razonamiento que llevó a la elección de esta arma fue el hecho de que “Las porras de madera comúnmente han sido (y son) utilizadas como armas en muy diversas culturas de toda época y lugar.”

Las “víctimas” en el experimento eran modelos sintéticos de cráneos, diseñados para realizar pruebas balísticas con pistolas. El artículo sobre el estudio describe estos cráneos como esferas compuestas de dos mitades de material poliuretano especial que fueron “pegadas y recubiertas con una piel exterior de caucho para simular parte del tejido blando externo del cráneo [...] la base de la esfera tiene un orificio central, a través del cual se llena con gelatina balística”.

Live Science informa de que un hombre de 30 años en buen estado de salud fue elegido para “golpear los cráneos tan fuerte como pudiera como si estuviera en una batalla por su vida". El resultado llegó en forma de fracturas que se ven como lesiones en cráneos reales neolíticos.

Posiciones de manos utilizadas para administrar los dos tipos de golpe: izquierda) golpe de pomo; derecha) golpe a dos manos. Las flechas indican la dirección del movimiento. (Meaghan Dyer)

Posiciones de manos utilizadas para administrar los dos tipos de golpe: izquierda) golpe de pomo; derecha) golpe a dos manos. Las flechas indican la dirección del movimiento. ( Meaghan Dyer )

Aunque los arqueólogos están seguros de que existió la violencia en Europa Central y Occidental durante el período Neolítico, a menudo no estaba muy claro qué armas podrían haber provocado las lesiones observadas… hasta ahora.

Esta comparación nos muestra la similitud entre las fracturas realizadas en el modelo sintético de cráneo durante el experimento y las lesiones observadas en el cráneo de un hombre de 35 a 40 años de edad enterrado en el yacimiento neolítico de Asparn/Schultz. (Meaghan Dyer (izquierda); Teschler-Nicola 2012/Copyright Antiquity (derecha))

Esta comparación nos muestra la similitud entre las fracturas realizadas en el modelo sintético de cráneo durante el experimento y las lesiones observadas en el cráneo de un hombre de 35 a 40 años de edad enterrado en el yacimiento neolítico de Asparn/Schultz. ( Meaghan Dyer (izquierda); Teschler-Nicola 2012/Copyright Antiquity (derecha))

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article