Portada - Vista panorámica de las ruinas del Castillo de Montfort en Galilea (Israel). (Eran Feldman/CC BY-SA 3.0)

Los Caballeros de la Orden Teutónica en Israel: el misterioso castillo de Montfort en Galilea

(Leer articulo en una sola página)

Recientes excavaciones llevadas a cabo en el Castillo de Montfort, propiedad de la Orden Teutónica, participante en las Cruzadas y ubicado en la parte alta de Galilea, Israel, han revelado que probablemente no fuera construido para la vida monacal.

Puede que ni siquiera fuese erigido “ para defender absolutamente nada ”, ni para otra cosa más que mantener fuera de la vista del pueblo y de los voluntarios de otras órdenes —templarios y hospitalarios— sus propios tesoros, según un reciente estudio de Adrian Boas , investigador de la Universidad de Haifa .

En 1198 los caballeros teutónicos fueron reconocidos oficialmente como orden militar de vida monástica, con adopción de la reglas de los caballeros templarios , encargados de la protección de los peregrinos cristianos, y de los caballeros hospitalarios , dedicados a dar hospitalidad y cura a los viajeros con destino a Tierra Santa. Por tanto, debían liberarse de todos sus bienes materiales y entregarlos a la orden a la que pertenecían.

Retrato anónimo de Hermann von Salza, cuarto Gran Maestre de los Caballeros Teutónicos entre 1209 y 1239. (Public Domain)

Retrato anónimo de Hermann von Salza, cuarto Gran Maestre de los Caballeros Teutónicos entre 1209 y 1239. ( Public Domain )

“Su propósito era establecer hospitales y proteger a los peregrinos cristianos que durante su camino a Jerusalén pudieran ser interceptados por asaltantes musulmanes”, describe Boas quien, sin embargo, añade que “no parece que Montfort fuese destinado a la protección de nadie”, según declaraciones recogidas por el medio hebreo Haaretz el pasado 11 de enero.

Muebles dorados, vidrieras, paredes con frescos y grandes esculturas, revelan que los caballeros teutónicos invirtieron mucho dinero en su castillo. Asimismo, el descubrimiento de hebillas de cinturones y de botones redondos ha aportado nuevos datos acerca de las túnicas empleadas por los cruzados del siglo XIII.

Antigua hebilla de los Caballeros Teutónicos recuperada en el castillo de Montfort. (Fotografía: La Gran Época/Adrian Boas)

Antigua hebilla de los Caballeros Teutónicos recuperada en el castillo de Montfort. ( Fotografía: La Gran Época/Adrian Boas )

“La Orden Teutónica se encontraba bajo la presión de los Templarios y de los Hospitalarios, que tenían planes para apoderarse de ella. El propósito de la construcción de este castillo parece ser que fue trasladar algunos asuntos de la administración de la orden como los archivos y, tal vez, sus tesoros, desde Acre hasta una ubicación más aislada”, comenta Boas al respecto.

Durante la presente campaña de excavaciones se han descubierto en el interior del castillo varios fragmentos de cadenas, restos de armaduras, puntas de flechas, diferentes monedas y una gran cantidad de recipientes de vidrio. Por otra parte, restos de hierro forjado demuestran que ésta fue otra de las múltiples actividades que se desarrollaban en su interior.

Fragmento de una copa o vaso recuperada en la sala del Gran Maestre del castillo. (Fotografía: La Gran Época/Adrian Boas)

Fragmento de una copa o vaso recuperada en la sala del Gran Maestre del castillo. ( Fotografía: La Gran Época/Adrian Boas )

Los arqueólogos también encontraron un tablero correspondiente al antiguo juego del molino, entretenimiento originario del Imperio Romano , un taller para manufacturar botones y otros objetos de hueso y una lámpara de cerámica vidriada de aceite, ubicada en el patio exterior. Asimismo, cabe destacar la existencia de dos grandes estructuras formadas por enormes bloques de piedra, algunos de hasta tres metros de longitud.

Además se han hallado en gran cantidad restos de huesos de cerdos domésticos europeos, lo que permite suponer que la dieta tradicional de los teutónicos nunca varió, ni siquiera en Oriente Próximo. También se encontraron huesos de tortuga, ciervos, ovejas y ganado, lo que evidencia el variado apetito de sus ancestrales moradores.

Arcos del ala norte del castillo. (Fotografía: La Gran Época/Gal Shaine)

Arcos del ala norte del castillo. ( Fotografía: La Gran Época/Gal Shaine )

El castillo fue construido por un grupo de caballeros alemanes originarios de Lübeck y Bremen que habían participado en la Cruzada de 1189 a las órdenes de Federico Barbarroja (1121-1190) , el duque de Suabia, Rey de los Romanos (desde 1162) y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (desde 1155).

Tras la muerte de Barbarroja, ahogado en Turquía en 1190 , la mayor parte de su ejército se dispersó. Sin embargo, algunos grupos de caballeros teutónicos se unieron entre 1190 y 1191 a las fuerzas de Guido de Lusignan en Acre para disponer un hospital de campaña utilizando las velas de los barcos. Cuando la ciudad de Acre fue tomada el 12 de julio de 1191, Ricardo Corazón de León , entonces rey de Inglaterra, recompensó a estos teutónicos con tierras al Este para que establecieran ahí un hospital permanente.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article