Portada - Detalle de una estatuilla de bronce de Imhotep. (Welcome Images/CC BY-SA 4.0)

Imhotep: el Leonardo da Vinci del antiguo Egipto

(Leer articulo en una sola página)

Si nos sumergimos en las profundidades del Antiguo Egipto, encontraremos a un personaje que cambió radicalmente a la sociedad egipcia y, sin embargo, es un tanto desconocido. Su figura me ha apasionado desde siempre, a pesar de que no conocemos mucho sobre él. No obstante, gracias a su trabajo, Egipto pasó de construir pequeñas edificaciones en adobe –y, a veces, piedra– a levantar inmensos monumentos. Estamos hablando, por supuesto, de Imhotep.

Su nombre significa “el que viene en paz” e, independientemente de la cantidad de cargos que ostentara –sumo sacerdote de Heliópolis, tesorero del rey-faraón, chaty (algo parecido a primer ministro), astrónomo, arquitecto y médico–, fue un sabio. Es decir, un Leonardo da Vinci del antiguo Egipto, que ha pasado sin pena ni gloria por los libros de texto. Pero los antiguos egipcios si le reconocieron su valía, hasta el punto que lo convirtieron en dios y peregrinaban al complejo arquitectónico de Saqqara, para de este modo donarle sus ofrendas y pedirle que sanara a los enfermos. Especialmente en la época ptolemaica.

La pirámide escalonada

Su gran obra fue la primera pirámide de la historia. En contraposición con las pirámides posteriores de la IV dinastía, ésta fue levantada con bloques pequeños, evitando así los problemas de transporte. Empezó siendo una mastaba que se fue agrandando hasta alcanzar seis grandes niveles con una altura total de unos 60 metros.

Complejo funerario de Saqqara. (Olaf Tausch/GNU Free)

Complejo funerario de Saqqara. ( Olaf Tausch /GNU Free )

No sabemos qué llevó a Imhotep a modificar la mastaba primigenia y ampliarla en altura. Hay quienes piensan que el muro que rodeaba al recinto impedía su visión desde fuera. Personalmente no creo que un genio como él no previera este problema. Quizás simplemente estaba sujeto a los caprichos del rey y tuvo que modificarla por órdenes de éste.

El rey Zoser lo tenía en alta estima. Prueba de ello es el siguiente hallazgo. Corría el año 1926 y en el transcurso de una excavación apareció una estatua del faraón Zoser, con el nombre de Imhotep y la siguiente inscripción en su peana: “Canciller del rey en el Bajo Egipto, Primero después del Rey, Administrador del Gran Palacio, Noble Heredero, Gran Sacerdote de Heliópolis, Carpintero, Escultor y Fabricante de vasijas de piedra”.

Es decir, si el faraón estaba asimilado a un dios en la tierra y sus estatuas eran un reflejo suyo donde entraba el “ka” del mismo, el hecho de que el nombre de Imhotep aparezca en una de ellas constituye un símbolo de una grandeza sin igual. Pero ¿qué hizo este hombre para hacerse digno de tal mérito?

Esquema de las diferentes fases constructivas de la pirámide de Saqqara. (Imagen: Historia Enigmática).

Esquema de las diferentes fases constructivas de la pirámide de Saqqara. ( Imagen: Historia Enigmática ).

En el Imperio Medio, más de 500 años después de su muerte, los escribas antes de disponerse a escribir cualquier texto sobre el papiro realizaban el siguiente rito: derramaban unas gotas de agua de su paleta de colores, a modo de libación, en honor del sabio Imhotep, quien todavía permanecía en la mente de los egipcios.

Sabemos que entre sus obras destacaban los “textos sapienciales”, textos filosóficos sobre la vida que se han perdido y que conocemos solo a través de referencias, pero podemos suponer que pudieran parecerse a las máximas de Ptahotep o las instrucciones de Sesostris.

Sus obras médicas

La medicina en el antiguo Egipto era una mezcla mágico-religiosa que muchas veces no obtenía resultado beneficioso para el enfermo. La mayoría de tratados que nos encontramos son de esta índole. Sin embargo, en el papiro denominado Edwin Smith –atribuido originalmente a Imhotep, aunque se cree que también pudieron participar en su redacción más médicos–, se detallan 48 casos clínicos de heridas de guerra sin curas mágicas (excepto 1 de ellos) con diagnósticos médicos basados en un enfoque racional.

Fragmento del papiro Edwin Smith. Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, Estados Unidos (Dominio público)

Fragmento del papiro Edwin Smith. Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, Estados Unidos  ( Dominio público )

Lo más sorprendente en este papiro es el uso de opiáceos como anestesia y algunas prácticas quirúrgicas. Los pasos utilizados en la medicina egipcia son similares a los actuales: 1) Síntomas: 2) Diagnóstico 3) Veredicto 4) Tratamiento

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article