Portada-Caravana en la Ruta de la Seda, 1380. (Public Domain)

Estudio de ADN sugiere que el yiddish hablado por los judíos askenazis nació en la Ruta de la Seda

(Leer articulo en una sola página)

Durante décadas, los lingüistas se han preguntado cuál podía ser el origen del yiddish, el milenario idioma de los judíos askenazis. Ahora, la técnica de la Estructura Poblacional Geográfica (Geographic Population Structure) , que traslada los datos de ADN  a sus coordenadas geográficas ancestrales, ha ayudado a los científicos a determinar que el ADN de los hablantes de yiddish podría haber tenido su origen en cuatro antiguas aldeas del nordeste de Turquía.

La investigación, dirigida por Eran Elhaik, de la Universidad de Sheffield, sugiere que los judíos askenazis e iraníes inventaron este lenguaje en el transcurso de sus operaciones comerciales a lo largo de la Ruta de la Seda.

Este conjunto de antiguas localidades se encuentra cercano a diversos cruces de las diferentes vías de la Ruta de la Seda. Los nombres de las aldeas son, Iskenaz, Eskenaz, Ashanaz y Ashkuz, topónimos que podrían proceder del término “Ashkenaz”, askenazi.

“El lenguaje, la geografía y la genética se encuentran conectados,” afirma Elhaik. “Empleando la técnica de la Estructura Poblacional Geográfica para analizar del ADN de aquellos que hablan únicamente yiddish y los que no lo hablan, hemos podido predecir la posible localización ancestral en la que se originó el yiddish hace más de 1000 años: una cuestión que los lingüistas llevan debatiendo muchos años.”

El nordeste de Turquía es el único lugar del mundo en el que existen estos topónimos, que sugieren claramente que el yiddish se encontraba ya establecido en torno al primer milenio, en una época en la que los comerciantes judíos que recorrían la Ruta de la Seda trasladando mercancías de Asia a Europa deseaban mantener su monopolio sobre este comercio.

“Lo consiguieron inventando el yiddish: un lenguaje secreto que muy pocos podían hablar o entender aparte de los judíos. Nuestros descubrimientos concuerdan con una teoría alternativa que sugiere que el yiddish tiene un origen iraní, turco y eslavo, y que explica por qué el yiddish incluye 251 palabras para los términos ‘comprar’ y ‘vender’. Es lo que cabría esperar de un idioma para expertos comerciantes.”

Mapa de la región geográfica en la que según un reciente estudio nació el yiddish (Cortesía de la Universidad de Sheffield)

Mapa de la región geográfica en la que según el reciente estudio nació el yiddish ( Cortesía de la Universidad de Sheffield )

Una lengua eslava

El yiddish incorpora elementos del alemán, las lenguas eslavas y el hebreo. Se escribe con letras arameas, y habitualmente se le considera un antiguo dialecto alemán.

Sin embargo, una teoría alternativa propuesta por Paul Wexler, profesor de la Universidad de Tel Aviv y coautor del estudio, sugiere que el yiddish es una lengua eslava que en su origen presentaba una gramática y un vocabulario eslavos, y que con el tiempo se fue deshaciendo de su léxico eslavo para reemplazarlo con palabras alemanas de todo tipo, tanto comunes como poco habituales e incluso neologismos.

Los hallazgos de este estudio, publicados en Genome Biology and Evolution (‘Biología y Evolución del Genoma’), han llevado a los investigadores a creer que hacia el final del primer milenio, los judíos askenazis podrían haberse reasentado en Jazaria antes de emigrar a Europa medio milenio más tarde, tras la caída del Imperio Jázaro, y en una época en la que las redes comerciales internacionales colapsaron.

Una gramática diferente

Al convertirse el yiddish en el lenguaje principal de los judíos askenazis, empezó a adquirir nuevas palabras de otras culturas manteniendo su gramática eslava.

En palabras de Elhaik: “El yiddish es un lenguaje complejo y maravilloso, impropiamente denominado “mal alemán” tanto por sus hablantes nativos como por quienes lo aprenden por incluir palabras alemanas inventadas y presentar una gramática no alemana.”

Segmento caligráfico del Mahzor de Worms, el documento literario más antiguo que ha llegado hasta nosotros escrito en yiddish. Es un libro de oraciones hebreo del año 1272. (Public Domain)

Segmento caligráfico del Mahzor de Worms, el documento literario más antiguo que ha llegado hasta nosotros escrito en yiddish. Es un libro de oraciones hebreo del año 1272. ( Public Domain )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article