Portada-La estatua sedente de Zeus en Olimpia fue realizada por el escultor griego Fidias. Medía 39 pies o 12 metros de alto. Estaba envuelta por brotes de olivo de oro y se sentaba sobre un magnífico trono de madera de cedro. Se encontraba, toda ella, decorada con marfil, oro, ébano y piedras preciosas. (barringtheaegis.blogspot.com)

Una Maravilla de la Antigüedad: La Colosal y Poderosa Estatua de Zeus

(Leer articulo en una sola página)

La estatua de Zeus en Olimpia, Grecia, fue una de las siete maravillas de la antigüedad y posiblemente la estatua más famosa de su tiempo. Una vez construida como un santuario para honrar al dios griego Zeus, esta estatua fue considerada la encarnación del dios más importante para los griegos, y no poder verla, al menos una vez en la vida, acabó por considerarse una desgracia. Su tamaño era como el de cuatro estadios de la época y tenía siete veces la altura de un hombre medio, lo que la convirtió en la estatua más alta del mundo mediterráneo. Todo lo anterior motivó que los Juegos Olímpicos originales fueran celebrados en su honor.

Según la leyenda, el altar de Zeus se alzaba justo en un lugar en el que había caído un rayo, arrojado por el dios desde su trono en lo más alto del Monte Olimpo, donde se reunían los dioses. Los altares a Zeus presidían los patios delanteros de todas las casas de Grecia y los peregrinos visitaban sus muchos lugares sagrados de las cumbres, pero el templo más conocido del dios era el Templo monumental de Zeus, construido en una arboleda sagrada entre dos ríos en Olimpia, sobre la costa occidental de Grecia. La ciudad de Olimpia no sólo albergaba el Templo de Zeus, sino que en ella también se celebraban los Juegos Olímpicos. Los primeros datan del año 776 a. C. y tenían lugar  cada cuatro años. Una diferencia entre los Juegos Olímpicos antiguos y los modernos es que los antiguos estaban incluidos en el contexto de un festival religioso. Se celebraban en honor a Zeus,  considerado el padre de los Juegos Olímpicos. Para honrar a Zeus, los ciudadanos encargaron la construcción de un templo en su honor en Olimpia en el año 470 a. C.

Coronación de los Vencedores en Olimpia. Hierón de Siracusa y los vencedores. Obra de James Barry (Wikimedia Commons)

Coronación de los Vencedores en Olimpia. Hierón de Siracusa y los vencedores. Obra de James Barry ( Wikimedia Commons )

Aproximadamente, entre los años 466 a. C. y 456 a. C., el Templo de Zeus fue construido por el arquitecto griego Libón, según el orden clásico dórico en la ciudad de Olimpia. En la antigüedad la ciudad de Olimpia era un lugar de culto a Zeus y acogía numerosos tesoros, baños, templos, monumentos, altares, teatros y hermosas estatuas. Pausanias, un viajero griego que escribió la guía turística más antigua de la Grecia antigua en el año150 de nuestra era escribió una descripción detallada del templo. Disponía de 13 columnas a lo largo y seis en sus fachadas frontal y posterior, todas ellas de de orden dórico. El tejado estaba bellamente coronado, y cuarenta gárgolas de mármol servían de desagües. Bajo los triángulos "o frontones" (por encima de las columnas) se esculpieron esculturas que representaban los doce trabajos de Heracles. El templo seguía el patrón utilizado en muchos otros grandes templos griegos y era similar al Partenón de Atenas y al Templo de Artemisa, en Éfeso. Aunque el templo fuera considerado uno de los mejores ejemplos del dórico debido a su estilo y a la calidad de su ejecución, se decidió que el templo por sí solo era demasiado sencillo como  para ser digno del Rey de los dioses. Para remediar esto, construyeron una estatua en su interior.

La estatua de Zeus fue construida para el Templo de Zeus y creada en el año 430 a. C. por el escultor griego Fidias, considerado el artista más famoso de la Antigua Grecia. Tardó varios años en completar este encargo pero, finalmente, la estatura se convirtió en una de sus dos obras maestras, siendo la otra la estatua de Atenea, del Partenón ateniense.

La estatua medía alrededor de 13 metros (42 pies) de alto y 6 metros (21 pies) de ancho, con un perímetro de 13 metros (43 pies). El geógrafo griego Estrabón observó en el primer siglo a. C. que si Zeus se hubiera puesto de pie, habría atravesado con su cabeza el tejado del templo. La cella o Naos, era la parte interior del templo y el espacio principal del centro del edificio que contenía la colosal figura. Una galería pública permitía a los visitantes contemplarlo desde una ventajosa altura pudiendo acceder a ella gracias a dos escaleras de caracol. Sentado sobre su trono, decorado con imágenes de héroes y dioses de la mitología griega se hallaba el inmortal Zeus. La estatua había sido esculpida sobre un trono de madera de cedro y cubierta con materiales ricos como marfil, ébano, bronce, pan de oro y piedras preciosas. Los ojos de Zeus eran gemas preciosas y alrededor de su cabeza destacaba una corona de olivo de plata. Su pelo y barba estaban realizados en oro y su cabeza, su piel desnuda, sus manos y sus pies eran de marfil bruñido. Portaba una toga y un par de sandalias de oro. El taburete bajo sus pies se sostenía sobre dos impresionantes leones, también de oro. En su mano izquierda portaba un cetro coronado con una cabeza de águila que simbolizaba su dominio sobre la Tierra. Sobre su mano derecha aparecía sentada una escultura de tamaño natural de Nike, la diosa alada de la victoria. Para impedir que su piel de marfil se agrietase, con cierta regularidad tenía que ser untado con aceite de oliva, que era recogido en una cubeta, bajo sus pies y usado para limpiar la estatua diariamente.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article