1 post / 0 nuevo
Esperando a los dioses

Al parecer, los nativos de Centroamérica tienen entre sus leyendas una que habla de que una vez llegaron a sus tierras unos hombres blancos y con barba, dicen que procedían del nacimiento del sol, y que estos enseñaron a los nativos valiosos conocimientos. Después de un largo tiempo, estos extranjeros blancos y con barba les dijeron repentinamente que se tenían que ir pero que regresarían, y allí se quedaron aquellos nativos esperando la vuelta de los que ellos consideraban como dioses, pero aquellos visitantes nunca volvieron, ¿por qué? ¿Quiénes eran? Se ha especulado mucho en cuanto a quienes descubrieron el Nuevo Mundo antes que Colón, los vikingos, los chinos, etc. No dudo de que el continente americano recibiera visitas de los pueblos mencionados antes que de Colón, pruebas de ello las hay, pero parece que las leyendas de los nativos centroamericanos se refieren a unas influencias más profundas y duraderas en el tiempo. Pensemos en lo siguiente: todo el continente americano se fue poblando en el transcurso de los años por gentes que entraron por el estrecho de Bering. Fueron grupos de gentes que se movieron libremente a todo lo largo y ancho de la nueva tierra, el transcurso del tiempo les fue dejando lejos de sus orígenes, y cada uno de estos grupos fueron desarrollando sus propias características de identidad en cuanto lenguajes, folklore, vestimenta, creencias, un modo de vida sencillo y adaptado al entorno en el cual vivían. Pero en un momento de la historia sucede algo en Centroamérica que lo cambió todo, hubo una explosión cultural que abrió una sima brutal con respecto a los indígenas del norte y los indígenas del sur, los nativos de Centroamérica comenzaron a construir grandes ciudades, llegaron a ser muy buenos en la astronomía, practicaban una medicina que incluía trepanaciones. ¿De dónde obtuvieron los nativos centroamericanos aquellos conocimientos? ¿Por qué no alcanzaron el mismo nivel los nativos del norte y los nativos del sur? ¿Tendrá todo esto algo que ver con las leyendas que hablan de visitantes blancos y con barba que llegaron procedentes del este, del nacimiento del sol? Vamos a dar por buenas las leyendas de Centroamérica y aceptar que alguien llegó al Nuevo Mundo antes que Colón y enseño tantos y tan buenos conocimientos a los indígenas, sí, pero ¿quiénes pudieran haber sido aquellos extranjeros blancos y con barba? ¿Los griegos, los egipcios, los romanos, los árabes? Ninguno de estos pueblos tienen memoria escrita o hablada de esos viajes transoceánicos, además, siguen existiendo en la actualidad y aparentemente nada les hubiera impedido regresar al Nuevo Mundo tal como los hombres blancos y con barba prometieron. Entonces ¿quiénes pudieron ser aquellos primeros descubridores del Nuevo Mundo que nunca volvieron? Es a partir de aquí que quiero contar una historia que aparece en el registro histórico de los antiguos hebreos, la Biblia. Cuando el rey Salomón de Israel accedió al trono enseguida hizo tratos con un pequeño pueblo que vivían al norte de Israel, eran los fenicios. Salomón financiaba unos viajes que los fenicios realizaban una vez cada tres años hacia algún lugar no especificado, sus barcos eran conocidos como naves de Tarsis (España), es decir, aquellos barcos fenicios llegaban como mínimo hasta el extremo del mundo conocido de aquellos días, lo que ahora conocemos como el Estrecho de Gibraltar, más allá estaba lo desconocido, ¿pero necesitaban los fenicios tres años entre la ida la estancia y la vuelta solo para haber llegado hasta “Las columnas de Hércules” (Estrecho de Gibraltar)? Tal vez la clave para saber hasta dónde realmente habían llegado los excelentes marinos fenicios sea conocer las mercancías que le llevaban al rey Salmón una vez cada tres años. Esto es lo que dice el registro histórico de los antiguos hebreos: “Porque el rey tenía en el mar una flota de naves de Tarsis junto con la flota de naves de Hiram. Una vez cada tres años la flota de naves de Tarsis venía y traía oro y plata, marfil, y monos y pavos reales”, (1 Reyes 10:22). De todas estas mercancías solo una no podía ser autóctona de Tarsis, tenía que proceder de otro lugar muy distinto, y junto a esa mercancía tan singular cantidades inmensas de las otras. ¿Saben una cosa? Los pavos reales eran oriundos del sur de la India, también había pavos reales en el centro de África, pero los fenicios los obtenían siempre que viajaban con las naves de Tarsis, es decir, allí en donde aquellos mercaderes los vieran de allí los obtenían. Es absurdo pensar que algún mercader los obtuviera en la India y los transportara hasta Tarsis para venderlos, ¿por qué no comercializaba esas aves directamente a los fenicios? Y más o menos la misma distancia hay entre el corazón de África y Fenicia que entre el corazón de África y Tarsis, igualmente absurdo es pensar que los comerciantes que fueran llevaran a esas aves al extremo occidental del mundo conocido para vendérselas a los fenicios en vez de ir directamente a Fenicia o cerca. No, los fenicios que viajaban con las naves de Tarsis y obtenían esas mercancías debían de visitar algún lugar que no fuera el corazón de África y/o la India, sus barcos eran los que iban y venían de la dirección de España en un viaje que duraba tres años, tres años.

Bienvenido a los foros de ancient-origins.es. Con el fin de evitar el spam, requerimos que todos los usuarios del foro estén registrados.

Si aún no estás registrado haz clic en el enlace Registro del menú superior. Si ya estás registrado, haz LOGIN aquí.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.