Portada- inscripción rúnica descubierta en una de las copias de los cuernos de oro de Gallehus expuesta en el Museo Moesgaard.jpg

Futhark: El Misterioso y Antiguo Alfabeto Rúnico del Norte de Europa

(Leer articulo en una sola página)

La palabra runa procede del antiguo nórdico rún que significa misterio o secreto. Se sabe poco sobre los orígenes del alfabeto rúnico, y nadie sabe exactamente quién lo inventó, cuándo o dónde.

Las runas son caracteres del más antiguo alfabeto escrito empleado por los pueblos germánicos de Europa, llamado Futhark. El alfabeto rúnico era utilizado por la mayor parte de pueblos de lengua germánica, pero principalmente en los países nórdicos. Se han hallado inscripciones por todo el norte de Europa desde los Balcanes hasta Alemania, Escandinavia, las islas Británicas e Islandia, y estuvieron en uso desde el 100 d. C. hasta el 1600. Se han encontrado inscripciones rúnicas incluso en Norteamérica, apoyando las afirmaciones de que los vikingos llegaron a América mucho antes que Colón. En la actualidad el inglés y otras lenguas del norte de Europa se escriben utilizando el alfabeto latino, pero solían estar escritos en runestaves (“báculos de runas.”)

La inscripción rúnica más antigua conocida data del 160 d. C. y fue descubierta en el Peine de Vimose, leyéndose en ella simplemente “HARJA”.

Peine de asta de venado de entre el 150 d. C. y el 200 d. C. descubierto en Vimose-en Antiguo Futhark, se lee “Harja”-un nombre masculino

Peine de asta de venado de entre el 150 d. C. y el 200 d. C. descubierto en Vimose en la isla de Funen, Dinamarca. En la inscripción, en Antiguo Futhark, se lee “Harja”, un nombre masculino. Esta es la inscripción rúnica más antigua conocida. El peine está expuesto en el Museo Nacional de Dinamarca. Wikimedia Commons

Se han descubierto más de 4000 inscripciones rúnicas y diversos manuscritos rúnicos, procediendo aproximadamente 2500 de ellos de Suecia. Muchas datan de los siglos IX al XI, la era de los vikingos. Pueden encontrarse textos rúnicos sobre diferentes superficies duras como roca, madera y metal. Los caracteres también aparecen marcados en monedas, joyas, monumentos y placas de piedra.

Esta inscripción rúnica ha sido grabada en hueso. Descubierta en Suecia. Wikimedia Commons

Esta inscripción rúnica ha sido grabada en hueso. Descubierta en Suecia. Wikimedia Commons

El alfabeto rúnico es conocido por el nombre de Futhark por las seis primeras runas, que se identifican con los fonemas f, u, th, a, r y k. Consta de 24 letras, 18 consonantes y 6 vocales, y era un sistema de escritura en el que cada carácter se correspondía con un determinado sonido. Las runas podían escribirse en ambas direcciones y también se podían invertir o escribir cabeza abajo. La grafía de las runas más antiguas constaba casi exclusivamente de líneas rectas, aisladas o en combinaciones de dos o más trazos. Las runas más tardías adoptaron formas más complejas y algunas incluso se asemejan a las letras modernas del alfabeto latino actual.

Los orígenes del Futhark

A causa de su semejanza con la escritura mediterránea, se piensa que el Futhark fue adaptado del alfabeto griego o del etrusco y que su origen arranca desde más allá de la prehistoria del norte de Europa. Las inscripciones en Futhark más antiguas no presentan una dirección fija de escritura., en su lugar se leían tanto de izquierda a derecha como de derecha a izquierda, que es un rasgo típico del alfabeto griego muy arcaico o del etrusco antes del sigo III a. C. Una teoría es que el alfabeto rúnico fue desarrollado por los Godos, un pueblo germánico. Dos inscripciones, la de Negau y la de Maria Saalerberg, escritas con caracteres etruscos en un lenguaje germánico y que datan de los siglos II a. C. y I a. C., dan crédito a la teoría del orígen etrusco.

Cippus Perusinus, una estela de piedra con texto runico etrusco
Muestra de texto etrusco grabado en el Cippus Perusinus, una estela de piedra descubierta en la colina de San Marco, Italia, en 1822. Siglos III a. C. – II a. C. Wikimedia Commons

Antiguo Futhark – la escritura rúnica más antigua

Se piensa que el Antiguo Futhark es la versión más antigua del alfabeto rúnico, y era empleada en Europa allá donde habitaban pueblos germánicos, incluida Escandinavia. Constaba de 24 letras, y fue utilizado en su mayor parte antes del siglo IX d. C. Este era el lenguaje ancestral de los ingleses, holandeses, alemanes, daneses, noruegos, suecos e islandeses. Al ir variando los lenguajes y adoptarlo más pueblos germánicos, el Futhark cambió para adaptarse a los nuevos lenguajes en los que había acabado escribiendo. Un antiguo derivado del Futhark conocido como runas góticas fue empleado por los godos, y se utilizó hasta el 500 d. C., época en la que fue reemplazado por el alfabeto gótico basado en el griego. El antiguo Futhark se utilizó hasta el 550 d. C. en las regiones costeras del mar Báltico y del mar del Norte para escribir en el idioma denominado por Antonson como “Germánico Noroccidental”. De manera diferente a como ocurrió con otros tipos de runas, la capacidad de leer el antiguo Futhark se fue perdiendo con el paso del tiempo hasta que fue redescubierto y descifrado en 1865 por el noruego Sophus Bugge.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article