Portada-Stonehenge-Gales.jpg

Nueva teoría: Stonehenge fue construido primero en Gales y reconstruido 500 años más tarde en Inglaterra

Los arqueólogos han descubierto los huecos exactos en los que los bloques de piedra caliza de Stonehenge tuvieron su origen en un afloramiento rocoso de Gales, revelando que fueron extraídos 500 años antes de pasar a formar parte del famoso círculo megalítico que aún sigue en pie a día de hoy en Wiltshire, Inglaterra. Este revolucionario descubrimiento sugiere que el antiguo monumento fue erigido en un principio en Gales y más tarde desmontado, transportado y reconstruido a unas 140 millas de distancia en Salisbury Plain.

The Guardian informa de que el hallazgo se ha realizado en el transcurso de un proyecto llevado a cabo por el University College de Londres, en cooperación con las universidades de Manchester, Bournemouth y Southampton entre otras, para investigar las canteras de las colinas de Preseli situadas en Pembrokeshire, Gales.

Se sabe desde hace tiempo que los bloques de piedra caliza denominados en inglés bluestones, término empleado en sentido amplio para referirse a todas las piedras ‘foráneas’ de Stonehenge que no proceden de Salisbury Plain, tienen su origen en el sudoeste de Gales. Su nombre real es dolerita moteada, una roca ígnea que parece de color azulado al romperse y presenta una superficie salpicada de pequeños granos de feldespato y otros minerales que formaban parte de la matriz de roca fundida cuando se formaron estos materiales hace muchos millones de años. Hace ya casi un siglo, en 1923, el eminente petrógrafo Herbert Thomas, fue capaz de identificar que su origen eran las colinas de Preseli de Gales .

Los arqueólogos han sido capaces recientemente de identificar una serie de huecos en ciertos afloramientos rocosos que coinciden exactamente con la talla, la forma y la consistencia de los bloques de piedra caliza de Stonehenge. Estos huecos se encuentran en Carn Goedog y Craig Rhos-y-felin, al norte de las colinas de Preseli.

Bluestones-en-Carn-Menyn-Gales.jpg

‘Bluestones’ de Carn Menyn, Gales. Los bloques de piedra caliza de Stonehenge son de este mismo material ( Public Domain )

Se han datado mediante carbono-14 los huecos presentes en la cantera, utilizando desde restos de cáscaras de nuez hasta el carbón de las fogatas que encendían los canteros: 3400 a. C. en el caso de Craig Rhos-y-felin y 3200 a. C. en Carn Goedeg. No obstante, estos bloques de piedra caliza (bluestones) no fueron erigidos en Stonehenge hasta el 2900 a. C., lo que plantea la pregunta de por qué fueron extraídos de la cantera siglos antes de ser utilizados en el famoso monumento de piedra de Wiltshire (Inglaterra).

“Aquellos hombres del Neolítico podrían haber tardado cerca de 500 años en arrastrar estos bloques de piedra hasta Stonehenge, aunque bajo mi punto de vista resulta bastante improbable,” ha declarado a The Guardian el profesor Mike Parker Pearson, director del proyecto. “Parece más probable que las piedras fuesen utilizadas en un principio en un monumento situado en algún lugar cercano a las canteras, y que los bloques fueran más tarde desmontados y arrastrados hasta Wiltshire.”

Una de las hipótesis es que la datación actual de Stonehenge esté equivocada y sea realmente mucho más antiguo. No obstante, el profesor Pearson cree que “es más probable que estuvieran construyendo su propio monumento [en Gales], que en algún lugar cercano a las canteras se levantara el ‘primer Stonehenge’ y que lo que podemos contemplar en la actualidad en Stonehenge sea un monumento posterior.” [en declaraciones a The Guardian ]

Dibujo de Stonehenge en el que se recrea la que podría haber sido su apariencia en torno al 1000 a. C. (Alan Sorrell)

Dibujo de Stonehenge en el que se recrea la que podría haber sido su apariencia en torno al 1000 a. C. (Alan Sorrell)

Ha habido mucho debate arqueológico acerca de cómo llegaron estos bloques de piedra caliza hasta Stonehenge: si fue a base de esfuerzo muscular humano, si se transportaron las piedras (cada una de las cuales pesa varias toneladas) flotando sobre agua para arrastrarlas más facilmente por el suelo o si fueron depositadas en Salisbury Plain de manera natural por la acción de los glaciares. Aunque un pequeño número de arqueólogos aún se aferra a esta última teoría, la mayoría cree ahora que los bloques de piedra caliza fueron transportados por la acción del ser humano, ya que el movimiento de los glaciares de la región no podría confirmar que su transporte típicamente errático hiciera llegar a estos bloques de piedra hasta su destino de la forma requerida. Este último descubrimiento ciertamente sugiere que las piedras fueron transportadas intencionadamente por la acción del ser humano hasta Inglaterra.

Monumento megalítico de Stonehenge, Wiltshire, Inglaterra. 2014. Fotografía: Diego Delso Wikimedia Commons, License CC-BY-SA 3.0

Monumento megalítico de Stonehenge, Wiltshire, Inglaterra. 2014. Fotografía: Diego Delso Wikimedia Commons, License  CC-BY-SA 3.0

Según el diario The Guardian , el equipo de investigación llevará a cabo ahora estudios geofísicos, excavaciones de sondeo y análisis de fotografías aéreas del terreno comprendido entre las dos canteras de Gales a fin de identificar la zona en la que el ‘primer’ círculo megalítico similar al de Stonehenge pudo haber sido construido. Los investigadores apuntan a que ya podría haberse encontrado una posible localización, añadiendo que podría estar por llegar un gran descubrimiento para el año 2016.

Imagen de portada: El famoso monumento de Stonehenge situado en Wiltshire, Inglaterra. Fotografía: Howard Ignatius/ Flickr

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article