Portada - El broche descubierto en el aeródromo de Værløse fue inscrito con runas nórdicas y el antiguo símbolo solar de la esvástica, que los Nazis utilizaron para difundir su terrible ideología. Fuente: Museo Nacional de Dinamarca

Broche hallado en Dinamarca nos habla de cómo los nazis abusaron de las antiguas runas nórdicas para difundir su siniestra ideología

Durante la Segunda Guerra Mundial, un broche inscrito con antiguas runas nórdicas fue descubierto en unos campos del aeródromo de Værløse en Dinamarca, contando una siniestra historia de los esfuerzos de los nazis por abusar de las antiguas escrituras rúnicas para llevar a cabo su oscura agenda.

En 1944, un ciudadano danés informaba al Museo Nacional de Dinamarca de que habían sido descubiertos “un esqueleto y varias piezas de joyería un metro por debajo del nivel del suelo” durante unas obras de construcción realizadas en el aeródromo, según un informe recientemente publicado en Science Nordic . El inspector del museo en aquel momento, C.L. Vebæk, “luchó con las autoridades alemanas” para poder acceder al lugar, y cuando finalmente se le permitió, “encontró restos óseos y objetos antiguos esparcidos al azar en la escena, incluyendo un broche del tipo que los arqueólogos llaman fíbula roseta.”

Una de las caras del broche presenta el nombre rúnico ‘Alugod’ junto con la ‘temida’ esvástica , en su época un antiguo y emblemático símbolo utilizado en toda Europa y corrompido por los nazis en la década de 1930 como icono por excelencia del Tercer Reich. Este símbolo en particular se volvió tan despreciado durante la Segunda Guerra Mundial que, cuando el Museo Nacional de Dinamarca informó del descubrimiento del broche en los periódicos daneses en marzo de 1945, consiguió “eliminar hábilmente” la esvástica de las fotos, y ninguno de los medios de comunicación que informó del hallazgo lo mencionaron, según leemos en el artículo de Science Nordic.

Los periódicos daneses “eliminaron hábilmente” la esvástica del broche de Værløse cuando informaron por primera vez del hallazgo en marzo de 1945. (Imagen: Museo Nacional de Dinamarca)

Los periódicos daneses “eliminaron hábilmente” la esvástica del broche de Værløse cuando informaron por primera vez del hallazgo en marzo de 1945. (Imagen: Museo Nacional de Dinamarca )

Esta flagrante censura del broche de Værløse era una reacción natural a la venenosa ideología nazi, que afirmaba que la raza germánica era de una naturaleza superior con raíces en las antiguas civilizaciones nórdicas, de cuya propia ‘cultura’ se creía que habría nacido. Y con el nacimiento de esta cultura habría aparecido la primera lengua con su forma escrita, el alfabeto rúnico. Contrariamente a esta afirmación, los historiadores siempre han sabido que el alfabeto rúnico nórdico conocido como futhark , llamado así por sus seis primeras letras ( f, u, th, a, r, k) tiene su origen en el Mediterráneo.

Este hecho histórico planteaba un cierto problema a los nazis fuertemente ideologizados, quienes realmente ‘necesitaban’ que las runas germánicas fuesen el primer alfabeto conocido; su solución fue una completa reescritura de la historia en la que el futhark se convertía en el primer alfabeto rúnico del que todos los demás descendían, versiones mediterráneas incluidas.

La historia reconstruida

Los intelectuales nazis proyectaron su retorcida ideología sobre las antiguas runas, transformándolas de caracteres estáticos para construir frases en símbolos con un profundo contenido y significado esotérico: en el artículo de Science Nordic podemos leer que los Nazis creían que el significado de las runas “permanecía oculto en el alma de los pueblos germánicos.”

En 1929, las SS (Schutzstaffel) de Hitler adaptaron los significados de las antiguas runas nórdicas. Por ejemplo, la runa del sol, , fue rebautizada como ‘Siegrune’, que significa “runa de la victoria”, y la conocida como runa O, con el significado de herencia, se convirtió en el símbolo de las SS para el concepto de ‘Blut und Boden’ (sangre y tierra). La runa T representaba “la guerra y la lucha” por ser la inicial de Tyr, antiguo dios de la guerra, y la runa R se convirtió en símbolo de vida o muerte dependiendo de la dirección de sus líneas diagonales.

Hoy en día, todos los símbolos que eran utilizados por los nazis están prohibidos por ley en la constitución alemana, pero en Dinamarca las runas se han convertido en una parte importante de la identidad nacional y la cultura del país, ayudando a su pueblo a mantener un sentido de identidad y comunidad nacional. Y, aunque le pueda parecer sorprendente, las runas nazis no sólo aparecen ilustradas en los objetos y la arquitectura de las naciones escandinavas y germánicas. Por ejemplo, hace sólo tres meses filmé una rara esvástica grabada sobre el dintel de piedra de la ventana de un antiguo castillo nórdico ubicado en Caithness, en la costa nordeste de Escocia. Aquí puede ver un breve vídeo de Facebook en mi página acerca de este curioso símbolo nazi ‘fuera de lugar’.

El autor del artículo señala una esvástica grabada sobre un dintel de piedra en el castillo de Old Wick ubicado en Caithness, Escocia. 18 de julio del 2018. (Imagen: Cortesía de Ashley Cowie)

El autor del artículo señala una esvástica grabada sobre un dintel de piedra en el castillo de Old Wick ubicado en Caithness, Escocia. 18 de julio del 2018. (Imagen: Cortesía de Ashley Cowie)

According to Wick historian Harry Gray in his 2007 book Tale of Two Streets: Story of Wick Town Centre in the Mid-19th Century, this swastika was carved above the window by a captured Nazi POW working on the surrounding farm fields around 1944. What is more, according to an August Twitter post by David Graham Scot, the brilliantly original and controversial Scottish documentary maker and senior reporter at the Caithness Courier and John O'Groat Journal:

Según escribe el historiador  Harry Gray, natural de Wick, en su libro del 2007 Tale of Two Streets: Story of Wick Town Centre in the Mid-19th Century (“La historia de dos calles: el centro urbano de Wick a mediados del siglo XIX”), esta esvástica fue grabada en el dintel por un prisionero de guerra nazi capturado que trabajaba en los campos de cultivo circundantes allá por el año 1944. Es más, según un mensaje de Twitter publicado el pasado mes de agosto por David Graham Scott, el brillantemente original y polémico documentalista escocés y veterano periodista del Caithness Courier y el John O’Groat Journal:

“El castillo de Old Wick es uno de los más antiguos de Escocia... Los números romanos [junto a la esvástica] se leen MCMXLVI, es decir 1946, y había un HEIL HITLER a la derecha de la esvástica que ahora ya ha desaparecido.”

Fotografía de David Graham Scott publicada en Twitter el 3 de agosto del 2018. (Aportada por el autor)

Fotografía de David Graham Scott publicada en Twitter el 3 de agosto del 2018. (Aportada por el autor)

Esta solitaria esvástica nos dice que, cuando los nazis alemanes eran retenidos como prisioneros en ubicaciones remotas, como el norte de las Highlands escocesas, continuaban proyectando su corrupta ideología grabando antiguas runas nórdicas sobre edificios históricos. En lo tocante a las runas del broche danés, el artista no tenía duda de que estaba creando un objeto que simbolizaría el supuesto antiguo origen nórdico del pueblo germánico. Sin embargo, me pregunto si el prisionero de guerra nazi de Escocia sabía que el montón de piedras sobre el que grabó su esvástica, el castillo de Old Wick, fue construido en el siglo XII por Harald Maddadson, conde de Orkney y magnate del rey de Noruega, quien dominaba Caithness y Sutherland por aquel entonces.

Tanto si lo sabía como si no, aquel nazi estaba grabando una antigua runa nórdica en un antiguo castillo nórdico en un acto de ironía universal. Por esta razón, la esvástica ha sido de hecho poco efectiva a la hora de difundir las ideologías nazis, ya que la mayoría de los historiadores posteriores a la Segunda Guerra Mundial han interpretado incorrectamente que este símbolo había sido tallado en el siglo X por un rey nórdico que construyó esta torre costera como atalaya para defender su imperio. Este símbolo nazi quedó así disimulado por su entorno y neutralizado de forma efectiva.

Imagen de portada: El broche descubierto en el aeródromo de Værløse fue inscrito con runas nórdicas y el antiguo símbolo solar de la esvástica, que los Nazis utilizaron para difundir su terrible ideología. Fuente: Museo Nacional de Dinamarca

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article