ancient-hominids-reconstruction-1.jpg

Las Caras de Antiguos Homínidos Traídos a la Vida con Notable Detalle

(Leer articulo en una sola página)

ancient-hominids-reconstruction-5.jpg

"Cráneo Negro" - Paranthropus aethiopicus - Reconstrucción Facial

Paranthropus aethiopicus es una especie de homínido que se cree que vivió hace entre 2,7 y 2,5 millones de años. Se sabe muy poco acerca de ella porque se han encontrado muy pocos restos. El individuo representado ha sido reconstruido a partir del cráneo de un adulto de sexo masculino que se encontró en la orilla oeste del lago Turkana, Kenia, en 1985. Se hizo conocido como "Cráneo Negro" [“Black Skull" en inglés, n.d.t.] debido a la coloración oscura del hueso causada por altos niveles de manganeso. Cráneo Negro tenía una capacidad craneal de 410 cc, y la forma de su boca indica que tenía una mordida fuerte y podía masticar plantas.

ancient-hominids-reconstruction-5.jpg

"Zinj" - Paranthropus boisei - Reconstrucción Facial

"Zinj" es el nombre dado a un cráneo de 1,8 millones de años de la especie Paranthropus boisei encontradas en 1959 en la Garganta de Olduvai en Tanzania. El nombre fue dado después de la clasificación original de la especie, Zinjanthropus boisei , y Zinj fue el primero al ser encontrado que pertenece a este grupo. Paranthropus boisei vivió en África oriental desde hace aproximadamente 2,3 a 1,2 millones años. Ellos tenían un volumen cerebral de aproximadamente 500 a 550 cc y habrían comido semillas, plantas y raíces, excavadas utilizando palos de huesos. Debido a la fuerte mandíbula que se ha utilizado también para el craqueo de nueces, Zinj se conoce también como la “El Hombre cascanueces” [en inglés “nutcracker Man”, n.d.t.].

ancient-hominids-reconstruction-5.jpg

Homo rudolfensis - Reconstrucción Facial

Este modelo es de un varón adulto de la especie Homo rudolfensis , reconstruido a partir de fragmentos de hueso de 1,8 millones de años de edad, que se encontraron en Koobi Fora, Kenia, en 1972. Él utilizó herramientas de piedra y comió carne y plantas. Homo rudolfensis ha vivido 1,9-1,7 millones de años atrás y tenía una capacidad craneal mayor que sus contemporáneos, que van desde 530 a 750 cc. Tenía rasgos distintivos, incluyendo una cara plana, más amplia y dientes post-caninos más amplios, con más coronas y raíces complejas.

ancient-hominids-reconstruction-8.jpg

"Niño de Turkana" - Homo ergaster - Reconstrucción Facial

Encontrar  el “Niño Turkana” [en inglés “Turkana boy”, n.d.t.] fue uno de los descubrimientos más espectaculares de la paleoantropología. Su reconstrucción vino del esqueleto casi perfectamente conservado encontrado en 1984 en Nariokotome, cerca del lago Turkana en Kenia. Es el esqueleto humano temprano más completo jamás encontrado. Se cree que el Niño de Turkana ha estado en varios lugares entre 7 y 15 años de edad, y vivió hace 1.600.000 años. Según la investigación, murió al lado de un delta de un río poco profundo, donde fue cubierto por sedimentos aluviales. Homo ergaster vivió hace entre 1,8 y 1,3 millones de años y tenía una capacidad craneal de 700 a 900 cc. Se han encontrado restos en Tanzania, Etiopía, Kenia y Sudáfrica.

ancient-hominids-reconstruction-8.jpg

"Miguelón" - Homo heidelbergensis - Reconstrucción Facial

“Miguelón” es el nombre dado a los restos de un hombre adulto perteneciente al grupo de Homo heidelbergensis , descubierto en Sima de los Huesos ("el pozo de los huesos"), España, en 1993. Más de 5.500 fósiles humanos de esta especie, que se considera como el antepasado directo de los neandertales, se han encontrado en este lugar. Miguelón, que es el apodo de "Atapuerca 5", es el cráneo más completo de un Homo heidelbergensis que se ha encontrado. Miguelón era un hombre de treinta años de edad, quien murió alrededor de hace 400.000 años. Su cráneo mostró evidencia de 13 impactos separados y murió de septicemia resultante de dientes rotos - un diente se había roto por la mitad por un fuerte golpe, por lo que la carne había sido expuesta y dado lugar a un proceso infeccioso, que se prolongó hasta casi el hueso orbital. El modelo, que se muestra aquí, no incluye la deformidad. Homo heidelbergensis vivió hace entre 1,3 millones y 200.000 años. Su volumen craneal de 1100 a 1400 cc, superpone el promedio 1.350 cc de los humanos modernos. Los fósiles de esta especie se han encontrado en España, Italia, Francia y Grecia.

ancient-hominids-reconstruction-8.jpg

"El viejo de La Chapelle" - Homo neanderthalensis - Reconstrucción Facial

El "viejo de La Chapelle" fue recreado con el cráneo y la mandíbula de un varón Homo neanderthalensis encontrado enterrado en el lecho de piedra caliza de una pequeña cueva, cerca de La Chapelle-aux-Saints, Francia, en 1908. Vivió hace 56.000 años y fue el primer esqueleto relativamente completo de un neandertal encontrado. Los científicos estiman que era relativamente mayor en el momento de su muerte, como el hueso se había vuelto a crecer a lo largo de las encías donde había perdido varios dientes, tal vez décadas antes. Carecía de tantos dientes, de hecho, que sería posible que necesitaría preparar sus alimentos antes de poderlos comer. El esqueleto de este hombre mayor indica que también sufrió de una serie de afecciones, incluyendo la artritis, y tenía numerosos huesos rotos.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article