Portada - Exposición en el Museo de Arte Chazen, Universidad de Wisconsin-Madison, Madison, Wisconsin, Estados Unidos. Fuente: Dominio público

El épico viaje de San Brandán: ¿Fue este santo irlandés el primer europeo en llegar al Nuevo Mundo?

(Leer articulo en una sola página)

San Brandán (también conocido por sus diversos epítetos como ‘el Navegante’, ‘el Viajero’, ‘el Anacoreta’ y ‘el Osado’) fue un santo irlandés que vivió entre los siglos V y V d. C., famoso por su legendario viaje en busca de la ‘Isla del Paraíso’ o la ‘Tierra Prometida a los Santos’.

Parte de la más antigua tradición monástica irlandesa, San Brandán viajó por el noroeste de Europa para predicar la fe cristiana y fundar monasterios. Aunque no existe ninguna prueba histórica en el presente que confirme su famoso viaje, las fantásticas aventuras del santo fueron recopiladas en una obra literaria conocida como la ‘Navigatio Sancti Brendani Abbatis’ (‘La travesía del abad San Brandán’).

Grabado en madera con la escena de la ‘Navigatio Sancti Brendani Abbatis’ en la que el santo celebra una misa sobre el cuerpo de un monstruo marino. (Dominio público)

Grabado en madera con la escena de la ‘Navigatio Sancti Brendani Abbatis’ en la que el santo celebra una misa sobre el cuerpo de un monstruo marino. ( Dominio público )

San Brandán es ordenado sacerdote

Está documentado que San Brandán nació en el año 484 d. C. en Ciarraighe Luachra, cerca de Tralee, una ciudad portuaria situada en el condado de Kerry del suroeste de Irlanda, condado que forma parte de la provincia de Munster. Las crónicas también indican que el futuro santo fue bautizado por San Erco, otro santo irlandés, en Tubrid, cerca de Ardfert. Después de pasar un año con sus padres, el pequeño Brendan, aún un niño, fue enviado a la casa de un jefe local, Airde mac Fidaigh, situada en Cathair Airde, Listrim, unos 5 kilómetros (3,11 millas) al este de su hogar. Pasados cinco años, San Brendán fue devuelto a su familia y continuó sus estudios bajo la tutela de San Erco. En el año 510, el santo fue ordenado sacerdote por su maestro (otra fuente cita el 512 d. C. como el año en el que fue ordenado el santo).

En los años siguientes, San Brandán viajó por las islas británicas, difundiendo el cristianismo y fundando comunidades monásticas. Entre los monasterios que fundó se cuentan el de Clonfert, el más grande y celebrado del Condado de Galway, el de Inis-da-druim (hoy en día Coney Island), en el Condado de Clare, y el de Shanakeel (conocido también como Baalynevinoorach), situado a los pies de la Brandon Hill, una colina del condado de Kerry. Además, San Brandán es también recordado como viajero gracias al relato de su fantástico viaje en busca de la Isla del Paraíso.

Escultura de San Brandán, The Square Bantry, Condado de Cork. (Dominio público)

Escultura de San Brandán, The Square Bantry, Condado de Cork. ( Dominio público )

El encuentro de San Brandán con un monstruo marino

Encontramos el relato del viaje de San Brandán a la Isla del Paraíso en un texto conocido como la ‘Navigatio Sancti Brendani Abbatis’ , escrito en torno al siglo IX. Existen versiones diversas de esta narración, lo que ha dado lugar a algunas diferencias en los detalles de la historia. Por ejemplo, San Brandán no habría emprendido el viaje solo según el relato, sino acompañado por un grupo de sus hermanos monjes. El número de sus compañeros, sin embargo, varía según las fuentes, oscilando entre tan sólo 14 y tantos como 60. En cualquier caso, el viaje de los monjes se prolongó durante siete años, un tiempo a lo largo del cual vivieron toda una serie de increíbles aventuras.

Una de ellas, por ejemplo, es el encuentro de los monjes con el monstruo marino Jasconio. Este relato sería sin duda la aventura más profusamente ilustrada de San Brandán. En la narración, los monjes confunden el monstruo con una isla, debido a su inmenso tamaño, y desembarcan sobre su lomo. Sólo se dan cuenta de que su isla es en realidad una criatura viviente cuando encienden sus fogatas, ya que al hacerlo despiertan al monstruo marino. En otra versión de la historia, los monjes se encuentran con un monstruo marino que pretende devorarlos. El santo ora entonces a Dios rogando que les salve, y otro monstruo marino emerge de las profundidades para dar muerte al primer monstruo.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article