Portada - Amaterasu, diosa principal de Japón. Fuente: Dragons Fairies Elves & the Unseen

La diosa solar Amaterasu: antepasada divina de la familia imperial japonesa

(Leer articulo en una sola página)

Amaterasu es una importante diosa de la religión Shinto. Aunque es considerada principalmente una diosa del sol, también se cree que era la reina del Takama No Hara (la Alta Llanura del Cielo), que es el Reino de los kami o espíritus. Esta diosa también ha sido identificada como el antepasado clave de todos los emperadores del Japón.

La monarquía japonesa es considerada la monarquía hereditaria más antigua del mundo que ha reinado ininterrumpidamente, con sus raíces que extendiéndose en el tiempo hasta el siglo VII a. C. Como muchas otras antiguas monarquías, los emperadores de Japón hacían remontar su ascendencia a una fuente divina, aunque podría decirse que existen ciertas diferencias entre la divinidad del emperador japonés y las de otros reyes que también proclamaban su divinidad.

Según la religión sintoísta, Amaterasu era la hija de Izanagi y Izanami, dos deidades primordiales consideradas responsables de la creación de las islas de Japón. Amaterasu nació cuando su padre, Izanagi, escapó del inframundo tras su fallido intento de rescatar a su difunta esposa. En el río Woto, Izanagi realizó un ritual de purificación para limpiarse. Mientras el dios estaba lavando su ojo izquierdo, nació Amaterasu.

Kobayashi Eitaku, Izanagi e Izanami, c. 1885. (Dominio público)

Kobayashi Eitaku, Izanagi e Izanami, c. 1885. ( Dominio público )

Amaterasu se retira al interior de una cueva

Existen varios mitos acerca de Amaterasu, el más famoso de los cuales es sin duda uno en el que la propia diosa se había recluido en una cueva tras un conflicto con su hermano menor Susanoo, dios del mar y las tormentas. Este último estaba provocando el caos en la tierra destruyendo arrozales, arrancando árboles e incluso demoliendo edificios sagrados. La paciencia de Amaterasu colmó su límite cuando su hermano abrió un agujero rompiendo el techo de la sala en la que la diosa estaba sentada, viendo cómo los demás dioses tejían los ropajes celestiales, y arrojó a su interior el cuerpo de un enorme caballo desollado. Muchos de los que estaban tejiendo sufrieron heridas, y algunos de ellos incluso murieron.

Representación moderna de Amaterasu. (Dragons Fairies Elves & the Unseen)

Representación moderna de Amaterasu. ( Dragons Fairies Elves & the Unseen )

Como resultado de este acto, Amaterasu decidió refugiarse a una cueva situada en el centro de la tierra y conocida como Ama-no-Iwato (“La Cueva de la Roca”). La diosa se negaba a salir, sumiendo así al mundo en una total oscuridad. Las demás deidades (800 en total) suplicaron a la diosa del sol que saliera de la cueva, sin resultado alguno. Finalmente lo consiguieron mediante un engaño, al hacer creer a la diosa que habían encontrado a alguien (o algo) que podría tomar su puesto para traer la luz al mundo. Como Amaterasu abrió la puerta de la cueva un poco para ver qué estaba pasando, la agarraron, la sacaron fuera y le impidieron volver a entrar en la cueva.

Amaterasu sale de la cueva. (Dominio público)

Amaterasu sale de la cueva. ( Dominio público )

La descendencia de Amaterasu

Amaterasu tuvo un nieto con el nombre de Ninigi-no-Mikoto, quien se convertiría en rey del mundo terrenal como su padre, Ama-no-Oshiho-mimi, pero que se negaba a asumir ese papel cuando le fue ofrecido por su madre. Amaterasu dio a su nieto tres objetos mágicos para ayudarle en su tarea. Estos regalos fueron Yasakani, una joya o perlas, Yata, un espejo y Kusanagi, una espada; estos elementos acabarían siendo conocidos como patrimonio imperial de los emperadores de Japón.

Fue el bisnieto de Ninigi, Jimmu, quien se convertiría en el primer emperador de Japón en el año 660 a. C. En otras palabras, los emperadores de Japón harían remontar su ascendencia hasta la mismísima diosa Amaterasu. A lo largo de la historia de Japón, los emperadores han sido considerados divinos. Sin embargo, esto no significaba que el emperador fuera un ser sobrenatural. En cambio, significaba que él era responsable de llevar a cabo ciertos ritos para garantizar que el kami protegería a Japón y conservaría su prosperidad. Por otra parte, el emperador ha tenido poco poder político durante la mayor parte de la historia japonesa, hasta la Restauración Meiji.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article