Portada - Corredor occidental del monumento megalítico de Knowth con un ortostato decorado a la izquierda. Condado de Meath, Irlanda. Fuente: Dept. Environment, Heritage & Local Government

Guardianes de antiguas tumbas y hogar de dioses: los sorprendentes megalitos de Knowth en Irlanda

(Leer articulo en una sola página)

Las verdes colinas de la campiña irlandesa tienen más historia de lo que parece a simple vista. En ellas, la leyenda se combina con el folklore y el folklore se transforma en historia. Knowth, situada no muy lejos de Dublín, forma parte de un complejo pre-cristiano más amplio llamado Brú na Bóinne, dentro del cual se suman a Knowth los monumentos hermanos de Newgrange y Dowth. Desde su mítica fundación hasta los misteriosos constructores mortales de sus tumbas de corredor megalíticas, Knowth ha resistido las pruebas del tiempo y del derramamiento de sangre tan valientemente como Tara, la colina de la antigua y medieval soberanía de Irlanda. Knowth rivaliza con Tara por lo tanto, no sólo como baluarte del poder irlandés, sino también como guardián de las tumbas megalíticas mejor conservadas de la región.

Las tumbas megalíticas de Knowth

Las tumbas de corredor megalíticas de Knowth (y las de los cercanos monumentos de Dowth y Newgrange) fueron hechas por el hombre, creadas utilizando grandes piedras megalíticas. Las evidencias sugieren que estas estructuras fueron erigidas intencionadamente para entierros pre-cristianos y propósitos rituales. Alrededor de 2.000 años más tarde, después de una larga etapa sin actividad, parece que el lugar fue utilizado para albergar un conjunto de selectas tumbas en cista de la Edad del Hierro —de este modo el carácter sagrado de Knowth era recordado y corroborado, o tal vez continuó inadvertidamente tras un lapso de dos milenios.

Vista panorámica de Knowth. (Günter Claßen/CC BY SA 3.0)

Vista panorámica de Knowth. (Günter Claßen/CC BY SA 3.0)

Los detalles en relación con la estructura de las tumbas son descritos de forma inmejorable en la propia web del Patrimonio Mundial de Irlanda:

“[Knowth] cubre aproximadamente media hectárea (unos 1,5 acres) y mide 95 metros en su punto más ancho. Alrededor de las entradas a las tumbas hay conjuntos de piedras poco habituales, como cuarzo, granito y piedras grabadas. Tumbas más pequeñas, algunas de las cuales están conectadas a la tumba de mayor tamaño, se agrupan en torno al gran túmulo.”

Vista aérea de Knowth. (Dept. Environment, Heritage & Local Government)

Vista aérea de Knowth. (Dept. Environment, Heritage & Local Government)

Knowth abarca dos tumbas megalíticas, conocidas por los arqueólogos modernos simplemente como las tumbas este y oeste. Las tumbas megalíticas son precisamente lo que expresan estas dos palabras: una gran cámara que se abre al final de un corredor largo y a veces curvado. La cámara en sí misma no sólo es lo suficientemente amplia como para acoger a más de un visitante, sino que también tiene la altura suficiente como para que estos visitantes permanezcan de pie. Techos en colmena formados por ménsulas habilitan un espacio extra para los visitantes, probablemente con el propósito original de que todo rito religioso se realizara en el interior de los túmulos.

Corredor del este en el interior del monumento megalítico de Knowth, Condado de Meath, Irlanda. (Przemysław Sakrajda/CC BY SA 3.0)

Corredor del este en el interior del monumento megalítico de Knowth, Condado de Meath, Irlanda. (Przemysław Sakrajda/CC BY SA 3.0)

Los habitantes míticos de Knowth

Los túmulos eran lugares sagrados en numerosas culturas antiguas, particularmente los ubicados en las islas británicas, y se cree que fue de estas tradiciones religiosas de las que surgió la creencia medieval en los túmulos de hadas. Mitológicamente, Knowth tuvo un papel destacado durante largo tiempo en las tradiciones pre-cristianas. El folclore irlandés narra la historia de Oengus o Aengus (“Angus”), hijo de Dagda y por tanto uno de los Tuatha Dé Danann, quien solicitó la zona de Brú na Bóinne (que incluía Newgrange, Dowth y Knowth) como su morada personal.

Cuenta la leyenda que Oengus se enamoró de una princesa mortal llamada Caer Ibormeith (que se transformaba en cisne una vez al año a causa de una maldición) a quien veía en sus sueños, por lo que se aventuró lejos de Brú na Bóinne para encontrarla. Después de localizarla con éxito entre numerosos cisnes, Oengus y Caer vivieron el resto de sus días felizmente casados en Brú na Bóinne.

Pintura de la época victoriana en la que aparece Áengus mac Óg, representado aquí con alas de cisne. (Dominio público)

Pintura de la época victoriana en la que aparece Áengus mac Óg, representado aquí con alas de cisne. (Dominio público)

Arte y arqueología de Knowth

Las evidencias arqueológicas revelan que las tumbas megalíticas muy probablemente eran lugares donde se celebraban rituales religiosos; sin embargo si esos rituales incluían solamente entierros o también otras prácticas es algo que aún se discute. Se han encontrado pocas evidencias que sugieran que el interior o el entorno del túmulo estuviesen habitados en el Neolítico; sin embargo los hallazgos de ofrendas votivas tanto dentro como fuera de la estructura megalítica indican la probabilidad de la asistencia de visitantes al lugar por razones religiosas. Los arqueólogos han postulado que, a juzgar por los corredores construidos en el interior del túmulo, —y estructuras similares vistas en Tara, por ejemplo— probablemente hubiese una razón astronómica para los métodos utilizados y la construcción de las estructuras megalíticas. La procesión de actividades rituales en, alrededor, o a través de Knowth, probablemente estuviese relacionada con el movimiento del sol de este a oeste y los dioses correspondientes.

Artísticamente, Knowth alberga una gran cantidad de arte megalítico, empezando por los “típicos” antiguos símbolos celtas formados por espirales y diamantes o rombos, de los que generalmente se cree que representaban los ciclos del sol y las estaciones. Una vez más, basándose en estos motivos geométricos pre-cristianos —que han sido frecuentemente descubiertos en espacios célticos paganos— parece probable que hubiese una correlación entre el movimiento del sol y el uso que se daba al túmulo. La escritura ogham de los primeros irlandeses también abunda en los megalitos, aunque estos escritos son dos mil años posteriores a cuando probablemente fueron talladas las formas geométricas. Estas inscripciones no sólo nos revelan que se regresó al lugar y que éste fue de nuevo valorado, sino también que fue entre el período de espirales y rombos y los escritos ogham (el Neolítico y principios de la Edad del Hierro, respectivamente) cuando Knowth sufrió su más significativa transformación.

Piedra tallada megalítica de Knowth con un conjunto de marcas espirales incisas. (John M/CC BY SA 2.0)

Piedra tallada megalítica de Knowth con un conjunto de marcas espirales incisas. (John M/CC BY SA 2.0)

Durante el Neolítico, Knowth era casi con toda certeza estrictamente un lugar de enterramiento de religioso que finalmente fue abandonado. Las razones de su abandono se desconocen; la ausencia de los elementos que se suelen encontrar habitualmente en el período de 2.000 años comprendido entre el Neolítico y la Edad del Hierro es el principal indicador de este abandono.

Sin embargo, con la nueva mentalidad de finales de la Edad del Hierro y principios de la nueva era cristiana, la gente volvió a Knowth, aunque se supone que sin un conocimiento previo del uso que se daba al lugar. Como Knowth era un túmulo sagrado de sepulturas megalíticas que se transformó en un castro fortificado, la gente de finales de la Edad del Hierro redescubrió las tumbas de corredor ya mencionadas. No parece que los recién llegados utilizaran las tumbas megalíticas para sus propios fines funerarios, sino que más bien optaron por enterrar a algunos de sus muertos en las cercanías, en las tumbas de cista mencionadas anteriormente. El protagonismo de las tumbas megalíticas para las poblaciones posteriores se hace cada vez más evidente por el conjunto de grabados cristianos hallados en los corredores, además de las inscripciones ogham medievales.

Cimientos de una estructura (¿cristiana?) muy posterior a la construcción del Cementerio de tumbas de corredor de Knowth. El túmulo principal se puede ver a la derecha, con una tumba satélite a la izquierda. (Rob Hurson/CC BY SA 4.0)

Cimientos de una estructura (¿cristiana?) muy posterior a la construcción del Cementerio de tumbas de corredor de Knowth. El túmulo principal se puede ver a la derecha, con una tumba satélite a la izquierda. (Rob Hurson/CC BY SA 4.0)

Hoy en día, Knowth está protegido por la World Heritage Association (“Asociación para el Patrimonio Mundial”) de Irlanda, junto con sus monumentos hermanos de Newgrange y Dowth. Bajo las directrices de este organismo, la gente puede visitar los lugares y explorar las tumbas de corredor de una forma concebida para proteger tanto a los visitantes como por supuesto a los monumentos. Durante la Edad del Hierro, algunas zonas de las tumbas de corredor megalíticas de Knowth sufrieron daños al construirse el castro, y la Asociación para el Patrimonio Mundial de Irlanda intenta evitar a toda costa nuevos daños, ya sean accidentales o incidentales. Aunque Knowth ya no se utiliza con fines funerarios o rituales en el presente, su rica historia puede seguir siendo visitada una y otra vez en nuestros días.

Imagen de portada: Corredor occidental del monumento megalítico de Knowth con un ortostato decorado a la izquierda. Condado de Meath, Irlanda. Fuente: Dept. Environment, Heritage & Local Government

Autor: Riley Winters

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Bibliografía:

Best, R., O'Brien, M. and Bergin, O. 1954. The Book of Leinster. Dublin: Dublin Institute for Advanced Studies.

Binford, L.R. 1982. The Archaeology of Place. Journal of Anthropological Archaeology 1:, pp. 5–31.

Dept. of Environment, Heritage & Local Government. 2010. "Brú na Bóinne." Worth Heritage Ireland. Accessed September 19, 2017. http://www.worldheritageireland.ie/bru-na-boinne/

Dept. of Environment, Heritage & Local Government. 2010. "Knowth." Worth Heritage Ireland. Accessed September 19, 2017. http://www.worldheritageireland.ie/bru-na-boinne/built-heritage/knowth/

Duffey, S., 2005. Medieval Ireland: An Encyclopedia, New York City: Routledge.

Keating, G. 2008. Foras feasa ar Éirinn = The history of Ireland.. Comyn, D. (ed.) archive.org. Disponible en: https://archive.org/details/forasfeasaarir06keatuoft

Laing, Lloyd and Jennifer Laing. 1996. Art of the Celts. London: Thames & Hudson, Ltd.

MacAirt, Sean and Gearoid mac Niocaill. (eds.) 1983. The Annals of Ulster (to A.D. 1131). Dublin: Dublin Institute for Advanced Studies.

Macalister, R.A.S. 2012. Lebor gabála Érenn : The book of the taking of Ireland. Great Britain: Ulan Press.

MacCulloch, J.A. 2009. The Religion of the Ancient Celts. Auckland: The Floating Press.

Oubina, C.P., Boado, F.C. & Estevez, M.S., 1998. "Rewriting Landscape: Incorporating Sacred Landscapes into Cultural Traditions." World Archaeology, 30(1), pp.159–176.

Schramm, K., 2011. Introduction Landscapes of Violence: Memory and Sacred Space. History and Memory, 23(1), pp.5–22.

Waddell, J., 2011. "Continuity, cult and contest." In R. Schot, C. Newman, & E. Bhreathnach, eds. Landscapes of Cult and Kingship. Dublin: Four Courts Press, pp. 192–212. Disponible en: http://hdl.handle.net/10379/2075

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article