Portada - Cartela de petroglifos de Arizona (Cortesía de John Ruskamp)

Nuevas pruebas de que antiguos exploradores chinos llegaron a América entusiasman a los expertos

(Leer articulo en una sola página)

El Dr. John A. Ruskamp Jr. asegura haber hallado un tesoro excepcional, oculto a la vista durante siglos y que cambiará la historia. En el tramo más alto de un sendero situado en el Petroglyph National Monument de Albuquerque, Ruskamp descubrió unos petroglifos que le sorprendieron y llamaron la atención. Tras consultar con expertos en inscripciones de origen nativo americano y en antigua escritura china para corroborar su análisis, ha concluido que el mensaje legible conservado en dichos petroglifos probablemente fuera escrito por un grupo de exploradores chinos hace miles de años.

Dentro del mundo arqueológico hace ya tiempo que numerosos expertos planteaban la posibilidad de que hubieran llegado viajeros chinos a Norteamérica mucho antes que los europeos. Con algunos especialistas de renombre interesados en el descubrimiento de Ruskamp, dichas afirmaciones pueden ir camino de convertirse en una hipótesis más que factible.

Esto tampoco significa que nuestros manuales de historia vayan a cambiar de la noche a la mañana. A no ser que se descubra alguna antigua reliquia asiática en América, costará muchísimo convencer a aquellos arqueólogos que, dogmáticamente, han rechazado siempre las pruebas de una antigua presencia china en el Nuevo Mundo, dijo Ruskamp.

Sin embargo, los símbolos que se han encontrado son tan espectaculares, tan dispares y se encuentran tan dispersos que en sí mismos aportan claros indicios de autenticidad. Despiertan por tanto el interés necesario como para dar pie a una investigación más seria sobre la antigua conexión transpacífica. Hasta el momento, Ruskamp ha identificado más de 82 petroglifos correspondientes a antiguas inscripciones inequívocamente chinas no sólo en numerosas localizaciones de Albuquerque, Nuevo México, sino también cerca de Arizona, así como en Utah, Nevada, California, Oklahoma, y Ontario. En conjunto, cree que la mayor parte de estos hallazgos tiene su origen en una antigua expedición de exploradores chinos, aunque algunos parecen ser reproducciones realizadas por los nativos americanos.

Uno de los defensores más fervientes de Ruskamp ha sido David N. Keightley, Doctor en Filosofía, ganador del Premio otorgado por la  Fundación Genio McArthur  y considerado por muchos como el mejor analista de América de antiguas inscripciones sobre hueso chinas. Keightley ha ayudado a Ruskamp a descifrar las escrituras halladas por éste. Uno de los antiguos mensajes, conservado en Arizona en tres placas de piedra con petroglifos dice así: "Alejados (durante) 10 años en total; listos para regresar, viaje completado, (a la) casa del Sol; (el) viaje completado juntos." Al final del texto aparece un carácter no identificado que podría ser la firma del autor.

Placa 1, en la que se lee: "alejados (durante) 10 años en total." (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 1, en la que se lee: "alejados (durante) 10 años en total." (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 2, en la que se lee: "listos para regresar, viaje completado, (a la) casa del Sol". (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 2, en la que se lee: "listos para regresar, viaje completado, (a la) casa del Sol". (Cortesía de John Ruskamp)  

Placa 3, en la que se lee: "(el) viaje completado juntos." (Cortesía de John Ruskamp)

Placa 3, en la que se lee: "(el) viaje completado juntos." (Cortesía de John Ruskamp) 

El yacimiento de petroglifos de Arizona en lo que siempre fue, y a día de hoy sigue siendo, un rancho de propiedad privada a kilómetros de distancia de la carretera o acceso público más cercanos. (Cortesía de John Ruskamp)

El yacimiento de petroglifos de Arizona en lo que siempre fue, y a día de hoy sigue siendo, un rancho de propiedad privada a kilómetros de distancia de la carretera o acceso público más cercanos. (Cortesía de John Ruskamp)

El sistema de escritura típico de las inscripciones chinas sobre hueso, utilizado en gran cantidad de antiguos mensajes presentes en petroglifos, desapareció por decreto real de la memoria de la humanidad alrededor del año 1046 a. C., tras la caída de la dinastía Shang. Desde entonces pasó a ser una forma de escritura desconocida y olvidada hasta que fue redescubierta en 1899, en Anyang, China. Por tanto, Ruskamp concluye que los estilos mixtos de escrituras chinas descubiertos en estos petroglifos de Arizona indican que debieron realizarse durante el período de transición de la escritura en China, no mucho después del 1046 a. C.

Ruskamp ofrece la siguiente traducción para los petroglifos de Albuquerque: “Geng (una fecha, el séptimo Tronco Celestial chino); Jié (arrodillarse en reverencia); Da (gran – refiriéndose a un superior); Quan (perro- animal para sacrificio); Xian (rindiendo honores a los ancestros difuntos); y Dà Jiă  (nombre del tercer rey de la dinastía Shang)”.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article