Portada - Monje budista creando un mandala (CC by SA)

La transformación de los mandalas: de dibujos sagrados a terapia artística

(Leer articulo en una sola página)

Templo de Borobudur. (22Kartika/ CC BY SA 3.0)

Templo de Borobudur. (22Kartika/ CC BY SA 3.0 )

 ¿Un diseño global?

Como apuntábamos anteriormente, es posible que los mandalas no estén restringidos únicamente al diseño budista. Por ejemplo, pueden encontrarse hermosas representaciones artísticas similares a mandalas en la geometría sagrada que cubre los techos de las mezquitas islámicas, y también en los rosetones de las iglesias cristianas influenciados por el Próximo Oriente. Estos diseños no sólo mejoran el aspecto de los centros religiosos, sino que también pueden ser una fuente de inspiración para la oración.

En el cristianismo también se encuentran diseños similares a mandalas en las famosas “Iluminaciones” de la monja y polímata prerrenacentista Hildegarda de Bingen. Se dice que estas imágenes aportarían una representación visual de las supuestas visiones proféticas de Hildegard. Su imagen del ‘huevo cósmico ardiente’ en particular también se hace eco de elementos que se encuentran en el Libro del Apocalipsis, y pone además de manifiesto los conocimientos arquetípicos de Hildegard.

Ilustración de Hildegard von Bingen: ‘Huevo cósmico ardiente.’ (Dominio público)

Ilustración de Hildegard von Bingen: ‘Huevo cósmico ardiente.’ ( Dominio público )

Se han observado imágenes sagradas que se parecen mucho a los mandalas en culturas y contextos diversos de todo el mundo. Por ejemplo, los curanderos del pueblo Navajo crean diseños similares a mandalas en la arena. Al igual que en el ritual de los monjes budistas tibetanos, estas imágenes se cree que tendrían propiedades sanadoras. Sin embargo, los curanderos navajos a menudo se centran en ayudar a una persona en concreto. El curandero escoge diseños específicos dependiendo de la situación, y hace que el paciente se coloque en el centro del diseño. Se invocan deidades benéficas, y se cree que la salud y el equilibrio son restaurados. Estos ‘mandalas’ han sido comparados en ocasiones con las ruedas medicinales de los nativos americanos .

Si profundizamos en la idea de lo que es un mandala, podríamos llegar a incluir en este concepto a los ‘mandalas’ aztecas que eran utilizados para contabilizar el paso del tiempo, los diseños celtas asociados con el crecimiento espiritual, y tal vez también los motivos circulares vistos en todo el mundo en el antiguo arte rupestre.

 Calendario azteca. (Manuel Vega Veláquez/CC BY SA 4.0) 

 Calendario azteca. (Manuel Vega Veláquez/ CC BY SA 4.0 )

Transformando un arte tradicional

La mayoría de los estudiosos reconocen al psicólogo Carl Gustav Jung como el investigador que abrió los ojos de Occidente al concepto oriental del mándala. Jung veía los mandalas como un medio para acceder mejor a uno mismo. Creía que visionar un mandala en un sueño o su inesperada aparición en la obra de arte de una persona demostraba que ese individuo estaba adquiriendo conciencia de sí mismo. La sagrada forma circular era considerada por Jung un medio para que el individuo unificara los aspectos opuestos de su personalidad, potenciando su crecimiento psicológico.

Hoy en día es habitual encontrar mandalas en un contexto de terapia de arte. Esto se debe a que se cree que el arte permite comprender los cambios en la vida de una persona y aumenta la relajación. Los dibujos circulares son considerados calmantes, y dibujar, pintar, o colorear mandalas ayuda también a las personas a expresar su creatividad. Los psicólogos pueden analizar una secuencia de dibujos de mandalas creados a lo largo de un período de semanas, o meses, para profundizar en las características cambiantes de las experiencias, la personalidad y las emociones de un individuo. Esto se debe a que el contenido de un mandala cambia con el paso del tiempo. Dibujar mandalas puede utilizarse también como herramienta de meditación.

Moderna interpretación de un mandala. (CC0)

Moderna interpretación de un mandala. ( CC0)

Los mandalas pueden ser habituales en la terapia de arte de nuestros días, pero son antiguos y complejos en su creación y significado. Hallados tradicionalmente en diseños sagrados hindúes, budistas y jainistas, han evolucionado para incluir prácticamente cualquier forma, diagrama o esquema geométricos – siempre que la imagen ofrezca una representación sagrada del universo o sea una herramienta visual para la introspección.

Imagen de portada: Monje budista creando un mandala ( CC by SA )

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article