Portada - Monje budista creando un mandala (CC by SA)

La transformación de los mandalas: de dibujos sagrados a terapia artística

(Leer articulo en una sola página)

Aunque la palabra ‘Mandala’ significa sencillamente “círculo” u “objeto discoide” en sánscrito, su significado real es mucho más complejo. Tradicionalmente, los mandalas han representado la complejidad del universo y han servido como guía para prácticas reflexivas como la meditación.

Los mandalas llevan cientos de años presentes en el hinduismo tántrico, el budismo tántrico y el jainismo. Pero es posible que otras culturas lleven aún más tiempo creando imágenes similares, aunque con otros nombres y tal vez incluso alguna variación en su significado.

Diagramas cosmológicos y textos jainistas. (Dominio público)

Diagramas cosmológicos y textos jainistas. ( Dominio público )

El diseño tradicional de los mandalas

Siempre ha habido algunas variaciones en el diseño de los mandalas. Han sido pintados sobre madera, muros, papel, piedra y tela. Los mandalas están inmortalizados en la arquitectura sagrada, y también muestran su naturaleza impermanente en materiales como la mantequilla. Sin embargo, hay una característica clave en la mayoría de los diseños tradicionales de mandalas: la geometría. Originalmente, los mandalas consistían en círculos concéntricos dentro de cuadrados, cuadrados dentro de círculos, estrellas de seis puntas, o triángulos invertidos cruzados.

Diseño de mandala realizado con yantras. (Dominio público)

Diseño de mandala realizado con yantras. ( Dominio público )

La manera tradicional de crear un mandala es comenzar por el centro y ampliarlo hacia el exterior en su dibujo. La forma más básica de un mandala tiene cuatro “puertas en forma de T” e incluye los colores amarillo, rojo, verde y azul. Dependiendo de lo abierta que sea nuestra definición de ‘mandala’, podemos incluso ver este tipo de diseño en el arte rupestre de círculos concéntricos hallado en Kimberley, Australia, cuya antigüedad es de 40.000 años.

Algo más que dibujos

A menudo nos imaginamos intrincados dibujos cuando pensamos en la palabra mandala. El Tantra Kalachakra budista, conocido en su traducción como “rueda del tiempo”, es probablemente el más famoso ejemplo de un mandala visual. Se dice de este mandala que representa el carácter puro de todas las cosas. Se cree que si meditamos en este mandala, seremos capaces de transformar nuestras percepciones y experiencias impuras, consiguiendo acceder a una realidad más profunda.

Kalachakra mandala thangka pintado en el Monasterio Sera, Tíbet. (Dominio público)

Kalachakra mandala thangka pintado en el Monasterio Sera, Tíbet. ( Dominio público )

Pero otro ejemplo bien conocido se encuentra en una de las más antiguas pinturas a gran escala de Nepal. Se trata de un mandala de tela que representan al iracundo Chakrasamvara y su consorte Vajravarahi. Seis diosas rodean a la pareja, cada una de ellas sobre un pétalo de loto estilizado que forma un vajra. Esta característica sugiere la fecha del 1100 d. C. Ocho grandes cementerios de la India enmarcan la imagen central, un guiño al hecho de que a menudo la gente medita sobre Chakrasamvara en estos lugares.

Mandala de Chakrasamvara. (Museo Metropolitano de Arte de Nueva York) 

Mandala de Chakrasamvara. ( Museo Metropolitano de Arte de Nueva York )

Las pinturas de arena del budismo tibetano ofrecen la segunda forma más popular de crear un mandala. Antes de poder participar en la elaboración de este tipo de mandala, los monjes necesitan varios años de entrenamiento. Los mandalas de arena se hacen vertiendo polvo de colores sobre una base trazada con tiza blanca. A menudo son cuatro monjes los que trabajan en un mismo mandala de arena –en cada uno de los cuatro cuadrantes tradicionales. No trabajan en su dibujo en el mismo momento, cada monje espera su turno hasta que el anterior ha completado su tarea. Esta forma de mandala está pensada para ser tanto un método de iluminación personal como una manera de traer paz, sabiduría y liberación a todos los seres. Uno de los aspectos más curiosos de los mandalas de arena es que son destruidos ritualmente después de días o semanas de arduo trabajo en su creación. Este acto está destinado a simbolizar la idea budista de la impermanencia.

Five Monks, Five Days, One Sand Mandala  de Tahiat Mahboob Vimeo.

La forma pictórica de un mandala es sin duda la más famosa de sus versiones, aunque no es la única manera en la que un mandala puede ser representado. Los mandalas han sido incorporados también al diseño arquitectónico. Por ejemplo, el templo de Borobudur en Java fue construido como un mandala de yantras interactivo. Se supone que una persona debe caminar por esta estructura siguiendo un patrón particular para buscar la iluminación. El templo de Borobudur comprende nueve plataformas superpuestas, seis cuadradas y tres circulares, y está rematado por una cúpula central. Hay en él 2.672 paneles con relieves y 504 estatuas de Buda decorando el edificio para proporcionar inspiración e incitar a la reflexión.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article