Portada - Un pastor (¿Jesús? ¿Tammuz? ¿otro personaje?) con su rebaño. (CC BY-SA 4.0)

Tammuz y Jesús: ¿algo más que una conexión lejana?

(Leer articulo en una sola página)

El cristianismo tiene su origen en una religión del Próximo Oriente, el judaísmo, por lo que no resulta sorprendente que haya algunas similitudes residuales entre el pensamiento teológico cristiano y las antiguas religiones del Próximo Oriente en general. Por ejemplo, tanto Jesús como el dios acadio Tammuz son considerados pastores. También se les asociaba a ambos con la muerte y la resurrección. Pero aunque presentan algunas similitudes superficiales, hay también diferencias significativas entre Jesucristo y el dios Pastor Tammuz.

Tammuz el pastor

Tammuz es el nombre hebreo del Dios mesopotámicos Dumuzi. Tammuz estaba asociado a la vegetación y la fertilidad. También se le creía responsable de hacer fértil el suelo. Además, era un dios pastor del que se creía que proporcionaba la leche a las ovejas para que pudieran amamantar a sus corderos. Por estas razones, Tammuz era un dios muy importante para los pastores.

El casamiento de Inanna y Dumuzi. (Dominio público)

El casamiento de Inanna y Dumuzi. ( Dominio público )

Otra parte importante del mito relacionado con Tammuz es su muerte a manos de su amante, la diosa del amor Inanna. Según el mito, Inanna descendió a los infiernos. Mientras se encontraba en el inframundo, fue castigada con la muerte por sentarse en el trono de la reina del inframundo. Al ser Inanna la diosa del amor y el sexo, cesó toda actividad sexual en la tierra, por lo que era necesario encontrar a la diosa para revivirla. Inanna pudo finalmente escapar del inframundo. Cuando regresó a su ciudad natal, sin embargo, la diosa descubrió que su amante, Tammuz, no la había llorado como es debido y había ocupado su trono. Furiosa, Inanna dio entonces muerte a Tammuz.

Fragmento de una placa de piedra del templo de Inanna en Nippur con la figura de una diosa sumeria, posiblemente Inanna (c. 2500 a. C.) (CC BY-SA 3.0)

Fragmento de una placa de piedra del templo de Inanna en Nippur con la figura de una diosa sumeria, posiblemente Inanna (c. 2500 a. C.) ( CC BY-SA 3.0 )

Finalmente, Inanna trajo a su marido de vuelta de entre los muertos temporalmente durante parte del año, aunque Tammuz no fue capaz de quedarse permanentemente en Reino de los vivos. En el antiguo Próximo Oriente, este mito era conmemorado en el solsticio de verano, cuando las mujeres lloraban durante varios días la muerte de Tammuz. Este mito posiblemente sea una alegoría de las estaciones del año. Durante las estaciones cálidas y secas, con poca productividad agrícola de la tierra, Tammuz estaba muerto, comenzando en el solsticio de verano. Las estaciones de lluvias en otoño e invierno eran el tiempo cuando Tammuz regresaba del inframundo y la vida podía florecer una vez más en la tierra.

Tammuz y Jesús

Hay un paralelismo entre este mito y la historia de la resurrección de Jesús. Como Tamuz, Jesús también murió y resucitó de entre los muertos. Jesús también era divino. Más allá de estas similitudes, sin embargo, las historias de Tammuz y Jesús son algo diferentes. Una diferencia principal es la razón de sus muertes. Jesús murió por los pecados de la humanidad, mientras que Tammuz encontró la muerte en un ataque de ira de su amante Inanna. Es cierto que Tammuz fue asesinado como parte de un sacrificio, pero no fue algo que hiciera voluntariamente. Jesús, por otro lado, se entregó voluntariamente a la Cruz para ser crucificado, si interpretamos el texto del Evangelio de forma literal. Otra diferencia es que Tammuz parece salvar a las personas únicamente de la muerte física y el hambre. No salvó a los seres humanos del pecado ni de ser juzgados por su desobediencia a Dios o a los dioses.

Crucifixión de Cristo. Victor Vasnetsov (1885-1926). (Dominio público)

Crucifixión de Cristo. Victor Vasnetsov (1885-1926). ( Dominio público )

Otra diferencia es el tipo de vida que Tammuz ofrecía respecto a la que ofrecía Jesús. Tammuz ofrecía prosperidad material en la vida presente, rebaños sanos y abundante cosechas. Jesús, sin embargo, ofrecía la renovación espiritual y la vida eterna después de la resurrección corpórea final. Los antiguos cristianos creían, y los cristianos modernos todavía lo creen, que algún día los santos resucitarían de entre los muertos de la misma forma en que lo hizo Jesús. Los adoradores de Tammuz creían que podrían obtener una vida material abundante en la tierra gracias a su dios, pero no que resucitarían como Tammuz. Pasarían la eternidad como espíritus errantes en un inframundo sombrío. Tammuz parece ser mucho más limitado que Jesús en su alcance a juzgar por lo que ofrece. Tammuz era principalmente una deidad de la naturaleza.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article