Portada - Busto de Nefertiti (ca. 1370 a. C. – ca. 1330 a. C.), la Gran Esposa Real (consorte principal) del faraón egipcio Akenatón. (CC BY-NC SA 2.0)

Egiptóloga británica afirma que Nefertiti jamás reinó sobre Egipto como faraón

(Leer articulo en una sola página)

El busto de Nefertiti es una de las esculturas más emblemáticas del antiguo Egipto, y la propia reina probablemente ocupe el segundo lugar, detrás solamente de Cleopatra, entre las más famosas reinas del Nilo. Como tal, a menudo es considerada una de las reinas más poderosas de su época, tal vez incluso ocupando el trono del faraón por un tiempo. Sin embargo, contrariamente a la opinión popular, un nuevo libro afirma que Nefertiti, una de las mujeres más famosas de la Antigüedad, no reinó sobre Egipto.

El rostro de yeso del antiguo Egipto

La Dra. Joyce Tyldesley , egiptóloga de la Universidad de Manchester, afirma que la reina Nefertiti fue apenas una de toda una serie de poderosas reinas que desempeñaron un papel influyente en la historia del antiguo Egipto. Fue, según argumenta la Dra. Tyldesley, la belleza de su famosa escultura de piedra caliza y yeso – al parecer la obra de arte antiguo favorita de Hitler – la que la propulsó a la luz pública tras ser expuesta públicamente en 1923.

El icónico busto de Nefertiti expuesto en Berlín. (CC BY 2.0)

El icónico busto de Nefertiti expuesto en Berlín. ( CC BY 2.0 )

Fue entonces cuando los egiptólogos comenzaron – erróneamente según la Dra. Tyldesley – a argumentar que Nefertiti fue singularmente poderosa, e incluso que reinó sobre Egipto. El libro - Nefertiti's Face: the Creation of an Icon (“El rostro de Nefertiti: la creación de un icono”), publicado por Profile Books esta misma semana (25 semana de enero) – cuenta la historia de la famosa escultura desde su creación hasta su exposición pública hoy en día en Berlín.

El encantador busto de Nefertiti

El busto de la reina, casada con el faraón Akenatón, fue descubierto en 1912 por el excavador alemán Ludwig Borchardt en un antiguo taller que formó parte antiguamente de una construcción con casa y estudio perteneciente al escultor Tutmosis. La escultura se encuentra actualmente en el Neues Museum de Berlín, aunque Egipto ha solicitado su devolución.

El ojo izquierdo que le falta probablemente se le cayó cuando el equipo de Borchardt se encontraba excavando, según afirma la Dra. Tyldesley en una nota de prensa de la Universidad de Manchester . Pero la Dra. Tyldesley no ha sucumbido a los ancestrales encantos de esta magnífica representación.

“Aunque la mayoría de la gente y muchos egiptólogos creen que Nefertiti fue una mujer de la realeza singularmente poderosa, y posiblemente incluso faraón, yo creo que éste no fue el caso”.

Relieve con Akenatón, Nefertiti y tres de sus hijas. Dinastía XVIII, reinado de Akenatón. (Dominio público)

Relieve con Akenatón, Nefertiti y tres de sus hijas. Dinastía XVIII, reinado de Akenatón. ( Dominio público )

A pesar de las dudas de la Dra. Tyldesley, al menos uno de los contemporáneos de Nefertiti parecía considerarla una mujer especial por encima de todas las demás. Según un artículo anterior de Ancient  Origins , su esposo, el faraón Akenatón, le otorgó numerosos títulos, entre ellos los de: Gran Esposa Real, Princesa Heredera, Grande en Alabanzas, Señora de la Gracia, Dulce de Amor, Señora de las Dos Tierras, Esposa del Gran Rey, Dama de Todas las Mujeres y Señora del Alto y el Bajo Egipto. Nefertiti era conocida por ser muy hermosa, y su nombre significa «la bella ha llegado». El artículo continúa afirmando que, “Akenatón la consideraba su igual, y fue muy lejos para asegurarse de que los demás la vieran como tal. Nefertiti aparece en relieves golpeando a sus enemigos en batalla, o llevando la corona de faraón.”

Pero con independencia de lo altamente considerada que estuviera por su marido o por los demás, Tyldesley no acepta que ella pudiese haber ostentado la condición de faraón debidamente a causa de su ascendencia, que estaría lejos de ser regia según se cree. Aunque los detalles sobre esta cuestión son inciertos, se piensa que Nefertiti habría tenido su origen en un pueblo egipcio llamado Akhmim, cuyo personaje más ilustre sería un alto funcionario llamado Ay. Este hecho le habría impedido ser coronada como faraón, según defiende Tyldesley.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article