Portada - El Combate de los Treinta (26-27 marzo de 1351). ‘Combat des Trente’, óleo de Octave Penguilly L'Haridon - Musée des Beaux-Arts de Quimper. Fuente: Dominio público

El Combate de los Treinta: el último torneo de los caballeros medievales

(Leer articulo en una sola página)

El Combate de los Treinta es un episodio de la Guerra de Sucesión Bretona, que a su vez era parte de la Guerra de los Cien Años. Este combate, que tuvo lugar el 26/27 de marzo de 1351, se libró entre 30 combatientes de cada bando, de ahí su nombre. El objetivo del Combate de los Treinta es tema de debate entre los historiadores, y ciertamente no puso fin a la Guerra de Sucesión Bretona, que, por cierto, duró 14 años más, concluyendo en 1365. Aun así, el Combate de los Treinta ha sido considerado a menudo uno de los últimos ejemplos de combate caballeresco medieval, y por esta razón ha sido celebrado a menudo en el arte y la literatura.

¿Qué llevó al Combate de los Treinta?

La Guerra de Sucesión Bretona fue un conflicto que duró desde 1341 hasta 1365. Esta guerra estalló tras la muerte del duque Juan III de Bretaña, que murió sin dejar un heredero. Como consecuencia, hubo dos pretendientes al ducado de Bretaña. El primero era el medio hermano del duque Juan de Montfort, mientras que el segundo era Carlos de Blois, esposo de Juana de Penthièvre, sobrina del duque. El primero era apoyado por el rey de Inglaterra, mientras que el segundo por el rey de Francia.

Hacia el 1351, la guerra había llegado a un punto muerto, ya que ninguno de los dos bandos tenía una clara ventaja sobre el otro, y tanto Montfort como Blois tenían bajo su control varias fortalezas en todo el territorio del ducado. Fue a comienzos de ese mismo año cuando Juan de Beaumanoir, seguidor de Blois, quien servía como capitán de Josselin, desafió a Robert Bemborough (caballero inglés de Montfort que controlaba Ploërmel) a un duelo singular.

Vista del castillo de Josselin, Francia. (CC BY-SA 3.0)

Vista del castillo de Josselin, Francia. ( CC BY-SA 3.0 )

¿Un desafío personal?

La razón para el desafío de Beaumanoir ha sido objeto de debate. Por ejemplo, algunas fuentes han afirmado que el desafío de Beaumoir era puramente personal, y por lo tanto un reflejo de los valores caballerescos de la época. Por otro lado, hay quien asegura que Bemborough era un señor tiránico, y que Beaumanoir tenía la intención de ayudar a quienes sufrían bajo el yugo del poder opresivo del inglés. Se ha señalado que esta afirmación fue hecha por un partidario local de Blois, razón por la cual debe tomarse con cautela.

Ilustración del siglo XV en la que aparece representado el Combate de los Treinta, de la obra de Pierre le Baud ‘Compillation des cronicques et ystoires des Bretons’, 1480. (Dominio público)

Ilustración del siglo XV en la que aparece representado el Combate de los Treinta, de la obra de Pierre le Baud ‘Compillation des cronicques et ystoires des Bretons’, 1480. ( Dominio público )

En cualquier caso, Bemborough no sólo aceptó el reto, como era de esperar de un caballero, sino que incluso propuso que se expandiera este duelo personal a un combate de mayor escala. Beaumanoir aceptó de buen grado esta sugerencia, y ambos bandos acordaron seleccionar cada uno de ellos a 30 hombres para el combate, convirtiendo de este modo el duelo en un torneo (lo que debería haber incluido descansos y espectadores).

Con respecto a los combatientes, todos aquellos que luchaban del lado de Beaumanoir eran bretones, mientras que las fuerzas de Bemborough constaban de 20 ingleses, seis mercenarios alemanes y cuatro bretones simpatizantes de Montfort. Es interesante tener en cuenta que, aunque se han registrado los nombres de los combatientes de cada bando, no todos ellos han podido ser identificados por los historiadores. Podría decirse que los combatientes de Beaumanoir, nueve caballeros y veintiún escuderos, resultan fácilmente reconocibles al formar parte de familias conocidas la mayoría de ellos. Poco se conoce, sin embargo, de los partidarios de Bemborough, ya que sus nombres en su mayor parte resultan poco significativos. El propio Bemborough es hasta cierto punto un misterio, ya que algunos investigadores han afirmado que era alemán y no inglés.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article