Portada - El geoglifo de la orca, redescubierto recientemente, se encuentra en la ladera de una colina desértica situada en la remota región de Palpa del sur del Perú. (Imagen: Johny Isla)

Redescubierto en Perú gigantesco geoglifo de hace 2.000 años con la figura de una orca

(Leer articulo en una sola página)

Los arqueólogos han redescubierto y restaurado el enorme geoglifo de una ballena asesina “escondido” en la ladera de una colina desértica de la aislada región de Palpa, en el sur del Perú. Los investigadores han observado que este geoglifo en concreto estaba perdido desde hacía más de cinco décadas.

Redescubierto antiguo y gigantesco geoglifo de una orca

Después de años de investigación, trabajos de restauración y análisis, los científicos han llegado a la conclusión de que el gigantesco geoglifo representa a una orca. Investigadores de la Comisión para la Arqueología de Culturas No-europeas (KAAK) del Instituto Arqueológico Alemán, colaboraron en el proyecto con otros expertos, sugiriendo que la figura de una orca de 230 pies de largo (70 metros) es considerada una criatura semi-mítica dominante en la antigua mitología peruana, siendo su antigüedad de más de dos milenios, lo que la convierte en uno de los geoglifos más antiguos de la región de Palpa. “Quizás sea el más antiguo geoglifo de la época Nazca”, comentaba Markus Reindel, arqueólogo de la KAAK y jefe del proyecto Nasca Palpa, en declaraciones recogidas por el diario alemán Welt.

Johny Isla, arqueólogo y director del Ministerio de Cultura del Perú en la provincia de Ica, que incluye los valles de Palpa y Nazca, señalaba en Live Science que vio una foto de la figura de la orca por primera vez en el año 2013, durante una investigación sobre geoglifos realizada por el Instituto Arqueológico Alemán con sede en Bonn: “La fotografía aparecía en un catálogo arqueológico de geoglifos impreso en la década de 1970 que estaba basado en investigaciones llevadas a cabo en Palpa y Nazca por arqueólogos alemanes en la década de 1960,” apuntaba Isla para Live Science, añadiendo a continuación: “Pero la ubicación y tamaño de los geoglifos de la orca no estaban bien descritos en el catálogo. En consecuencia, el paradero del glifo en las colinas desérticas del Valle de Palpa, unas 250 millas al sur de Lima, era por entonces desconocido para la población local o los científicos.”

Poco después de su regreso a Perú, Isla buscó el geoglifo de la orca, primero en Google Earth y luego sobre el terreno: “No fue fácil encontrarlo, ya que los datos [de ubicación y descripción] no eran correctos, y casi perdí la esperanza. Sin embargo, amplié la zona de búsqueda y finalmente lo encontré algunos meses más tarde, en enero del 2015,”explicaba Isla según informa Live Science.

El geoglifo antes de la restauración que dio comienzo en el año 2015. La erosión había ocultado la antigua figura de una orca. (Imagen: Johny Isla)

El geoglifo antes de la restauración que dio comienzo en el año 2015. La erosión había ocultado la antigua figura de una orca. (Imagen: Johny Isla)

El singular dibujo de una orca

A continuación, Isla organizó un equipo de seis expertos del Ministerio de cultura peruano para limpiar y restaurar el geoglifo de la orca este mismo año, ya que el geoglifo se estaba desgastando debido a la erosión y el paso del tiempo. “Al estar dibujado sobre una pendiente, es más fácil que sufra daños que aquellas figuras que se encuentran en áreas planas, como las de las pampas de Nazca,” señalaba Isla según Live Science.

Algunas partes de la imagen fueron creadas en relieve negativo, de tal modo que las áreas de suelo que quedan al descubierto son las que forman realmente las líneas, en lugar de levantar montones de piedras. Según los expertos, ésta es una técnica similar a la de los geoglifos de Nazca más antiguos, datados entre el 100 a. C. y el 800 d. C. Sin embargo, otras partes presentan un diseño de relieve positivo, más asociado a Paracas, una cultura independiente y aún más antigua. Además, el análisis del suelo ha revelado que el geoglifo de la orca se remonta a alrededor del 200 a. C., lo que lo convierte en uno de los geoglifos más antiguos de la región.

Isla añade que antes de la restauración habría sido muy difícil para una persona normal ver la orca: “Con los ojos de un arqueólogo y después de haber visto la foto en el catálogo y más tarde en Google Earth, no era muy difícil. Sin embargo, [para] los ojos de una persona sin estas ventajas, es un poco difícil.”

Dibujo moderno de una orca o ballena asesina (Dominio público)

Dibujo moderno de una orca o ballena asesina (Dominio público)

La cultura Paracas y las líneas de Nazca

La mayor parte de la información sobre la cultura del pueblo Paracas proviene de las excavaciones realizadas en el gran yacimiento costero de Paracas, al sur de Lima, investigado por primera vez por el arqueólogo peruano Julio Tello en la década de 1920. Se cree que los Paracas se desarrollaron como grupo humano cohesionado alrededor del 1200 a. C., o incluso antes. Después del 800 a. C. ocuparon los valles de Nazca y Palpa, donde desarrollaron su propia sociedad organizada. Según Isla, su sociedad era teocrática (gobernada por sacerdotes) y agrícola, y muchos de sus integrantes eran expertos en la producción de cerámica y tejidos. “El paisaje de la región donde se encuentran los geoglifos de Nazca y Palpa básicamente corresponde al desierto costero, que está cortado por pequeños valles de oasis, al norte del desierto de Atacama. La gente vivía en los límites de los valles y utilizaba las pendientes y mesetas del desierto para hacer los geoglifos,” explica Isla según informa Live Science.

Los Paracas llegaron a ser famosos en todo el mundo por las peculiares pero impresionantes Líneas de Nazca, que fueron redescubiertas hace casi un siglo en el desierto del sur de Perú. Pese a que su propósito sigue siendo un misterio, muchos viajeros curiosos de todo el planeta visitan Perú para verlas cada año. Isla confirma que el Ministerio de Cultura peruano está tratando de hacer más seguro el acceso al geoglifo de la orca y proporcionar servicios básicos para los visitantes de la zona, pero no es tan fácil como parece, ya que el acceso público a los geoglifos fue restringido recientemente por las reclamaciones de los “traficantes de tierras.”

Imagen de portada: El geoglifo de la orca, redescubierto recientemente, se encuentra en la ladera de una colina desértica situada en la remota región de Palpa del sur del Perú. (Imagen: Johny Isla)

Autor: Theodoros Karasavvas

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article