Portada-La sífilis se encontraba muy extendida en Centroeuropa incluso antes del viaje de Colón a América, según los científicos, lo que sugiere que no se puede culpar a Colón de haber introducido la enfermedad en Europa. Fotografía cortesía de la Universidad Médica de Viena.

La sífilis ya estaba extendida por Centroeuropa antes del viaje de Colón a América

(Leer articulo en una sola página)

En 1495, una nueva enfermedad se extendió por Europa: la sífilis. Se decía que Cristóbal Colón trajo esta enfermedad de transmisión sexual al regreso de su viaje a América. Al menos, esa era la teoría más aceptada hasta ahora. Pero por medio de la búsqueda de evidencias estructurales y morfológicas, los investigadores del Departamento de Medicina Forense y del Centro de Anatomía y Biología Celular (laboratorio óseo) de la MedUni (Universidad Médica) de Viena, han detectado ahora varios casos de sífilis congénita que se remontan al año 1320 en restos óseos procedentes de excavaciones realizadas en la plaza de la catedral de St. Pölten, en Austria. “El descubrimiento refuta claramente la teoría anterior,” afirman los directores del estudio Karl Großschmidt  y Fabian Kanz de la MedUni de Viena.

La sífilis congénita, que transmite la madre embarazada al hijo que lleva en su vientre, fue detectada principalmente gracias a anomalías en las dentaduras halladas en esqueletos del siglo XIV. “Encontramos lo que se suele llamar dientes de Hutchinson, con hendiduras centrales, bordes convergentes y molares moriformes, signos característicos de la sífilis,” explican los autores Kanz y Großschmidt (Departamento de Biología Celular y del Desarrollo). Sus descubrimientos han sido publicados ahora en la Journal of Biological and Clinical Anthropology (“Revista de Antropología Biológica y Clínica”).

Ilustración médica atribuida a Alberto Durero (1496) en la que aparece dibujado un enfermo de sífilis. En este caso, la enfermedad se achaca a razones astrológicas. (Public Domain)

Ilustración médica atribuida a Alberto Durero  (1496) en la que aparece dibujado un enfermo de sífilis. En este caso, la enfermedad se achaca a razones astrológicas. ( Public Domain )

Finas láminas de hueso perfectas para ser analizadas

Los investigadores del Centro de Anatomía y Biología Celular de la Universidad Médica de Viena prepararon finas secciones de hueso no descalcificado extraídas de los huesos y dientes de los esqueletos para proceder a su análisis y examen histológico. Estas finas láminas, que solo pueden obtenerse en unos pocos laboratorios de todo el mundo, fueron a continuación examinadas mediante una técnica especial de microscopio óptico para determinar morfológicamente el patógeno presente.

Hasta ahora se han recuperado un total de 9.000 esqueletos en las excavaciones de la plaza de la catedral de St. Pölten, siendo los más antiguos del siglo IX. El gran número de individuos desenterrados en un solo yacimiento arqueológico es único en Europa. Los trabajos fueron llevados a cabo en estrecha colaboración con el Departamento de Arqueología Urbana de la capital del estado de  la Baja Austria. Se iniciaron también estudios adicionales sobre las condiciones de vida y las enfermedades reveladas por estos esqueletos.

Esqueletos desenterrados durante las excavaciones arqueológicas en el “yacimiento de la Catedral” de Saint Poelten, en Austria (Ingrid Hedbavny / Flickr)

Esqueletos desenterrados durante las excavaciones arqueológicas en el “yacimiento de la Catedral” de Saint Poelten, en Austria ( Ingrid Hedbavny / Flickr )

Este notable descubrimiento de la más antigua evidencia de sífilis conocida entre los años 1320 y 1390 espera ahora su confirmación por medio de pruebas biológicas y proteómicas (examen del proteoma utilizando métodos bioquímicos). Los científicos esperan obtener datos más concretos del análisis proteómico, ya que el ADN de la sífilis se descompone muy rápidamente.

Imagen de portada: La sífilis se encontraba muy extendida en Centroeuropa incluso antes del viaje de Colón a América, según los científicos, lo que sugiere que no se puede culpar a Colón de haber introducido la enfermedad en Europa. Fotografía cortesía de la Universidad Médica de Viena.

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article