Portada - El análisis de los restos de la mujer de Skrydstrup, de la Edad del Bronce, demuestra que viajó hasta Dinamarca procedente de algún lugar de Europa cuanto tenía entre 13 y 14 años de edad, muriendo pocos años más tarde. Se trataba de un importante personaje de la sociedad de entonces, una mujer físicamente atractiva que fue enterrada como correspondía a un miembro de la élite de la época. (Fotografía: Museo Nacional de Dinamarca)

La mujer de Skrydstrup: otra joven viajera de la Edad del Bronce que murió y fue enterrada en Dinamarca

(Leer articulo en una sola página)

Tuvo que ser un viaje emocionante el recorrido hace miles de años por una adolescente de entre 16 y 18 años de edad que, procedente de algún lugar de Europa, llegó hasta Jutlandia, Dinamarca, para morir allí poco después. Esta alta muchacha fue enterrada en un túmulo funerario típico de la élite social de entonces, conservándose sus restos en el interior de un ataúd de madera de roble.

Los investigadores se hallan estudiando los restos de la conocida como “mujer de Skrydstrup” para determinar, exactamente, de qué parte de Europa procedía. Las posibilidades que se están barajando incluyen las actuales Alemania, República Checa, Francia o Suecia.

No es la única antigua viajera procedente de lejanas tierras hallada en Jutlandia, una región que muestra evidencias de una próspera Edad de Bronce para sus residentes. La muchacha de Egtved, que también murió cuando tenía entre 16 y 18 años, llegó asimismo de muy lejos, según ha demostrado la cantidad de estroncio encontrada en sus dientes y huesos tras realizarle los pertinentes análisis.

El estroncio es un elemento que absorben los dientes, huesos y cabellos de los alimentos y el agua. Los científicos pueden examinar los diferentes isótopos del estroncio en los restos humanos y compararlos con cantidades conocidas del elemento en toda Europa, para de este modo determinar dónde vivieron ambas mujeres.

“No podemos afirmar con una certeza del 100% de dónde procedía [la mujer de Skrydstrup] pero, aunque no fuéramos jamás capaces de ello, sí podemos asegurar, definitivamente, que no era danesa. Esto nos ofrece nuevas y numerosas perspectivas. Ahora sabemos que la muchacha de Egtved no era un caso aislado,” explica la arqueóloga Karin Frei, del Museo Nacional de Dinamarca, en declaraciones recogidas por ScienceNordic.

El féretro de roble de la mujer de Skrydstrup ayudó a conservar sus restos durante unos 3.200 años. (Museo Nacional de Dinamarca)

El féretro de roble de la mujer de Skrydstrup ayudó a conservar sus restos durante unos 3.200 años. (Museo Nacional de Dinamarca)

Los restos de la mujer de Skrydstrup se encontraron en 1935. Se cree que llegó a Skrydstrup cuando contaba entre 13 y 14 años de edad. Tanto ella como la muchacha de Egtved, hallada no muy lejos de Skrydstrup, fueron enterradas en ataúdes de roble depositados en el interior de túmulos funerarios, según se especifica en un artículo publicado por ScienceNordic que explica cómo se enterraba por aquel entonces a los miembros de las más altas esferas sociales.  

Sin embargo, las historias de ambas mujeres divergen un poco. Mientras que la mujer de Skydstrup hizo un único y largo viaje, permaneciendo luego en Jutlandia, la muchacha de Egtved aparentemente viajó mucho, llegando a Egtved apenas unos pocos meses antes de morir. Además, fue enterrada junto con dos hombres, lo que constituye otro indicio más de su elevado estatus social.  

Ninguno de los huesos de ambas adolescentes presenta evidencia alguna de haber sufrido una larga enfermedad. Parecían sanas y probablemente no les faltara de nada, lo que lleva a la Dra.Frei y otros investigadores a deducir que contrajeron alguna infección mortal, como por ejemplo la gripe. Cualquier enfermedad habría dejado huella en su sangre, pero el tiempo y la descomposición eliminaron la sangre de sus cuerpos hace largo tiempo.

La Dra. Frei ha explicado asimismo que la mujer de Skrydstrup probablemente dispusiera de una figura impresionante, con sus casi 170 centímetros de altura, (5 pies y 6 pulgadas), a los que había que añadir otros 10 cm más al llevar el cabello recogido en una especie de moño que lucía en la parte superior de su cabeza. Su cuerpo se encontró vestido con ropajes bordados, y aretes de oro adornaban sus orejas.

“Veo en ella a una mujer muy elegante. La típica figura de una reina. No tengo ninguna duda de que cuando ella entraba por la puerta, la gente pensaba ‘¡guau!’,” comenta Frei en ScienceNordic.

Cabello y ropajes hallados en el ataúd de la muchacha de Egtved. (Fotografía: Karin Margarita Frei, Museo Nacional de Dinamarca)

Cabello y ropajes hallados en el ataúd de la muchacha de Egtved. (Fotografía: Karin Margarita Frei, Museo Nacional de Dinamarca)

Diversos investigadores publicaron los resultados de un estudio realizado hace un par de años en la revista Nature, donde  detallaban las conclusiones de una serie de pruebas llevadas a cabo sobre los restos de la muchacha de Egtved, hallados en 1921 en lo que ahora es una turbera. El análisis de los isótopos de estroncio de sus molares, pelo y uñas, combinados con el examen de sus características ropas de lana, revelaron que la joven nació y se crió a cientos de millas de distancia del lugar donde fue enterrada en Egtved, actual Dinamarca. Los análisis han demostrado que probablemente procediese de la Selva Negra del sudoeste de Alemania, y que viajó entre ambas localizaciones con frecuencia durante los dos últimos años de su vida, lo que incluía también trayectos en barco.

Los investigadores han apostillado que esperan que los cuerpos, la vestimenta, el ataúd de roble y los túmulos funerarios de estas y otras mujeres de la Edad del Bronce de Dinamarca les ayuden a comprender mejor el papel de la mujer en la sociedad de entonces.

Imagen de portada: El análisis de los restos de la mujer de Skrydstrup, de la Edad del Bronce, demuestra que viajó hasta Dinamarca procedente de algún lugar de Europa cuanto tenía entre 13 y 14 años de edad, muriendo pocos años más tarde. Se trataba de un importante personaje de la sociedad de entonces, una mujer físicamente atractiva que fue enterrada como correspondía a un miembro de la élite de la época. (Fotografía: Museo Nacional de Dinamarca)

Autor: Mark Miller

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article