Portada - La momia y sus famosas botas “Adidas”, Mongolia. Fotografía: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

La antigua mujer de las botas Adidas murió de un golpe en la cara, fue enterrada con su caballo y probablemente fuese costurera

(Leer articulo en una sola página)

Además de con su increíble calzado ‘moderno’, esta ‘costurera’ de Mongolia viajó al más allá junto con sus cuatro mudas de ropa, su kit de costura, un caballo y una cabeza de carnero. Nuevas fotos de esta importante momia muestran claramente las llamativas rayas rojas de sus botas que, tras ser recuperadas en abril del pasado año, según informó The Siberian Times en su momento han sido expuestas al público finalmente tras ser limpiadas después de permanecer enterradas en una tumba durante alrededor de 1.100 años. Cuando fueron vistas por primera vez, estas botas fueron comparadas, inmediatamente, con el diseño moderno de la marca Adidas.

Ahora resultan aún más claros su aspecto moderno y su parecido, algo que ha intrigado mucho a los etnógrafos y arqueólogos mongoles.

Tanto es así que una experta en moda de la zona ha declarado al verlas que: ‘En general se ven bastante rompedoras pero elegantes - no me importaría usarlas ahora, en un clima más frío. Las puntadas de alta calidad, las franjas vivamente rojas y negras, la longitud: las compraría ahora mismo sin dudarlo.’

Los arqueólogos encontraron artículos del kit de belleza de la mujer - parte de un espejo y un peine – además de un cuchillo. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Los arqueólogos encontraron artículos del kit de belleza de la mujer - parte de un espejo y un peine – además de un cuchillo. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Los arqueólogos encontraron artículos del kit de belleza de la mujer - parte de un espejo y un peine – además de un cuchillo. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Pero no sólo se descubrieron estas botas tan bellamente cosidas. En la tumba de la mujer había además un antiguo y elegante bolso que podría ser un complemento muy deseable aún hoy en día. Los arqueólogos también encontraron artículos de su kit de belleza – parte de un espejo y un peine – además de un cuchillo. Hallaron asimismo una silla de montar con estribos metálicos, en tan perfecto estado que podría ser utilizada todavía a día de hoy y que se supone fue enterrada para ser usada por la mujer en el más allá.  

Se cree que la mujer tenía entre 30 y 40 años en el momento de su muerte. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Se cree que la mujer tenía entre 30 y 40 años en el momento de su muerte. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Se cree que la mujer tenía entre 30 y 40 años en el momento de su muerte. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Galbadrakh Enkhbat, director del Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia, ha dicho del hallazgo que: ‘Las botas de fieltro son hasta la rodilla, las suelas son de cuero y la puntera está cosida con franjas de un vivo color rojo. Por su diseño, cuando el hallazgo se hizo público fueron inevitablemente comparadas con el calzado de Adidas que presenta tres franjas similares. En este sentido, constituyen un interesante objeto de estudio para los etnógrafos, especialmente por su estilo tan moderno.’

La altitud y el frío resultante ayudaron a la conservación de los restos, aunque el cuerpo se encontraba también cubierto de Shilajit, una sustancia espesa y pegajosa similar al alquitrán con colores que van desde el blanco hasta el castaño oscuro. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

La altitud y el frío resultante ayudaron a la conservación de los restos, aunque el cuerpo se encontraba también cubierto de Shilajit, una sustancia espesa y pegajosa similar al alquitrán con colores que van desde el blanco hasta el castaño oscuro. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

La altitud y el frío resultante ayudaron a la conservación de los restos, aunque el cuerpo se encontraba también cubierto de Shilajit, una sustancia espesa y pegajosa similar al alquitrán con colores que van desde el blanco hasta el castaño oscuro. Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Los científicos también han descubierto que la mujer sufrió una grave lesión en la cabeza, aunque no se sabe por ahora si fue ésta la causa real de su muerte, que se produjo en algún momento del siglo X en el Macizo de Altái, en la actual Mongolia.

Tampoco está claro si fue atacada o cayó, aunque se espera que nuevas investigaciones puedan dar respuesta a esta cuestión.  

Según parece, los exámenes iniciales desvelaron que “era bastante posible que las huellas de un golpe observadas en los huesos faciales de la momia fueran la causa de su muerte”, en palabras del propio Enkhbat.

La mujer debía tener entre 30 y 40 años en el momento de su fallecimiento.

 ‘A juzgar por lo que se encontró dentro de la sepultura, suponemos que pertenecía a un estrato social bajo,’ añadió Galbadrakh Enkhbat.

A pesar de la elegante apariencia de algunas de las posesiones con que fue enterrada, que podrían sugerir a los no expertos un estatus más elevado, ‘se encontraron diversos utensilios de costura con ella. Sólo es una suposición, pero creemos que podría haber sido costurera.’

 ‘Se encontraron diversos utensilios de costura con ella. Sólo es una suposición, pero creemos que podría haber sido costurera.’ Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

 ‘Se encontraron diversos utensilios de costura con ella. Sólo es una suposición, pero creemos que podría haber sido costurera.’ Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

 ‘Se encontraron diversos utensilios de costura con ella. Sólo es una suposición, pero creemos que podría haber sido costurera.’ Fotografías: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Con ella en la tumba – que se encuentra a una altitud de 2.803 metros sobre el nivel del mar – los arqueólogos descubrieron 51 elementos, incluida una ‘increíblemente hermosa bolsa bordada’, cuatro vestidos, vasijas, una silla de montar, su kit de costura y el cráneo de un carnero.

‘La bolsa estaba hecha de fieltro’, añadió el experto. ‘En su interior estaba el costurero, y puesto que el bordado se encontraba en el bolso y los zapatos, podemos estar seguros de que dicho bordado fue realizado por gentes del lugar.’

Se cree que la mujer era de origen Turkik, y su enterramiento es uno de los más completos hallados jamás.

Ahora los expertos esperan que, a partir de 18 nuevas muestras tomadas de la momia, se demuestre como primera hipótesis que la momia data del siglo X, y no del siglo VI como se creyó en un principio, aunque aún está pendiente la realización de análisis de ADN y pruebas de radiocarbono.

“Se trata del primer enterramiento Turkik completo, al menos en Mongolia - y probablemente en toda Asia Central,” apuntaba por su parte el investigador B. Sukhbaatar, del Museo de Khovd. “Es un fenómeno muy raro. Estos hallazgos nos muestran las creencias y rituales de los Turkik. Podemos ver claramente que el caballo fue sacrificado deliberadamente. Era una yegua, de entre cuatro y ocho años de edad.”

Sukhbaatar añadió que: ‘Cuando se produjo el hallazgo en el año 2015 estaba relativamente intacta, pero en el 2016 algunas zonas de la tumba se habían abierto y animales del ganado de la zona se la habían comido en parte, lo que llevó al equipo conjunto a excavar el descubrimiento y trasladarlo al Museo de Khovd.’

“Se trata del primer enterramiento Turkik completo, al menos en Mongolia - y probablemente en toda Asia Central,” apuntaba por su parte el investigador B. Sukhbaatar, del Museo de Khovd. Fotografía: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

“Se trata del primer enterramiento Turkik completo, al menos en Mongolia - y probablemente en toda Asia Central,” apuntaba por su parte el investigador B. Sukhbaatar, del Museo de Khovd. Fotografía: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Parecía como si el enterramiento se hubiera llevado a cabo con la intención de conservar los restos. La altitud y el frío resultante ayudaron a su conservación, aunque el cuerpo también estaba cubierto de Shilajit, una sustancia espesa y pegajosa similar al alquitrán cuyos colores van del blanco al castaño oscuro.

El cuerpo – al igual que los restos del caballo – estaba cubierto de fieltro.

‘Como la tumba fue excavada en un entorno fresco, la tela y el fieltro no experimentaron una reacción biológica,’ comentó Galbadrakh Enkhbat. ‘Parecía como si apenas hubieran sido utilizados ayer. Si hubiesen sido enterrados directamente en el terreno, no habría quedado nada.’

La momia está expuesta actualmente en el Museo Nacional de Mongolia.

Con ella en la tumba – que se encuentra a una altitud de 2.803 metros sobre el nivel del mar – los arqueólogos descubrieron 51 elementos, incluida una ‘increíblemente hermosa bolsa bordada’, cuatro vestidos, vasijas, una silla de montar, su kit de costura y el cráneo de un carnero. Fotografía: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Con ella en la tumba – que se encuentra a una altitud de 2.803 metros sobre el nivel del mar – los arqueólogos descubrieron 51 elementos, incluida una ‘increíblemente hermosa bolsa bordada’, cuatro vestidos, vasijas, una silla de montar, su kit de costura y el cráneo de un carnero. Fotografía: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Imagen de portada: La momia y sus famosas botas “Adidas”, Mongolia. Fotografía: The Mongolian Observer/Centro de Patrimonio Cultural de Mongolia

Autor: Olga Gertcyk

El artículo ‘Ancient Mummy With 1,100-year-old Adidas boots Died After She Was Struck on the Headapareció originalmente en The Siberian Times y ha sido publicado de nuevo en Ancient Origins con permiso. 

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article