Portada - La antropóloga Victoria Peña con los huesos humanos recientemente descubiertos en un yacimiento tartésico de la provincia de Badajoz. Fuente J. M. Romero / El País

Hallados en España restos humanos pertenecientes a la antigua civilización de Tartessos

(Leer articulo en una sola página)

El diario español El País ha informado del descubrimiento de antiguos huesos humanos en un yacimiento arqueológico situado en el sudoeste de España que se remonta a la civilización prerromana de Tartessos. Han sido descubiertos en las excavaciones de un gran edificio que fue testigo del sacrificio de muchos animales antes de ser incendiado. El hallazgo deberá revelar nuevos datos de aquella poco conocida civilización prerromana y también información sobre cómo esta sociedad antaño poderosa se derrumbó.

Mapa del sur de la península ibérica con la localización geográfica aproximada de la civilización tartésica (CC BY-SA 3.0)

Mapa del sur de la península ibérica con la localización geográfica aproximada de la civilización tartésica ( CC BY-SA 3.0 )

La civilización de Tartessos

El yacimiento se encuentra en la provincia española de Badajoz y está conectado con la avanzada civilización de Tartessos, que floreció hace aproximadamente 2.500 años. La civilización de Tartessos floreció en el sudoeste de la península ibérica en el período comprendido entre los siglos IX a. C. y V a. C. Las gentes de esta civilización eran refinadas y ricas, llegando incluso a impresionar a los historiadores griegos, según señala El País . La civilización aparece documentada en los mitos griegos, y se cree que Hércules habría visitado este antiguo reino. Tartessos se hizo inmensamente rica gracias al comercio con fenicios y griegos. Duró unos cinco siglos, y su declive ha sido atribuido a una invasión de tribus celtas o a algún evento catastrófico, como un cambio climático o una epidemia.

Se han encontrado ricos tesoros en otros yacimientos tartésicos del sur de España. En la fotografía, piezas del Tesoro de El Carambolo, expuesto en el Museo Arqueológico de Sevilla. (CC BY-SA 4.0)

Se han encontrado ricos tesoros en otros yacimientos tartésicos del sur de España. En la fotografía, piezas del Tesoro de El Carambolo, expuesto en el Museo Arqueológico de Sevilla. ( CC BY-SA 4.0 )

Un antiguo edificio congelado en el tiempo

Los restos humanos fueron encontrados en un antiguo edificio de dos plantas datado en una antigüedad de unos 2.500 años, cerca del final de la civilización tartésica. El edificio fue construido con técnicas muy avanzadas de ingeniería, y en parte con cierto tipo de cemento varios siglos antes de que los romanos, según se cree, desarrollaran esta tecnología. Se cree que la estructura habría sido una especie de santuario, y albergaba una magnífica colección de objetos entre los que había parte de una estatua griega.

Pies de una escultura de mármol originaria del mar Egeo hallada en un yacimiento tartésico. Imagen: Proyecto Construyendo Tarteso

Pies de una escultura de mármol originaria del mar Egeo hallada en un yacimiento tartésico. Imagen: Proyecto Construyendo Tarteso

Se desenterraron unos 30 esqueletos de animales, entre ellos caballos, y parece que eran sacrificados antes de que el edificio fuese incendiado y sepultado, posiblemente como parte de una ceremonia religiosa de la que ya informaba El País en otro artículo este mismo año . La mezcla de cenizas y arcilla en el suelo ayudó a preservar el edificio, y este hecho hace del hallazgo algo realmente único.

El hallazgo de la tumba

Victoria Peña, de la Universidad de Madrid y codirectora de la excavación, declaraba que los huesos humanos fueron encontrados en el primer piso del edificio. Los arqueólogos quedaron sorprendidos al descubrir un esqueleto, ya que los tartesios generalmente incineraban a sus muertos. Los restos fueron hallados junto con algunos objetos, como dos calderas de bronce de estilo español. El esqueleto, que probablemente sea de un hombre, está relativamente intacto, pero su cráneo quedó aplastado por el peso de la tierra que lo sepultó durante milenios.

La antropóloga Victoria Peña con los huesos descubiertos en el yacimiento tartésico de Badajoz. Imagen: J. M. Romero / El País

La antropóloga Victoria Peña con los huesos descubiertos en el yacimiento tartésico de Badajoz. Imagen: J. M. Romero / El País

Según Sebastián Celestino, arqueólogo y codirector de la excavación, la ubicación del esqueleto podría proporcionar al equipo información sobre el individuo, ya que los restos fueron hallados ‘junto a una puerta, con una punta de lanza a su lado, lo que nos lleva a pensar que pertenecieron a una especie de guardián,’ según documentaba El País . Se desconoce la causa exacta de la muerte del individuo, pero una vez se descubra podrá ayudar a los expertos a comprender mejor el yacimiento.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article