Portada - Fotocomposición formada por un ancla tipo rezón encontrada en el puerto de Acre por arqueólogos marinos. (Ehud Galili) Moneda de oro emitida por Juan III, Sacro Emperador de Nicea (1222-1254 D.C.), hallada en Acre. (Instituto Zinman de la Universidad de Haifa y la Orden Teutónica) Escudilla esmaltada cruzada y herradura, importados ambos de Europa. (Michal Artzy)

Hallado antiguo pecio de los Cruzados con monedas y otros artefactos de la última fortaleza cristiana en Tierra Santa

(Leer articulo en una sola página)

Arqueólogos marinos han descubierto en Acre, Israel, algunos intrigantes artefactos entre los restos de un barco naufragado perteneciente a los Cruzados. Datan de la época de la última y valerosa batalla mantenida por los escasos caballeros y mercenarios que aún quedaban y murieron heroicamente defendiendo las murallas de la última poderosa fortaleza cristiana en Tierra Santa.

La importancia geopolítica de Acre en el pasado

El Reino Cruzado de Tierra Santa comenzó a derrumbarse a finales del siglo XIII. La caída de Jaffa y Antioquía en 1268 a manos de los sarracenos obligó a Luís IX a emprender la Octava Cruzada (1270), truncada al poco tiempo por su muerte en Túnez. La Novena Cruzada (1271 – 72), estuvo encabezada por el príncipe Eduardo, que desembarcó en Acre, pero se retiró poco después tras acordar una tregua. En 1289, Trípoli cayó bajo el poder musulmán, quedando Acre como única fortaleza cristiana en Tierra Santa. La captura de Acre era crucial desde un punto de vista geopolítico y estratégico para los Mamelucos, puesto que las fuerzas europeas occidentales habían utilizado este enclave durante largo tiempo como punto de desembarco para soldados, caballeros y caballos, además de como centro internacional de comercio para la exportación de azúcar, especias, vidrio y textiles a Europa.

Caída de Trípoli en manos de los Mamelucos, abril de 1289. Ésta fue una de las últimas batallas de las Cruzadas, anterior al asedio de Acre. (Public Domain)

Caída de Trípoli en manos de los Mamelucos, abril de 1289. Ésta fue una de las últimas batallas de las Cruzadas, anterior al asedio de Acre. (Public Domain)

Durante la primavera de 1291, el sultán egipcio Al-Ashraf Khalil, a la cabeza de su inmenso ejército (más 100.000 hombres entre caballería e infantería), atacó la fortaleza de Acre y durante seis semanas mantuvo su asedio hasta que los mamelucos superaron la muralla exterior. Las órdenes militares cristianas consiguieron obligar a los mamelucos a retirarse temporalmente, hasta que tres días más tarde los atacantes abrieron brecha también en la muralla interior. El rey Enrique logró escapar, pero la mayor parte de los defensores y la mayoría de los habitantes de Acre perecieron en los combates o fueron vendidos como esclavos. Los caballeros supervivientes retrocedieron, consiguiendo retirarse hasta su fortaleza y resistir durante otros diez días, hasta que los mamelucos lograron finalmente irrumpir en la fortaleza y aniquilar a sus defensores. Desde entonces el cristianismo occidental nunca volvió a disfrutar de una presencia firme en el Próximo Oriente.

Sitio de Acre. El maestre hospitalario Mathieu de Clermont defendiendo sus murallas en 1291. (Public Domain)

Sitio de Acre. El maestre hospitalario Mathieu de Clermont defendiendo sus murallas en 1291. (Public Domain)

El descubrimiento del pecio en Acre

El profesor Michal Artzy y el doctor Ehud Galili, arqueólogos marinos de la Universidad de Haifa, han coliderado la exploración del pecio cruzado. El barco resultó gravemente dañado durante la construcción del moderno puerto de Acre, aunque entre sus restos quedaron algunos tablones de madera cubiertos de lastre, la quilla de la nave, y algunas secciones del casco. La datación por carbono-14 demostró que la madera utilizada para construir el casco se puede fechar entre los años 1062 y el 1250. Entre la quilla y las tablas también se encontraron treinta impresionantes monedas de oro, según se indica en el artículo sobre el hallazgo publicado en Haaretz.

Florines encontrados en el pecio del antiguo barco cruzado naufragado en el puerto de Acre. (Autoridad de Antigüedades de Israel)

Florines encontrados en el pecio del antiguo barco cruzado naufragado en el puerto de Acre. (Autoridad de Antigüedades de Israel)

Robert Kool, de la Autoridad de Antigüedades de Israel, ha identificado las monedas como "florines", utilizados en Florencia durante el siglo XIII. Fuentes históricas de primera mano dan testimonio de que, en el asedio de Acre, nobles y mercaderes utilizaron estas monedas para sobornar a los propietarios de los barcos y comprar, así, su flota. Además de las monedas de oro encontradas cerca del barco hundido, los arqueólogos marinos también recuperaron cuencos y jarras de cerámica importados del sur de Italia, Siria y Chipre, además de numerosas piezas oxidadas de hierro, en su mayoría clavos y anclas. Los trabajos de excavación en el área comenzaron el año pasado, y es ahora cuando están saliendo a la luz estos nuevos e impresionantes hallazgos.  

Cuenco ceramico esmaltado de los Cruzados decorado con un rostro humano, recuperado en Acre. (Michal Artzy)

Cuenco ceramico esmaltado de los Cruzados decorado con un rostro humano, recuperado en Acre. (Michal Artzy)

Imagen de portada: Fotocomposición formada por un ancla tipo rezón encontrada en el puerto de Acre por arqueólogos marinos. (Ehud Galili) Moneda de oro emitida por Juan III, Sacro Emperador de Nicea (1222-1254 D.C.), hallada en Acre. (Instituto Zinman de la Universidad de Haifa y la Orden Teutónica) Escudilla esmaltada cruzada y herradura, importados ambos de Europa. (Michal Artzy)

Autor: Theodoros Karasavvas

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso. 

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article