Portada - Geoglifo de Acre en Plácido de Castro, utilizado como palco de ceremonias. (Revista Pesquisa/La Gran Época)

Estudio de geoglifos en Brasil revela la existencia de supermercados prehistóricos en la selva amazónica

(Leer articulo en una sola página)

Un análisis terrestre de la zona interna y externa de algunos de los cientos de geoglifos descubiertos en el Estado de Acre de Brasil –en la zona conocida como el Nazca brasileño– ha permitido confirmar que el Amazonas no era inmaculado antes de la llegada de los europeos, y que durante milenios fue trabajado de forma sostenible e ingeniosa, hasta el punto de constituir un ejemplo para el hombre actual.

De este modo, las plantaciones de árboles en la prehistoria de Acre se llevaron a cabo a pequeña escala, acompañadas de pequeñas deforestaciones para instalar lo que se cree eran sus “ supermercados prehistóricos de productos forestales útiles ”, según ha informado la Universidad de Reading . A diferencia de lo que permiten los gobiernos actuales para fines comerciales, la gestión forestal prehistórica no implicaba la erradicación masiva de especies ni de todo su hábitat.

Los geoglifos de Acre son enormes círculos o cuadrados excavados en la tierra cuya finalidad continúa siendo un misterio sin aclarar. Debido a la ausencia de restos de objetos, sabemos que es poco probable que alguna vez fueran aldeas habitadas, y su diseño tampoco correspondería a un sistema defensivo, por lo que se cree que su uso fue más bien esporádico y de naturaleza ritual.

Geoglifos en tierras deforestadas de Fazenda Colorada, selva amazónica, zona de Río Branco, Acre. Estas curiosas formas geométricas han sido datadas en torno al año 1283. (Public Domain)

Geoglifos en tierras deforestadas de Fazenda Colorada, selva amazónica, zona de Río Branco, Acre. Estas curiosas formas geométricas han sido datadas en torno al año 1283. ( Public Domain )

“En lugar de quemar grandes extensiones de bosques, ya sea para la construcción de geoglifos o prácticas agrícolas, transformaron su medio ambiente concentrándose en especies de árboles de valor económico como palmeras, creando una especie de “supermercado prehistórico” de productos forestales útiles. La biodiversidad de algunos de los bosques que aún quedan en Acre puede mantener un fuerte legado de estas antiguas prácticas ‘agroforestales’”, se ha destacado desde la universidad inglesa después de analizar diversas muestras de terreno.

Informes académicos  indican que los primeros ocho geoglifos fueron descubiertos en 1977 tras una deforestación llevada a cabo para uso agrícola cerca de la capital de Río Branco . Pero no fueron estudiados en detalle hasta el año 2005, cuando la Universidad Federal de Acre , la Universidad Federal de Para y el Museo Paraense empezaron a hacerlo. Las conclusiones de los académicos brasileños –además de las de los investigadores de las universidades de Reading y Exeter, del Reino Unido– han sido presentadas este mes en la revista científica Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS).

“Hemos recuperado pruebas del medio ambiente de la región de los geoglifos y hemos encontrado trabajos realizados sobre el terreno donde había bosques plantados por el hombre, que habían sido previamente administrados durante milenios”, leemos en el artículo de PNAS.

Los primeros ocho geoglifos fueron descubiertos en 1977 tras una deforestación llevada a cabo para uso agrícola (Fotografías: Edison Gaetano/Revista Pesquisa/La Gran Época)

Los primeros ocho geoglifos fueron descubiertos en 1977 tras una deforestación llevada a cabo para uso agrícola ( Fotografías: Edison Gaetano/Revista Pesquisa/La Gran Época )

El profesor de Paleoecología Tropical Frank Mayle explicó además que la investigación “ desafía la hipótesis de que la construcción de geoglifos conllevó una deforestación extensa ”. A largo plazo, el estudio concluye que la deforestación del Amazonas de Acre, estudiado a largo plazo, demuestra que “ es estrictamente un fenómeno moderno ”. Los aclarados de bosques que se realizaron en el pasado fueron a pequeña escala, pero al mismo tiempo este hecho permitió  “ descartar que el Amazonas fuese un espacio virgen ” y, a su vez, reveló el fuerte legado que se ha extendido durante milenios acerca del antiguo conocimiento de la gestión forestal.

Los investigadores descubrieron que hace alrededor de 6.000 años la zona estaba dominada por bosques de bambú, que fueron deforestados en pequeñas áreas donde se construyeron geoglifos. Lugares en los que se observó la explotación de productos forestales, con ausencia de deforestación generalizada, motivo por el cual el paisaje boscoso sobrevivió, casi intacto, hasta finales del siglo XX. Además, la Universidad de Reading estudió previamente otros geoglifos en territorio boliviano, cerca de la frontera con Acre, donde se hallaron trabajos de tierra “monumentales”, pero que no correspondían a antiguos terrenos forestales.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article