Portada - Esqueleto humano prehistórico de la cueva de Chan Hol cercana a Tulum, en la península mexicana de Yucatán. Esta fotografía se tomó con anterioridad al saqueo de la cueva perpetrado por submarinistas desconocidos. Fotografía: Tom Poole/Liquid Jungle Lab

Esqueleto hallado bajo una estalagmita revela que México ya estaba habitado hace 13.000 años

(Leer articulo en una sola página)

Un esqueleto humano prehistórico hallado en la península de Yucatán tiene por lo menos 13.000 años de antigüedad, y se remonta probablemente al período glacial de finales de la más reciente edad de hielo, el Pleistoceno tardío. Un equipo mexicano-alemán de investigadores liderados por el profesor Dr. Wolfgang Stinnesbeck y Arturo González González ha datado el esqueleto fósil basándose en una estalagmita que creció sobre los restos del hueso de la cadera.

"Los huesos de la cueva de Chan Hol cercana a la ciudad de Tulum, descubiertos hace cinco años, representan uno de los más antiguos hallazgos de huesos humanos en el continente americano, y son evidencia de un asentamiento inesperadamente antiguo en el sur de México," comentaba sobre el descubrimiento el Prof. Stinnesbeck, geocientífico de la Universidad de Heidelberg. Ahora, los resultados de la investigación han sido publicados en PLOS ONE.

Submarinista buceando en uno de los espectaculares pasadizos decorados del sistema de cuevas del cenote Chan Hol, México. (Alison Perkins/Underwater Project)

Submarinista buceando en uno de los espectaculares pasadizos decorados del sistema de cuevas del cenote Chan Hol, México. ( Alison Perkins/Underwater Project )

La antigua colonización del continente americano es objeto de polémicos debates. Una hipótesis largo tiempo aceptada afirmaba que la primera migración se produjo hace 12.600 años a través de un pasillo libre de hielo entre los glaciares de Norteamérica, cruzando el Puente de Beringia que unía Siberia y Alaska. En los últimos años, sin embargo, esta teoría está siendo cada vez más cuestionada por recientes hallazgos realizados en América del norte y del sur. Estos descubrimientos indican que el ser humano llegó antes al continente, como explica el profesor Stinnesbeck. Sin embargo, estos hallazgos eran en su mayor parte objetos u hogares para el fuego a cielo abierto, y su antigüedad se databa tomando como referencia los sedimentos que contenían. Ha sido extremadamente raro hasta ahora el descubrimiento de huesos humanos con una antigüedad superior a los 10.000 años en todo el continente americano.

El puente de Beringia (Bering) es el camino aceptado habitualmente para las primeras migraciones humanas llegadas al continente americano. (CC BY SA 3.0)

El puente de Beringia (Bering) es el camino aceptado habitualmente para las primeras migraciones humanas llegadas al continente americano. (CC BY SA 3.0 )

Las cuevas inundadas cercanas a Tulum, en Yucatán, una península que separa el Golfo de México del mar Caribe, ofrecen una zona rica en hallazgos. Siete esqueletos humanos prehistóricos ya se han documentado en el intrincado sistema de cuevas cercano a la costa en la parte oriental de la península, algunos de ellos datados anteriormente por otros investigadores. Las cuevas a lo largo de la costa caribeña de Yucatán no quedaron inundadas hasta el aumento del nivel del mar que se produjo en todo el mundo tras la última edad de hielo. Contienen información arqueológica, paleontológica y climática oculta allí desde la época anterior a la inundación, una información en excelente estado de conservación según Wolfgang Stinnesbeck.

Cenote en Tulum, México. (Christine Rondeau/CC BY 2.0)

Cenote en Tulum, México. (Christine Rondeau/ CC BY 2.0 )

Sin embargo, fue difícil determinar con exactitud la antigüedad del material esquelético humano usando la datación convencional mediante carbono-14, ya que el colágeno de los huesos había desaparecido por completo debido al largo tiempo que llevaba sumergido. El profesor Stinnesbeck y su equipo alemán-mexicano de geocientíficos y arqueólogos eligieron por esta razón otro método. Datando una estalagmita que había crecido sobre el hueso de la cadera del esqueleto, fueron capaces de reducir el intervalo de la posible antigüedad de los huesos humanos hallados en la cueva mexicana de Chan Hol.

El análisis de los isótopos de uranio-torio daba al esqueleto una antigüedad mínima de 11.300 años. Sin embargo, los datos climáticos y de precipitación almacenados en la estalagmita demostraron una antigüedad claramente superior. Este dato es mensurable en términos de índices de isótopos de oxígeno y carbono, y se comparó con datos del "archivo medioambiental" de otras regiones de la tierra. Con una antigüedad de por lo menos 13.000 años, el habitante de la cueva de Chan Hol probablemente date del período Dryas Reciente. "Representa uno de los esqueletos humanos más antiguos de América. Nuestros datos subrayan la gran importancia de los hallazgos de la cueva de Tulum para el debate sobre la colonización del continente," apuntaba al respecto el Prof. Stinnesbeck.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article