Portada - Sin escapatoria... Detalle de una miniatura denominada ‘La Muerte talando un árbol’ – Biblioteca Británica, Royal 15 D V f. 36. Jehan Froissart. Holanda, último cuarto del siglo XV. (The Public Domain Review)

Arqueólogos hallan pruebas de que en la Inglaterra medieval se mutilaban y quemaban cadáveres para evitar que se convirtieran en zombis

(Leer articulo en una sola página)

Por vez primera, un equipo de investigadores ha encontrado evidencias de la creencia en muertos vivientes en la Inglaterra medieval, al analizar huesos y esqueletos de individuos que fueron decapitados, quemados y mutilados tras su muerte.

Investigadores de la Universidad de Southampton, así como del organismo público Historic England, analizaron los huesos recuperados en un pueblo de Yorkshire existente entre los siglos XI y XIII. La aldea, Wharram Percy de Yorkshire, lleva muchos siglos abandonada, como podemos leer en el artículo sobre la investigación publicado en The Independent .

Este fragmento de cráneo, que fue destrozado y quemado, fue recuperado en las excavaciones realizadas en la aldea abandonada de Wharram Percy, condado de Yorkshire, Inglaterra. (Historic England/PA Wire)

Este fragmento de cráneo, que fue destrozado y quemado, fue recuperado en las excavaciones realizadas en la aldea abandonada de Wharram Percy, condado de Yorkshire, Inglaterra. ( Historic England/PA Wire )

Los científicos, encabezados por el biólogo especialista en el esqueleto humano Simon Mays, han publicado sus hallazgos en la revista Journal of Archaeological Science . En The Independent podemos leer que las evidencias aportadas por estos huesos “apuntan con fuerza” a que lo pobladores del lugar creían que sus vecinos fallecidos se levantarían de entre los muertos.

La aparente evidencia en los huesos confirma lo observado sobre tales creencias y prácticas en antiguos documentos históricos. En The Independent se indica que ya era algo “conocido” que los hombres y mujeres medievales creían que los cadáveres podían levantarse sólo cuando la carne todavía permanecía en los huesos, después de la muerte y antes de la descomposición. No creían que los esqueletos poseyesen tales poderes.

El artículo asegura que fueron los aldeanos quienes destrozaron los miembros de los cadáveres, tal vez con martillos o piedras, además de decapitarlos para eliminar cualquier posibilidad de pensamiento o de visión en los eventuales zombis. Después de todo ello, quemaban los cadáveres para destruir la carne y mantenerlos de este modo dentro del sepulcro.

Los contornos de lo que antaño fuera la aldea de Wharram Percy aún son visibles desde el aire. (Historic England/PA Wire)

Los contornos de lo que antaño fuera la aldea de Wharram Percy aún son visibles desde el aire. (Historic England/PA Wire )

Los científicos examinaron 137 huesos sueltos de diferentes esqueletos. Unos huesos que provienen de al menos 10 individuos, entre ellos dos niños de entre 2 y 4 años de edad. También se han estudiado los restos de un adolescente de entre 15 y 17 años, así como de dos hombres y tres mujeres.

Muy pocas historias de muertos vivientes fueron puestas por escrito durante la Edad Media. En The Independent leemos que de ello se deduce que los muertos vivientes representaban por tanto un muy pequeño porcentaje dentro del número total de documentos escritos de la Inglaterra medieval. La reciente investigación ha ayudado en gran medida a arrojar luz sobre este tema.

Asimismo, resulta interesante observar que los escasos relatos históricos medievales que nos han llegado sobre muertos vivientes estaban protagonizados principalmente por hombres adultos, aunque los recientes hallazgos revelan que en la vida real era algo sobre lo que no recaía distinción alguna de género ni de edad. Este hecho se corresponde con los descubrimientos realizados en relación con los relatos populares del norte de Europa.

En Escocia y otros países del norte, los relatos describen un miedo terrible a que los niños fueran asesinados o a que murieran siendo víctimas de algún tipo de abuso. El reciente estudio demuestra que tales creencias podrían haberse dado asimismo en la Inglaterra medieval.

Representación artística de la aldea de Wharram Percy, donde se encontraron los huesos mutilados y quemados objeto del reciente estudio. (Historic England/PA Wire)

Representación artística de la aldea de Wharram Percy, donde se encontraron los huesos mutilados y quemados objeto del reciente estudio. ( Historic England/PA Wire )

El temor a los muertos, o a los muertos vivientes como parece el caso, probablemente tenga sus raíces en épocas antiguas o, incluso, prehistóricas. Las gentes del Medievo creían que los individuos que habían sido malvados en vida podrían levantarse de entre los muertos y atacar en venganza a los vivos, además de provocar epidemias. Por aquel entonces la vida podía ser corta y brutal, y parece que los habitantes de Wharram Percy tomaron medidas para que no se produjeran ataques de muertos vivientes en su pueblo.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article