Portada-Ilustración de los años 20 en la que podemos observar a Alarico desfilando por Atenas tras haber conquistado la ciudad en el año 395 d. C. (Public domain)

Arqueólogos Buscarán el Tesoro del Rey Alarico Ansiado por los Nazis

(Leer articulo en una sola página)

Las autoridades locales y provinciales de la ciudad italiana de Cosenza han dado inicio a un proyecto destinado a la búsqueda sistemática del tesoro perdido de Alarico, rey de los visigodos, que acumuló un rico botín al saquear Roma en el siglo V d. C. Los arqueólogos italianos dispondrán de las tecnologías más modernas para buscar este tesoro, cuya leyenda asegura que fue enterrado junto a Alarico en algún lugar cercano a la confluencia de los dos ríos de Cosenza. Adolf Hitler estaba obsesionado con encontrar este rico botín oculto, pero los nazis nunca consiguieron localizarlo.

Según la leyenda el tesoro de Alarico está enterrado junto con sus restos en algún lugar cercano a la confluencia de los dos ríos de la ciudad italiana de Cosenza. En la foto, el río Busento a su paso por Cosenza, poco antes de su confluencia con el río Cratis (Public domain)

Según la leyenda el tesoro de Alarico está enterrado junto con sus restos en algún lugar cercano a la confluencia de los dos ríos de la ciudad italiana de Cosenza. En la foto, el río Busento a su paso por Cosenza, poco antes de su confluencia con el río Cratis ( Public domain )

El Saqueo de Roma

Alarico I (395 d. C. – 410 d. C.) fue el primer rey de los visigodos y jefe del ejército que saqueó Roma en Agosto del año 410, un acto que resultó determinante a la hora de provocar la caída del Imperio Romano de Occidente.  

Los hunos habían obligado a los godos a buscar refugio en el Imperio Romano de Oriente, pero los elevados impuestos, el hambre y las escasas simpatías por parte de la población romana, provocaron la rebelión de los godos. El rey Alarico encabezó a sus tropas en un despiadado ataque a través de los Balcanes y en dirección a Italia, donde saquearon Roma. La ciudad aún estaba habitada por las ricas familias de la nobleza senatorial, y seguía siendo el centro de sus actividades culturales de mecenazgo.

Durante tres días, los godos arrasaron la ciudad y saquearon sus edificios, incluidas las viviendas de los más ricos y la tesorería y los mausoleos de Augusto y Adriano. Se dice que Alarico se marchó de la ciudad con gran cantidad de carros cargados con dos toneladas de oro, trece de plata, 4.000 túnicas de seda, 3.000 vellones de lana y 3.000 libras de pimienta.

Tras saquear Roma, Alarico se había propuesto marchar sobre Sicilia y a continuación sobre África, pero no logró realizar sus planes ya que murió poco después ese mismo año, el 410 d. C.

Los Visigodos Saquean Roma el 24 de Agosto del 410, óleo de J.-N. Sylvestre, 1890 (Public domain)

Los Visigodos Saquean Roma el 24 de Agosto del 410, óleo de J.-N. Sylvestre, 1890 ( Public domain )

La muerte del rey Alarico

No está claro cómo murió Alarico, pero se supone que falleció a causa de alguna enfermedad o en batalla, quizás en algún ataque enemigo.

Según el historiador Jordanes, que escribió sobre los godos en el siglo VI, Alarico fue enterrado en la confluencia de los ríos Busento y Crathis junto con los tesoros que había saqueado en Roma.

“Desviando de su curso el río Busentus, cerca de la ciudad de Cosentia, condujeron a un grupo de prisioneros hasta el lecho del río para que cavaran su tumba,” escribe Jordanes en su libro De Origine Actibusque Getarum (‘ Origen y Gestas de los Godos’ ). “En lo más profundo de esta fosa enterraron a Alarico, junto con muchos de sus tesoros, y a continuación hicieron que las aguas del río volvieran a su cauce original. Y para que nadie supiera dónde lo habían enterrado, dieron muerte a todos los prisioneros.”

Entierro de Alarico en el lecho del río Busento. 1895, grabado sobre madera. (Public domain)

Entierro de Alarico en el lecho del río Busento. 1895, grabado sobre madera. ( Public domain )

La Búsqueda del Tesoro de Alarico

A mediados del siglo XVIII, se emprendió un ambicioso proyecto destinado a hallar la tumba de Alarico, aunque fracasó. Más tarde, a principios del siglo XIX, el escritor y viajero Alejandro Dumas visitó Cosenza tras un fuerte terremoto que había drenado el río Busento. Dumas cuenta que mucha gente empezó a cavar fervientemente en busca del tesoro del rey godo. Nuevamente, no se encontró tumba ni tesoro alguno.

En el siglo XX, los relatos sobre el tesoro atrajeron la atención de Adolf Hitler y Heinrich Himmler, que ordenaron una búsqueda exhaustiva del botín oculto del rey visigodo. Pero también volvieron con las manos vacías.

En la actualidad, The Telegraph informa de que la búsqueda ha comenzado de nuevo, esta vez con el pleno y entusiasta apoyo de las autoridades de Cosenza.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article