Portada-“John Dee realizando un experimento ante Isabel I” (Henry Gillard Glindoni, 1852-1913). Origen: Public Domain

Los rayos X revelan detalles ocultos en una pintura en la que aparece el enigmático John Dee

(Leer articulo en una sola página)

John Dee fue un estudioso, filósofo, navegador, médico y astrólogo de la corte de la reina Isabel I de Inglaterra. A menudo se le recuerda como un hombre enigmático que repetidamente traspasaba la línea que separa ciencia y ocultismo. Una reciente toma de imágenes por rayos X de la pintura titulada “John Dee realizando un experimento ante Isabel I”, obra de Henry Gillard Glindoni, aporta detalles ocultos hasta ahora que destacan la faceta mística de este famoso personaje histórico.

The Guardian informa de que estas imágenes de rayos X encargadas para la reciente exposición del Real Colegio de Medicina de Londres titulada “ Estudioso, cortesano, mago: la biblioteca perdida de John Dee ,” han revelado que Dee aparecía en un principio en este cuadro rodeado de un círculo de calaveras humanas.

Detalle del círculo de calaveras descubierto recientemente gracias a los rayos X en la famosa pintura de Glindoni en la que aparece John Dee. (National Gallery, London/Wellcome Library)

Detalle del círculo de calaveras descubierto recientemente gracias a los rayos X en la famosa pintura de Glindoni en la que aparece John Dee. ( National Gallery, London/Wellcome Library )

El cuadro original podría haber sido en un principio una representación más precisa de John Dee y sus intereses. Repasando la vida de John Dee, la autora de Ancient Origins Ryan Stone escribía:

Por lo que John Dee llegó a ser más conocido fue por sus esfuerzos en intentar comunicarse con el mundo espiritual, concretamente con los ángeles celestiales. Este trabajo estuvo precedido por intentos de comprender el factor unificador de la naturaleza, que él creía que podía ser desvelado combinando métodos mágicos y matemáticos.

Dee era muy metódico en su trabajo, y fue conocido por utilizar ciertos objetos muy concretos, como un espejo de obsidiana negra y una bola de cristal destinados a posibilitar la comunicación con los ángeles . La bola de cristal, el “disco mágico” y el espejo de adivinación de Dee están todos ellos incluidos en la actual exposición del Real Colegio de Medicina de Londres.

Los instrumentos mágicos de John Dee: discos de cera y de oro, esfera de cuarzo y un espejo de obsidiana pulida. (British Museum/ CC BY SA 4.0)

Los instrumentos mágicos de John Dee: discos de cera y de oro, esfera de cuarzo y un espejo de obsidiana pulida.   (British Museum/ CC BY SA 4.0 )

Junto con estos elementos se encuentran expuestos 47 de los 100 libros de la monumental biblioteca de Dee que han llegado hasta nosotros. Algunos de los temas tratados en estas obras son matemáticas, filosofía, historia, astrología, criptografía y alquimia. Estos variados intereses demuestran que había algo más que misticismo en el “mago de la reina” (como era conocido Dee en su época), también era un hombre de ciencia “tradicional”. Stone nos ofrece un ejemplo de ello:  

Rara vez citado en las referencias al Nuevo Mundo, Dee sirvió de hecho de ayuda a los pioneros que formaban parte de los viajes de exploración que emprendió Inglaterra en el siglo XVI. Fue él quien proporcionó los instrumentos empleados para navegar por aquellas aguas, siendo en cierto modo algo parecido a un profesional del arte de la navegación.

Al hablar de los variados intereses de John Dee, la comisaria artística Katie Birkwood asegura: “Es uno de los personajes de la Inglaterra de los Tudor más interesantes y enigmáticos, y estamos explorando este hecho sin caer en la tentación de considerarle únicamente un estudioso, un cortesano o un mago. Fue todo eso y más.”

Retrato de John Dee del siglo XVI obra de un artista desconocido. Museo Marítimo Nacional de Greenwich. (Public Domain)

Retrato de John Dee del siglo XVI obra de un artista desconocido. Museo Marítimo Nacional de Greenwich. (Public Domain )

La revista Smithsonian ofrece una posible explicación al detalle inicial del círculo de calaveras pintado por Glindoni, explicando que “Tras la muerte de Isabel, los hombres de ciencia habrían pintado a Dee como un necio y un iluso. Sería este legado el que podría haber inspirado a Glindoni para que añadiera estas calaveras a su pintura, quizás junto con la obsesión de la época victoriana por la muerte. ¿Pero por qué decidió suprimirlas finalmente?”

La respuesta a por qué el autor del cuadro ocultó finalmente el círculo de calaveras se desconoce, aunque Birkwood ha declarado a The Guardian que es probable que el individuo que encargó la pintura quisiera ofrecer una impresión diferente de John Dee, o que sencillamente le inquietara el macabro aspecto de la escena. Según Birkwood, “Glindoni tuvo que conseguir que se pareciera a lo que vemos ahora, serio y augusto, a diferencia de lo que era, algo fantasmal y esotérico. Este hecho resume las dos impresiones diferentes que la gente tenía de Dee y cómo luchaban una y otra por imponerse.”

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article