Portada - Indígena de Perú tomando una medicina tradicional. Crédito: Pachamama Alliance

Conocimientos medicinales ancestrales de tribus del Amazonas serán registrados por escrito por primera vez en la historia

(Leer articulo en una sola página)

“Aquella planta le salvará de la mordedura de una serpiente venenosa,” apuntaba mi guía Kichwa, Pidru, mientras yo intentaba sacar mi bota de un pie de barro en las profundidades de la selva amazónica ecuatoriana. “Y esta flor de aquí permite a una madre cuya leche se ha secado volver a dar de mamar.”

Mientras nos arrastrábamos, trepábamos, tropezábamos y nos abríamos camino a través de la espesa vegetación, Pidru era como una biblioteca de conocimiento, señalando más de 100 diferentes especies de flora y fauna y explicando en detalle cómo eran utilizadas medicinalmente por las tribus indígenas de la Amazonia: desde machacar hormigas de fuego como repelente de insectos, a hojas de plantas consumidas como té por las mujeres en sus labores, además de un ‘árbol pene’ en el que no sólo parece que brotan órganos sexuales masculinos, sino que también se usa para tratar los casos de gonorrea e infecciones del tracto urinario.

El “árbol pene" de la selva amazónica (CC by SA 4.0)

El “árbol pene" de la selva amazónica (CC by SA 4.0)

“En la Amazonia, nuestras mujeres nunca tienen problemas para dar a luz,” explicaba Pidru. “Beben el té de esta planta, que permite que los músculos y la piel se estiren fácilmente, como las mandíbulas de una serpiente, lo que permite al bebé pasar fácilmente a través del canal del parto. No sufren ningún dolor.” Embarazada de 9 semanas por aquel entonces, hice una nota mental para descubrir cómo podía adquirir esta planta cuando estuviera de vuelta en casa.

“¿Cómo obtuvo este conocimiento?”, pregunté al guía, sorprendida de que hubiese una planta para cada dolencia imaginable. “Me vino de los chamanes. Mi padre era un elegido, y me pasó este conocimiento a mí”, explicó. “¿Hay un registro por escrito?”, le pregunté. Pidru se señaló la sien con el dedo: “No. Está todo aquí”.

La flor de esta planta se utiliza para ayudar a las madres a producir más leche para sus bebés. Fotografía: Ioannis Syrigos

La flor de esta planta se utiliza para ayudar a las madres a producir más leche para sus bebés. Fotografía: Ioannis Syrigos

Un conocimiento ancestral de la Amazonia que se pondrá por escrito

Pero esto puede estar a punto de cambiar. Los Kichwa son sólo una de las muchas tribus indígenas que habitan la selva amazónica, y que poseen grandes cantidades de conocimientos sobre los usos medicinales de las plantas. Pero en el Perú, otra tribu, los Matsés, está ya tomando medidas para proteger este conocimiento para el futuro.

Como informa The Guardian, un grupo de hombres Matsés ha comenzado a plantar parcelas agroforestales medicinales que contienen hasta 3.000 plantas de más de 100 especies, todas ellas utilizadas con fines medicinales, así como la recopilación de su conocimiento sobre plantas curativas en una enciclopedia de dos volúmenes y 1044 páginas sobre las plantas medicinales de la Amazonia. Es la primera enciclopedia de conocimiento indígena escrita por chamanes de la Amazonia jamás producida.

“Las entradas son clasificadas por el nombre de la enfermedad, seguido por una explicación de los síntomas, su causa y las plantas que lo curan,” informa The Guardian. “Una foto de cada planta –con un número de hasta 800 en total– acompaña a cada entrada, pero no se incluyen los nombres científicos, ni fotos de flores o de otras características fácilmente identificables.”

En la parte posterior de la enciclopedia hay dos frases en Matsés que se traducen aproximadamente como “Éste no es un libro para que lo vean los no-Matsés. No permita que los no indígenas lo vean.” Tal vez temen que las compañías farmacéuticas empiecen a prestar atención a sus muy eficaces remedios y traten de hacer dinero de algo que siempre ha sido un recurso libremente disponible para los pueblos de la selva amazónica.

El guía indígena, Pidru, explica el uso de algunas de las plantas de la selva amazónica ecuatoriana. Crédito: April Holloway

El guía indígena, Pidru, explica el uso de algunas de las plantas de la selva amazónica ecuatoriana. Crédito: April Holloway

Los bosques medicinales ayudan a conservar el conocimiento

Los Matsés han estado muy ocupados últimamente. Hasta la fecha han plantado ya siete “bosques de sanación” en su territorio, cada uno de ellos con miles de árboles y plantas de cientos de especies diferentes que pueden ser utilizados con fines medicinales. La intención es facilitar la administración de remedios y curas trayendo tantas plantas curativas como sea posible a una zona concentrada y accesible.

April Holloway en la selva amazónica. En la Amazonia, la vegetación es tan densa que puede ser difícil encontrar una planta en concreto. Plantar bosques medicinales hará que los remedios sean mucho más accesibles. Crédito: Ioannis Syrigos

April Holloway en la selva amazónica. En la Amazonia, la vegetación es tan densa que puede ser difícil encontrar una planta en concreto. Plantar bosques medicinales hará que los remedios sean mucho más accesibles. Crédito: Ioannis Syrigos

Así pues, ¿qué es lo que ha llevado a los Matsés a actuar? A medida que el mundo exterior invade más y más el territorio de las tribus del Amazonas, las generaciones más jóvenes está comenzando a aventurarse en el mundo moderno y ser influenciados por la vida fuera de la selva. El conocimiento chamánico ha pasado siempre de los ‘maestros’ a las generaciones más jóvenes, pero ahora se está produciendo un cambio, y muchos de los Matsés más jóvenes ya no desean adoptar la vida de un curandero chamánico.  Si los Matsés mayores mueren sin haber formado a un sucesor, sus conocimientos podrían perderse para siempre.

Pero el mundo exterior también trae nuevas amenazas: empresas petroleras, leñadores y narcotraficantes se han convertido en un problema creciente en muchas zonas de la Amazonía. Se están destruyendo vastas áreas de la selva, y con ellas la forma de vida tradicional de los pueblos indígenas está amenazada.

“Me gustaría enseñarle los monos, capibaras, tapires y las muchas especies de aves,” nos dijo Pidru. “Pero ya no los vemos muy a menudo. Son inteligentes y han aprendido a esconderse y encontrar nuevos hogares ahora que se ha construido un aeropuerto cerca de nuestras tierras. Quizás debamos seguir el ejemplo de los animales.”

Imagen de portada: Indígena de Perú tomando una medicina tradicional. Crédito: Pachamama Alliance

Autor: April Holloway

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article