Portada-Mural en templo de Laos que representa al Buda, Bodhisattva Gautama llevando a cabo prácticas ascéticas extremas antes de su iluminación.jpg

Religión y abundancia unidas a través del tiempo: ¿tuvo la antigua moral religiosa su origen en la riqueza?

(Leer articulo en una sola página)

Se considera en la actualidad que la religión tiene su origen en la moral. Pero ese no fue siempre el caso, según afirman los investigadores. Los académicos llevan sospechando desde hace tiempo que las religiones principales del mundo moderno nacieron de importantes movimientos espirituales que surgieron en Eurasia hace unos 2.500 años debido a una explosión demográfica y a la consiguiente necesidad de crear un orden moral a partir de lo que podría haber sido un caos en comunidades cada vez de mayor tamaño. Sin embargo, un reciente estudio pone en tela de juicio esta teoría, proponiendo que en la antigüedad la abundancia y la mejora del nivel de vida motivaron el auge de las religiones enfocadas en la moral. ¿Es este un caso de ‘más dinero, más moralidad’?

El autor que dirige el estudio publicado en la revista de ciencia Current Biology (Biología Actual), Nicolas Baumard, investigador científico en la École Normale Supérieure (Escuela Normal Superior) de París cree que las filosofías de las religiones más importantes de hoy día — Budismo, Islam, Hinduismo, Judaísmo y Cristianismo — surgieron en su origen porque las poblaciones de las grandes civilizaciones de Eurasia empezaron a gozar de una mayor disponibilidad de energía, tiempo libre y riqueza.

“Los autores investigaron variables relacionadas con la complejidad política y los niveles de vida. La riqueza apareció como un factor determinante en el auge de las religiones enfocadas en la moral, en particular el acceso a la energía. En muy diferentes culturas las religiones moralizantes emergieron bruscamente cuando los miembros de su población fueron capaces de obtener 20.000 calorías de energía al día, lo que incluía alimento (para los humanos y el ganado), combustibles y materias primas,” según informa Scientific American .

Los investigadores proponen que el recién logrado acceso a fuentes constantes de alimento y combustible, y no tener por tanto la obligación de preocuparse por problemas inmediatos como vivienda o predadores permitió a las gentes de las antiguas civilizaciones relajarse y centrar sus pensamientos en el sentido de la vida, la vida tras la muerte y las responsabilidades morales. Cuando la energía abundaba las poblaciones tenían menos necesidad de competir con sus vecinos, cooperaban más y lo más importante, empezaban a considerar estrategias a largo plazo en lugar de buscar un beneficio inmediato a corto plazo.

Baumard explica que aunque la religión a día de hoy se asocia a menudo con la autodisciplina, la moral, el ascetismo, la moderación y la compasión, la espiritualidad del pasado más remoto no invertía necesariamente en tales conceptos. Las primeras sociedades de cazadores-recolectores tenían tradiciones espirituales que se centraban en rituales, sacrificios, ofrendas, tabúes y protección contra el mal o las desgracias.

Religion-y-Riqueza-Una familia de Neanderthales en Eurasia, durante el Pleistoceno

¿Carecían los pueblos de la prehistoria de moral religiosa porque debían luchar por su supervivencia bajo duras condiciones o  sufriendo escasez de recursos? Una familia de Neanderthales en Eurasia, durante el Pleistoceno ( Wikimedia Commons )

Todo esto cambió entre el 500 a. C. y el 300 a. C. en la “Era Axial“, cuando nuevas creencias y una convergencia cultural casi simultánea surgió en diferentes lugares de Eurasia como Grecia, la India y China, bajo las formas de Estoicismo, Jainismo y Budismo.

De acuerdo con el estudio, “Todas estas doctrinas enfatizaban el valor de la 'trascendencia personal', la noción de que la existencia humana tiene un propósito, diferente al éxito material, que se apoya en una existencia moral y el control de los propios deseos mundanos a través de la moderación (en la comida, el sexo, la ambición, etc.), el ascetismo (ayuno, abstinencia, desapego), y la compasión (ayudar, sufrir con el prójimo).”

La auto-negación se consideraba uno de los medios de alcanzar una mayor comprensión espiritual o una existencia más pura. Para decirlo en pocas palabras “Necesitas tener más para ser capaz de querer tener menos,” explica Baumard.

Ascetas preparando y fumando opio en el exterior de una cabaña en la India. Gouache pintado por un seguidor de Chokha 1810

Ascetas preparando y fumando opio en el exterior de una vivienda rural en la India. Gouache pintado por un seguidor de Chokha, alrededor del 1810. ( Wellcome Images , página web gestionada por Wellcome Trust, una fundación caritativa global con sede en el Reino Unido.)

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article