Portada - Relieve del Hombre Verde, Museo del Louvre. (CC BY-NC 2.0)

La verdad sobre el mito de Cristo: el Hombre Verde y la leyenda de Jesús – 2ª Parte

(Leer articulo en una sola página)

Así pues, ¿cómo acabó la tan conocida leyenda del Hombre Verde convirtiéndose finalmente en la leyenda de Jesús? Empecemos repasando el mito del antiguo Hombre Verde y sigamos adelante en el tiempo hasta la época del Hijo de Dios cristiano.

 [Leer 1ª Parte ]

El Hijo de Dios hindú

Cuando el conquistador macedonio Alejandro Magno llegó a la India, observó una gran cantidad de rituales en los que se veneraba la efigie de un Hijo Divino que le recordaba a su amado Dionisos. Esta semejanza resultaba tan evidente que Alejandro y sus hombres se sintieron finalmente en la obligación de exclamar: “Conocemos a vuestro Hijo Divino, también es el nuestro. Nosotros le llamamos Dionisos.”

La figura central de esta vasija decorada representa a Dionisos empuñando un Tirso. (Public Domain)

La figura central de esta vasija decorada representa a Dionisos empuñando un Tirso. (Public Domain)

De hecho, resultaba tan parecido el Hijo Divino hindú a Dionisos que surgió la leyenda de que el Hijo de Dios griego habría nacido en la India o pasado gran parte de sus primeros años siendo criado allí antes de viajar hasta Grecia. Además, se descubrió una ciudad llamada Nisa en la India, el mismo nombre de la ciudad en la que nació Dionisos en Occidente según la tradición, con lo que los ‘Hijos Divinos’ de griegos e hindúes se convirtieron en sinónimos. El nombre Dionisos significa “el Dios de Nisa.”

Al igual que su equivalente griego, el siempre joven y afeminado Dionisos, el Hijo Divino de los hindúes era a menudo representado por la figura de un prepúber: Murugan, que significa “el bello.”

Sanat Kumara 

Entre sus otros nombres están los de Sanat Kumara y Kartikeya, título que significa “Hijo de las Pléyades.” Tanto el dios griego Dionisos como el hindú Kartikeya estaban íntimamente relacionados con las “Siete Hermanas” (las Pléyades), que siendo ellos niños se manifestaron físicamente como sus niñeras. Y al igual que Dionisos, Kartikeya/Murugan habría nacido de la Madre Tierra, la Shakti hindú, nombre que significa “Energía”, al aparearse ésta con el invisible Padre Celestial, Shiva.

Dionisos crucificado con las siete estrellas de las Pléyades brillando en el firmamento. (Public Domain)

Dionisos crucificado con las siete estrellas de las Pléyades brillando en el firmamento. (Public Domain)

Tanto Dionisos como Murugan se convirtieron en soberanos de la Tierra, pero también fueron famosos como grandes guerreros que combatían empuñando diferentes versiones de su arma favorita: la lanza. Dionisos portaba el Tirso, y Murugan se enfrentaba a sus enemigos en el campo de batalla utilizando su lanza “Vel”. Tanto Dionisos como Murugan se convirtieron finalmente en comandantes de grandes ejércitos de nobles soldados, que luchaban por Zeus o por Shiva, el Padre Celestial.

Joven Dionisos empuñando el Tirso. (Public Domain)

Joven Dionisos empuñando el Tirso. (Public Domain)

Murugan con la lanza Vel (Public Domain)

Murugan con la lanza Vel (Public Domain)

La herencia solar de Mitra

En la misma época en la que Alejandro y sus hombres se daban cuenta de las similitudes existentes entre Kartikeya y Dionisos, otro equivalente de estos dos Hijos Divinos era venerado tanto en la India como poco tiempo después en Persia. Se trataba de Mitra, el Hijo de Dios. El nombre de Mitra sugiere etimológicamente amistad, contratos, mediación y equilibrio.

El dios solar Mitra. (Public Domain)

El dios solar Mitra. (Public Domain)

Mitra guarda relación con el equilibrio que nace de la unión de la polaridad universal masculino-femenino. Como Kartikeya y Dionisos, Mitra era el resultado de la polaridad universal. Su madre era la Tierra, y su Padre Solar Celestial era conocido por el nombre de Ahura Mazda. Tanto Murugan como Mitra mostraban de forma explícita su ascendencia solar por medio de sus característicos estandartes solares, así como teniendo entre sus animales más sagrados al colorido gallo. Reconocido en todo el mundo como el animal solar por excelencia, el gallo canta todas los días para garantizar el nacimiento del sol cada mañana.

Mitra (izquierda) en un relieve de investidura del siglo IV d. C., Taq-e Bostan, Irán Occidental. (CC BY 2.5)

Mitra (izquierda) en un relieve de investidura del siglo IV d. C., Taq-e Bostan, Irán Occidental. (CC BY 2.5)

Mitra fue finalmente adoptado por los persas convirtiéndose en Mithras, el adorado monarca-guerrero-general de las legiones romanas. Mitra o Mithras se identificaba con el espíritu encarnado por los muchos emperadores romanos que ocupaban el trono del mundo y se proclamaban reyes universales. Por otro de sus nombres Mithras era el Sol Invictus , un epíteto sinónimo de Padre Solar Celestial. A fin de honrar a su adorado Mithras, el emperador Carlomagno eligió el domingo, día del sol, como el día sagrado de la semana por excelencia.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article