Portada - sección de Tzolkin del Códice de Dresde correspondiente al día 1 Manik’. (Lacambalam /CC BY-SA 4.0)

Calendarios sagrados y festividades de Año Nuevo: los ciclos del tiempo y las edades del mundo

(Leer articulo en una sola página)

Los astrólogos occidentales habitualmente marcan el comienzo del año en el equinoccio de primavera, cuando el sol se encuentra en la constelación de Aries. A medida que el sol recorre sucesivamente los signos del zodíaco, se completa la precesión, aunque el momento del comienzo del año cambia ligeramente en cada equinoccio de primavera debido a ligeras variaciones en la posición de Aries. Una era astrológica está definida por el movimiento del sol de un signo del zodíaco a otro, y dura unos 2.150 años. Los doce signos totalizan un Gran Año precesional, que suma aproximadamente 25.000 años terrestres.

Movimiento precesional de la Tierra y su eje de rotación. (Public Domain)

Movimiento precesional de la Tierra y su eje de rotación. ( Public Domain )

Los calendarios orientales marcan la vida y el tiempo en la Tierra

Las Edades del Mundo de los mesoamericanos tienen su equivalente oriental en los yugas védicos, parte de la vasta mitología hindú que describe la evolución de la vida y el tiempo en la tierra. Cada Yuga sucesivo es una cuarta parte más corto en duración que el que le precede. Según la interpretación habitual de los yugas hindúes, un ciclo completo de yugas tarda en completarse 4.320.000 años. Es lo que se denomina una rotación del ciclo de yugas, y las escrituras sagradas hindúes incluyen además el concepto de un ciclo de tiempo aún mayor, el Kalpa, que dura mil ciclos de yugas, es decir 4.320.000.000 años. Estos ciclos se suceden rotando una y otra vez, por toda la eternidad.

Detalle: calendario/almanaque hindú de tela correspondiente a los años occidentales 1871-1872 y procedente de Rajastán (India). (Public Domain)

Detalle: calendario/almanaque hindú de tela correspondiente a los años occidentales 1871-1872 y procedente de Rajastán (India). ( Public Domain )

La Kali Yuga que vivimos actualmente está considerada un período de oscuridad y consternación, en el que los objetivos más materialistas de la humanidad nacidos de la codicia amenazan al resto de especies poniéndolas al borde de la extinción. La Kali Yuga sería la última Edad del Mundo, una época de negatividad y destrucción. El “Visuddhuimagga” del budismo Theravada menciona un ciclo mundial de 64 edades en el que periódicamente se purifica el planeta y es destruida la humanidad. Este ciclo de 64 eras está subdividido en ocho ciclos de destrucción: siete por el fuego y uno por el agua, que se repiten siete veces. El octavo ciclo es un apocalipsis final de vientos devastadores. A continuación comienza un nuevo ciclo de 64 edades.

La Teoría de la Novedad

Un elemento común de todos estos ciclos temporales es la noción de la aceleración del tiempo. La forma en que el paso del tiempo va cobrando velocidad, en correspondencia con el despertar de la conciencia humana, es un concepto que comparten disciplinas tan diversas como la teoría de la información, la teoría de la singularidad y la novedad en los sistemas vivientes. La Teoría de la Novedad busca calcular el grado de novedad en el universo en relación con el tiempo. Algunos de sus principios básicos son:

1.- El Universo es un sistema viviente con un atractor teleológico al final del tiempo que conduce al incremento y la conservación de la complejidad en las formas materiales. La palabra “teleológico” deriva del griego telos, que significa finalidad o propósito.

2.- Novedad y complejidad aumentan con el paso del tiempo en un efecto de bola de nieve a pesar de haber sufrido retrocesos repetidamente.

3.- El cerebro humano representa la cúspide de la compleja organización del universo conocido.

4.- A medida que aumentan la complejidad y el desarrollo del pensamiento y la cultura humanos, la novedad universal se aproxima a una curva de Koch de crecimiento infinito y exponencial. Lo que en el momento inmediatamente anterior y durante este punto omega (singularidad) de infinita novedad, todo aquello que la mente humana pudiera concebir se daría simultáneamente.

Antiguos conceptos y perspectivas para el futuro

Quizás nuestros nuevos ciclos temporales se medirán por nuestro nivel de conciencia colectivo, más que por el paso de días, semanas, meses y años. A medida que nos acercamos al punto de infinito conocimiento, quizás incluso el propio tiempo deje de existir bajo la forma lineal que nos resulta tan familiar. Entonces habremos alcanzado un nuevo principio, ya no solo de un ciclo, sino de una nueva humanidad.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article