Portada - Cría de erizo (Christian Heilmann / Flickr)

Los erizos en mitos y tradiciones: ¿Un animal de buen o mal augurio?

(Leer articulo en una sola página)

El erizo es un mamífero que habita en amplias regiones de Europa, África y Asia. A diferencia de otros animales, como el pez o el perro, el erizo no ocupa un lugar destacado en la mitología y el folklore. Sin embargo, ciertas culturas que se desarrollaron en zonas en las que habitan erizos los incorporaron a sus tradiciones. Algunas de estas culturas tenían una imagen positiva de ellos, mientras que otros los percibían bajo una luz más negativa.

Los erizos en Egipto

En la antigua sociedad egipcia, el erizo gozaba de una buena reputación. Los antiguos egipcios conocían dos especies de erizos, el Paraechinus aethiopicus, o erizo del desierto, y el Hemiechinus auritus , o erizo de orejas largas. Esta percepción positiva se deduce de la forma en que los egipcios representaban a los erizos en ciertos objetos, como por ejemplo amuletos.

[Izquierda] Cría de erizo del desierto (Paraechinus aethopicus) (CC BY-SA 3.0) [Derecha] Hernicus auritius, erizos de orejas largas en cautividad en el zoo de Leningrado. (CC0 1.0)

[Izquierda] Cría de erizo del desierto (Paraechinus aethopicus) ( CC BY-SA 3.0 ) [Derecha] Hernicus auritius, erizos de orejas largas en cautividad en el zoo de Leningrado. ( CC0 1.0 )

Aparte de los amuletos de erizos (quizás los ejemplos más habituales de erizos en el arte del antiguo Egipto), también se pueden encontrar imágenes de erizos en la decoración de algunas tumbas del Imperio Antiguo. En estas escenas el erizo a menudo aparece como ofrenda o en escenas de caza. En otras tumbas, como las de Saqqara y Guiza, hay asimismo representaciones de ‘barcos de erizos’. Estos barcos se identifican fácilmente por la imagen del rostro de un erizo en sus cascos. Uno de estos barcos, hecho de cerámica, fue descubierto en Tell Ibrahim Awad.

Amuleto del antiguo Egipto que representa a un erizo, Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, California (Estados Unidos). (Public Domain)

Amuleto  del antiguo Egipto que representa a un erizo, Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, California (Estados Unidos). ( Public Domain )

No está del todo claro cuáles fueron las razones que llevaron a los antiguos egipcios a tomar la decisión de considerar al erizo un animal ‘positivo’. Una interpretación habitual de este hecho es que el erizo era un símbolo de renacimiento, de forma muy parecida al mucho más conocido escarabajo de los famosos escarabeos egipcios. Es ésta una explicación plausible, ya que se sabe que los erizos se refugian en sus madrigueras bajo tierra cuando la comida escasea, reapareciendo únicamente cuando vuelve a haber comida disponible.

Es probable que cuando los antiguos egipcios observaran este comportamiento por parte de los erizos pensaran que el animal había resucitado de entre los muertos. Aunque al parecer la popularidad de los amuletos de erizos alcanzó su máximo auge en el Imperio Nuevo, jamás llegaron a ser un símbolo de resurrección tan emblemático como el escarabeo.

El astuto pequeño erizo

La admiración de los antiguos egipcios por el erizo, no obstante, no era compartida por otras culturas. Parece que en algunas culturas el erizo es considerado tradicionalmente un símbolo de mala fortuna. En Mongolia, por ejemplo, se cree tradicionalmente que el erizo trae mala suerte si entra en la casa de alguien. La razón de esto es que los erizos habitualmente caminan con la cabeza baja, ocultando sus rostros. Este hecho era interpretado por los mongoles como una señal de que el erizo no era un animal sincero y honesto.

La naturaleza astuta y taimada del erizo se puede apreciar en un cuento tradicional mongol conocido como El astuto pequeño erizo. Este cuento nos habla de tres amigos: un lobo, un zorro y un erizo, que compiten por el derecho a comerse una ciruela que se cayó de las alforjas de una caravana que pasó por el lugar. En el relato, el erizo supera en astucia a sus amigos (no solo en una ocasión, sino en dos), y se come finalmente la ciruela.

Aunque su percepción del erizo era negativa, los mongoles también creían que esta criatura podía resultar útil para mantener alejadas “las cosas malas”, por lo que extendían pieles de erizo sobre el umbral de las puertas de sus casas. Aunque no se especifica en qué consistían exactamente estas “cosas malas”, la expresión quizás se refiriese a serpientes, ya que los erizos las cazan. Casualmente, se ha especulado también con la posibilidad de que los antiguos egipcios creyeran que los amuletos de erizos les protegían asimismo de las serpientes venenosas.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article