Portada-Grabado de la Divina Comedia de Gustave Doré, Infierno, lámina 65 (Canto XXXI – Los Titanes)

Enanos y gigantes: la teoría de las tres especies de humanos

(Leer articulo en una sola página)

Según distintos documentos, el mayor gigante hallado hasta el momento tenía un esqueleto de 5,18 metros de alto y fue desenterrado en 1956 en Gargayán, Filipinas. Cada uno de sus dientes incisivos medía cinco centímetros de ancho por quince de largo. Se estima que en vida, este hombre pudo haber alcanzado los 5,40 metros. Pero no todo son restos biológicos. Algunos exploradores se han topado con herramientas con un tamaño nada discreto. A 6 km. de Safita (Siria), arqueólogos hallaron unas hachas de mano de 3,8 kg. de peso. En Marruecos se descubrieron picos de 32 x 22 cm. y 4,2 kg. de peso y hachas de dos filos de 8 kg. Dadas las dimensiones de estas herramientas, sólo podrían haber sido manipuladas por seres de un porte extraordinario.

Esqueleto de un supuesto gigante hallado en Rumanía. (turnulluibabel.wordpress.com/AO.es)

Esqueleto de un supuesto gigante hallado en Rumanía. ( turnulluibabel.wordpress.com/AO.es)

Aparte de leyendas (que por cierto abundan), herramientas y huesos de gigantes, hay otro factor que los partidarios de la teoría de las tres razas proponen como argumento válido de la existencia de gigantes: los monumentos megalíticos de tamaño descomunal que pueden encontrarse erigidos en casi todos los continentes de la Tierra.

Si tenemos en cuenta que en la actualidad no existen medios para mover rocas de magnitudes como las que conforman las pirámides de Egipto , Stonehenge o los moái de la Isla de Pascua , en Chile, podemos empezar a caer en una escalofriante incertidumbre.

Es verdad que algunas de estas enormes rocas podrían moverse mediante la maquinaria que hemos logrado desarrollar en estos tiempos, pero ¿cómo lo lograron los antiguos humanos? Tal vez en la existencia de esta raza de Goliats pueda encontrarse la respuesta. Pero aceptar el hecho de que los humanos modernos hayan coexistido, hasta hace muy poco tiempo, con enanos y gigantes significaría derrumbar una cantidad de teorías arraigadas y comenzar de cero.

Los monumentos megalíticos de tamaño descomunal constituyen otro factor que los partidarios de la teoría de las tres razas proponen como argumento válido de la existencia de gigantes. En la imagen, Stonehenge, Condado de Wiltshire, Inglaterra. (Diego Delso/CC BY-SA 3.0)

Los monumentos megalíticos de tamaño descomunal constituyen otro factor que los partidarios de la teoría de las tres razas proponen como argumento válido de la existencia de gigantes. En la imagen, Stonehenge, Condado de Wiltshire, Inglaterra. (Diego Delso/ CC BY-SA 3.0 )

De hecho, las pruebas existen, pero al parecer aún no hay un gran número de científicos dedicado a estudiarlas. La historia parece haber demostrado una y otra vez que los mitos populares encierran una gran realidad, pero la pseudociencia de la parcialidad aún persiste. Por ejemplo, un mito procedente de China proclama desde hace tiempo lo que la mayoría de los científicos tacharon como irrisorio: la existencia de los ‘hobbit’.

Esta teoría propone que hace 100.000 años los dioses crearon las tres especies humanas en cuestión para probar cuál era la que mejor se adaptaba al entorno terrestre. Se dice que para los enanos las distancias eran muy grandes y para los gigantes los recursos y las distancias demasiado cortos. Por eso, en el lapso de 50.000 años ambas especies comenzaron a extinguirse.

Excavaciones en la Isla de Pascua: en la fotografía se aprecian las verdaderas dimensiones de un moái. (Derekitou/CC BY-SA 4.0)

Excavaciones en la Isla de Pascua: en la fotografía se aprecian las verdaderas dimensiones de un moái. (Derekitou/ CC BY-SA 4.0 )

Según el mito citado, los humanos medianos, quienes se habrían adaptado mejor a este mundo, seríamos los actuales pobladores de la Tierra. En él también se afirma que unos pocos gigantes sobrevivieron en el anonimato, y que el último de ellos se extinguió hace aproximadamente un siglo. Lo mismo se dice de los enanos, quienes se ocultaron por temor a ser eliminados, pudiendo sobrevivir algunos hasta el día de hoy. Sorprendentemente, este mito, que ha comenzado a difundirse también en Occidente, revela datos muy similares a los obtenidos por medio de estudios científicos.

En conclusión, las leyendas de enanos y gigantes que se narran en el folclore de prácticamente todas las etnias del mundo habrían trascendido a pruebas veraces de su existencia.

Estatuilla de bronce de un gigante hallada en Asia Menor (siglo II a. C.). Museo del Louvre. París, Francia. (Public Domain)

Estatuilla de bronce de un gigante hallada en Asia Menor (siglo II a. C.). Museo del Louvre. París, Francia. ( Public Domain )

Si estuviéramos dispuestos a afrontar una realidad como ésta, a tener coraje y a derribar el seguro refugio de lo aprendido, seguramente varias preguntas saltarían bullendo en nuestras cabezas:

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article