Portada-Representación artística digitalizada de la Tierra y la Luna. (Erickacr / CC BY-SA 4.0)

El Ancestral Mito de la Tierra Hueca y las Civilizaciones Subterráneas

(Leer articulo en una sola página)

Son innumerables las historias, los mitos y las leyendas que se cuentan sobre ciudades subterráneas y civilizaciones intraterrestres, extendidas por todo el mundo gracias a una inmensa red de túneles interconectados en distintos puntos del planeta.

Las evidencias sobre dichas ciudades subterráneas parecen ser muchas. No tenemos más que recordar los misteriosos relatos que giran en torno a la Cueva de los Tayos en Ecuador y sus galerías de túneles, o las historias sobre entradas a mundos subterráneos, supuestamente ubicadas en los Andes , el Himalaya , el Tíbet , el desierto de Gobi , Siberia o, incluso, bajo la propia Esfinge de Guiza .

Teoría de la Tierra Hueca

La teoría de la Tierra Hueca afirma que La Tierra es un planeta prácticamente hueco, con aberturas milenarias de entrada/salida repartidas por toda su geografía, incluyendo ambos casquetes polares. Esta curiosa teoría se ha relatado desde la antigüedad y grandes científicos como  Edmund Halley la han defendido a lo largo de la historia.

Interior de la Cueva de los Tayos en Ecuador. En la imagen se puede observar un corredor que mide unos 200 metros apreciándose, claramente paredes rectas así como cortes geométricos en las rocas. (Wikimedia Commons)

Interior de la Cueva de los Tayos en Ecuador. En la imagen se puede observar un corredor que mide unos 200 metros apreciándose, claramente paredes rectas así como cortes geométricos en las rocas. ( Wikimedia Commons )

En 1780 el norteamericano John Cleeves Symmes   también lo hizo y, además, de manera muy apasionada. Según él, existía un mundo subterráneo en el interior de nuestro planeta iluminado por un minúsculo sol, con montañas, bosques y lagos. Symmes emprendió una cruzada nacional con el objetivo de recaudar los fondos necesarios para enviar una expedición al Polo Ártico. Incluso hizo llegar su propuesta al Congreso de los Estados Unidos, con la intención de conseguir ayuda oficial para descubrir la entrada al mundo interior. Murió antes de que el gobierno destinara l.300.000 dólares a tal efecto y la expedición partiera en 1838, aunque sus fines no fueran tan altruistas. En realidad las potencias mundiales estaban intentando conocer la importancia de las únicas tierras aún no conquistadas del planeta: ambos casquetes polares. Al mando de Charles Wilkes , la expedición –que duró 4 años-sirvió para descubrir la enorme extensión geográfica del Ártico, sin hallar ninguna señal de pasaje al interior de la tierra.

La entrada a la Tierra Hueca según Symmes, tal y como la veríamos desde la luna con un telescopio. Ilustración del Harper’s New Monthly Magazine de Octubre de 1882 (Public Domain)

La entrada a la Tierra Hueca según Symmes, tal y como la veríamos desde la luna con un telescopio. Ilustración del Harper’s New Monthly Magazine de Octubre de 1882 ( Public Domain )

Sin embargo la idea de Symmes permaneció anclada en la mente de un buen puñado de escritores enamorados de los sueños imposibles. Así, Edgar Allan Poe , Julio Verne , y H. P. Lovecraft -entre muchos otros- rindieron homenaje literario a la fascinante teoría de la Tierra Hueca de Symmes.

De hecho, en las primeras décadas del siglo XX, disponiendo aún de un conocimiento todavía muy imperfecto de la geografía y geología terrestres, hubo quienes se tomaron en serio las hipótesis de Symmes y trataron de acceder a ese misterioso mundo. Por ejemplo, algunos de los dirigentes de la Alemania nazi, tan amantes de los mitos ancestrales y del ocultismo, mostraron un notable interés por este tipo de teorías.

Ilustración dibujada por Édouard Riou en 1864, de la edición original de “Viaje al centro de La Tierra”, obra del célebre Julio Verne. (Wikimedia Commons)

Ilustración dibujada por Édouard Riou en 1864, de la edición original de “Viaje al centro de La Tierra”, obra del célebre Julio Verne. ( Wikimedia Commons )

Historia de la Teoría de la Tierra Hueca

Tal vez fuese Edmund Halley (1656 - 1742), el científico inglés que estudió el cometa que lleva su nombre, quien desarrollara por primera vez una hipótesis científica acerca de la Tierra Hueca. Después de una serie de observaciones del campo magnético terrestre, Halley llegó a la conclusión de que las anomalías observadas sólo podían explicarse si la Tierra estaba compuesta por dos esferas: una externa sólida y otra interna hueca, cada una de ellas con su propio eje magnético.

Posteriormente, el norteamericano Cyrus Read Teed , nacido en 1839, se convenció de que es imposible discernir matemáticamente si estamos dentro o fuera de una esfera, por tanto nosotros viviríamos en el interior de un Universo Hueco. En el centro estaría el Sol, siendo los planetas y estrellas luminosos sólo porque reflejan la luz solar reflejada en la superficie de la Tierra cóncava. Esta Tierra recibió el nombre de  Koresh, que es la traducción hebrea de su propio nombre Cyrus. Teed llegó a fundar una iglesia, y sus adeptos continuaron activos y defendiendo estas ideas hasta, por lo menos, 1982.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article